ABOGADOS

MA
/ 20 de abril de 2021
/ 01:30 am
Síguenos
01234
ABOGADOS
1 De frac y su capa talar el día que recibió su título de Abogado Don Esteban Guardiola

Más

Cuando abrió sus `puertas la Academia Literaria de Tegucigalpa en el año 1847, los primeros jóvenes que se inscribieron estudiaron las asignaturas de Gramática Castellana, Matemáticas, Gramática Latina, Filosofía, Derecho Canónico y Derecho Civil a fin de optar el título de Bachilleres en Filosofía.

Reconocida por el gobierno del Dr. Juan Lindo la Academia como la Universidad de Honduras, el primer hondureño graduado fue Sinforiano Rovelo y en la evolución del centro de estudios superiores se fue creando la necesidad de formar Bachilleres en Leyes que de acuerdo a un plan de estudios cursaban para obtener el título las siguientes materias: Práctica Forense, Ordenanzas de Minería, Ordenanzas de Comercio y las leyes patrias que comprendían las de Justicia, Hacienda, Policía, la Constitución de la República , Procedimientos militares y eclesiásticos, derecho administrativo, derecho político, derecho de gentes y retórica forense.

Culminada la enseñanza en las aulas, los jóvenes tenían que realizar una práctica en los tribunales de justicia y con toda esta preparación podían, previo examen ante la Corte Suprema de Justicia obtener el título de Abogado.

Abril es el mes de los Abogados y el día 30 se marca en el calendario cívico nacional para celebrar la fecha dedicada a los jurisconsultos hondureños y por ello en forma anticipada rendimos homenaje a hombres y mujeres de leyes desde ésta columna de LA TRIBUNA.

En el pasado existía una rigurosidad en los exámenes, los Magistrados y los sustentantes se presentaban a la sala vestidos de frac con una capa talar (FOTO 1) que ahora conocemos como toga, se leía la tesis sobre el tema que se les asignaba, los magistrados les practicaban la prueba oral y si pasaban la misma, les comunicaban a los graduados la aprobación y los examinadores con el joven se dirigían a su domicilio para celebrar con bebidas moderadas y bocadillos el feliz suceso.

En Mayo de 1852 entre los primeros en obtener el título de Abogado estaban Manuel Colindres, Valentín Duron, Crescensio Gómez, Rosendo Agüero, Celeo Arias, Alejandro Flores, Rafael Alvarado Manzano y Adolfo Zúniga (FOTO 2).

Esa promoción aportó a la nación figuras que sobresalieron en el campo político y que en un momento de la historia nacional ocuparon posiciones cimeras como Don Crescencio Gómez que fue Senador, Diputado, Magistrado y ocupó la Presidencia de la república por depósito, Don Rosendo Agüero fue Presidente de Honduras, el Dr. Céleo Arias, Presidente de la república, Don Rafael Alvarado Manzano (FOTO 3) diputado Presidente del Congreso Nacional, Magistrado y Presidente de la Corte Suprema de Justicia y uno de los codificadores de 1906, Don Manuel Colindres y Don Valentín Durón magistrados de la Corte Suprema de Justicia y el Dr. Adolfo Zúniga que fue uno de los más cercanos colaboradores del Dr. Marco Aurelio Soto en la instauración del gobierno de la Reforma Liberal en 1876.

Los nuevos abogados de la Universidad de Honduras y los que habían obtenido sus títulos en la San Carlos de Borromeo en Guatemala y en la Universidad de León en Nicaragua, pasaron a ser catedráticos en la Escuela de Leyes preparando a las nuevas generaciones de profesionales en las ciencias jurídicas.

Difícil resulta determinar los años de las promociones pero en los años cincuenta del siglo XIX ya se registran nombres como Martín Uclés, Justo Pérez, en los sesenta como Antonio R. Vallejo (FOTO 4), José Máximo Gálvez, Daniel Casco, Jerónimo Zelaya, Inocencio Bonilla, en los años setenta a Don Esteban Guardiola, Coronado Chávez, Trinidad Ferrari, Carlos Alberto Uclés, Pedro J Bustillo, Fausto Dávila para los ochentas aparecen como nuevos abogados figuras como Don Policarpo Bonilla, Don Mariano Vásquez, Don Manuel Villar, Don Leandro Valladares Gálvez (FOTO 5), Don Rómulo E. Durón, Don César Bonilla, Don Manuel Sabino López, Don Alberto Membreño, Don Buenaventura Zepeda, Don Francisco Escobar, Don Pedro A. Medal, Marcos Carías Andino y en los noventas y principios del siglo XX a Don Tiburcio Carías, Don Antonio R. Reina, José Angel Zúniga Huete, Juan Manuel Gálvez (FOTO 6) , Presentación Quezada y muchos otros que prestigiaron la profesión de las leyes.

Para las décadas de los diez, veinte, los treinta y cuarenta del siglo pasado, la Facultad de Ciencias Jurídicas dio al país hombres sobresalientes entre los que recordamos a Don Salvador Aguirre, Tomás Alonzo Brito, Don Silverio Laìnez, Don José Blas Henríquez, Marcos López Ponce, Antonio Bermúdez Meza, José María Casco, Don Esteban Mendoza, Don Edgardo Valenzuela, Don Ramón Ernesto Cruz (FOTO 7), Jorge Fidel Durón, Jerónimo Sandoval, Ramón Discua, Pedro Arturo Zúniga, Carlos Zelaya, Marco H. Raudales, Francisco T. Valladares, René Sagastume, Roberto Ramírez Montoya, Samuel Dacosta Gómez, Carlos Galeano, Fernando Lárdizabal, Antonio Dubón Martínez, Jacinto Octavio Durón, Juan B. Valladares, Francisco Salomón Jiménez, Daniel Torres Ramos, Héctor Chavarría, Francisco G. Interiano, Francisco Velásquez, Marcos Carías Reyes, Oscar A. Flores (FOTO 8), Juan Murillo Durón, Antonio Ramón Díaz, Hernán Cárcamo Tercero y sería interminable la lista de prominentes abogados que dejaron una luminosa trayectoria en el foro nacional y en la vida pública del país.

Y un tributo a la memoria de la primera mujer hondureña que rompió el monopolio de los hombres togados y obtuvo en 1947 el título de Abogada y Notaria, Doña Alba Alonso de Quezada (FOTO 9) pero fue hasta 1958 cuando empezó a ejercer su profesión.

En la víspera del Día del Abogado y para recordar que en Mayo de 1852 presentaron su examen ante la Corte Suprema de Justicia los primeros abogados que se graduaron como Licenciados en Derecho en nuestra Universidad Nacional, hoy queremos dedicar esta columna a la memoria de los ilustres togados que se formaron en nuestra Alma Mater sin dejar de reconocer a otras figuras descollantes de la profesión que se formaron en Guatemala antes de fundarse nuestra Universidad como Don José Cecilio del Valle, Don Dionisio de Herrera, Don Pedro Nolasco Arriaga, Don Marco Aurelio Soto y el Dr. Ramón Rosa Soto.

Anticipadamente Felicidades Abogados de Honduras.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América