GOTAS DEL SABER (37)

ZV
/ 24 de abril de 2021
/ 12:12 am
Síguenos
01234
GOTAS DEL SABER (37)
Vicente Mejía Colindres a Carías Andino: “DESEO QUE EN ESTE CARGO SEAS MENOS INFORTUNADO QUE YO”

Más

Por: Juan Ramón Martínez

I
Manuel Midence Zelaya, era hijo de Antonio Midence y María Zelaya. Fue el bisabuelo del expresidente Ricardo Maduro Joest del Partido Nacional, de los hijos de Jorge Cálix del Partido Libre, y se presume que, por la vía ilegítima, pariente del expresidente Carlos Roberto Reina del PL y de otros más. Siendo tesorero de la alcaldía de Tegucigalpa, durante la época colonial, se fugó con 26,659 pesos plata, dejando prácticamente en la ruina la Alcaldía Mayor de Tegucigalpa. La Alcaldía de Tegucigalpa y las autoridades de la Intendencia de Comayagua le acusaron de malversación de fondos. El acusado sostuvo que el juicio tenía objetivos políticos. No hubo penas ni multas. (Marcio Méndez Carías, “La Familia Midence”; Leticia de Oyuela (1996), Historia Mínima de Tegucigalpa). La corrupción no es cosa nueva. Viene desde muy atrás.

II
La Tienda Siercke, situada en el edificio del Centro Comunal se estableció, a principios de los años veinte del siglo XX (hace más de 100 años), la famosa Tienda Siercke. El edificio contaba con un encielado de madera de cedro y con puertas y ventanas con doble hojas, también de cedro; las ventanas estaban protegidas y adornadas con hermosas verjas estilo alemán. Con la remodelación del edificio, las puertas, las ventanas y las verjas fueron removidas. Si la municipalidad aún las conserva, deberían ser exhibidas en un futuro Museo Municipal. El movimiento comercial que generó la actividad minera en la zona oriental –Agua Fría y Yuscarán– a principios del siglo XX, incentivó a las casas comerciales Siercke, Roosner y Ulher, a establecerse en la región. A principios de los años veinte, la Tienda Siercke se estableció en el edificio, que, para tal propósito, construyó en Jacaleapa la Casa Matriz Siercke. Era administrada por los hermanos de nacionalidad alemana, Francisco y Ernesto Siercke y estaba ubicada en la plaza del Barrio Abajo del pueblo de Jacaleapa. Posteriormente el edificio pasó a poder del señor José Calazán Valladares Maradiaga y del general Teófilo Cárcamo. Al final, el edificio pasó a poder de la municipalidad de Jacaleapa, el cual hasta el año 1966, fue utilizado como Escuela de Educación Primaria. El edificio fue remodelado. Es el Centro Comunal del Casco Urbano. (Wilberto López Valladares, Monografía de Jacaleapa).

III
El Ferrocarril Nacional, una de las iniciativas más importantes de la historia de Honduras, fue impulsado en 1853 por el presidente José Trinidad Cabañas. Una vez que el probo gobernante se enteró de las posibilidades de una vía que uniera a los dos mares, inició gestiones para llevarla a la práctica. Si este proyecto imaginado por Cabañas, -y para lo cual firmó el primer contrato- se hubiera efectuado, la historia y el desarrollo de Honduras habría sido diferente. Desafortunadamente, un movimiento militar en contra de Cabañas, dirigido por Juan López Aguirre y apoyado por Rafael Carrera, depuso al honrado gobernante y paralizó el proyecto. En 1868 el presidente José María Medina, intentó y logró darle continuidad al más grande e interesante proyecto que jamás se ha imaginado en Honduras. Firmó los primeros acuerdos para buscar financiamiento en Europa, cosa difícil porque Honduras carecía de crédito, especialmente porque no tenía nombre confiable ni con qué responder. Después de varias vicisitudes, se obtuvieron los primeros fondos, con los que se inició la obra. En 1870 llegan las primeras locomotoras, pero para entonces el gobierno de Honduras estaba sumido en una gran deuda. Además, un poco tiempo después, los intereses de los cultivadores de banano se impusieron sobre los intereses nacionales y en vez de un ferrocarril interoceánico como era la idea original, el gobierno de Honduras cedió ante los industriales bananeros, permitiendo la construcción de ramales para mover sus respectivas producciones hacia La Ceiba y Puerto Cortés. Se construyeron dos vías que ni siquiera tenían las mismas dimensiones, porque una era más estrecha que la otra, de forma que las vías de la Standard, más estrechas y las de la United más amplias no permitían la continuidad de los equipos ferrocarrileros. El desarrollo carretero del país, impulsado por el gobierno, volvió obsoleto el ferrocarril para las empresas bananeras, por lo que estas entregaron al Estado equipo y vías que carecían de sentido, por falta de bienes que transportar. Actualmente, del Ferrocarril Nacional, solo queda un tren que funciona durante la Feria Juniana y en la Unión, Atlántida, un pequeño tramo de la Standard que da servicios turísticos hasta los ríos Cuero y Salado. El país perdió la gran oportunidad por la falta de políticos inteligentes y previsores. Perfectamente, se pudo conciliar el desarrollo bananero, sin detener la marcha del proyecto que a estas alturas nos habría permitido ser una ruta alterna a Panamá y una fuente de atracción de inversión extranjera para nuestro país.

IV
Antes de ser fusilado William Walker, que había sido capturado por autoridades hondureñas, con la cooperación de una embarcación inglesa, dijo lo siguiente: “Soy católico romano. Es injusta la guerra que he hecho a Honduras por sugestiones de algunos roataneños. Los que me han acompañado no tienen culpa sino yo. Pido perdón al pueblo. Recibo con resignación la muerte, si ella (trae) bien para la sociedad”. Era un poco antes de las ocho de la mañana del 12 de septiembre de 1860. El lugar, Trujillo, actual cabecera departamental de Colón. El cadáver de Walker fue enterrado en el cementerio de Trujillo, donde descansan sus restos. Su tumba, luce limpia y bien cuidada. La mejor atendida.

V
El presidente electo de los Estados Unidos Herbert Hoover, visitó Honduras, Nicaragua y El Salvador en 1828. El 26 de noviembre de 1828, tocó tierra en Amapala. Bajo las banderas de Estados Unidos y Honduras, el presidente electo de los Estados Unidos, acompañado por su esposa Lou, fue recibido por el presidente electo de Honduras, el doctor Vicente Mejía Colindres. Es, posiblemente la única oportunidad en que un presidente electo de Estados Unidos visita Centroamérica. Actualmente después de Bush padre, que siendo vicepresidente visito La Paz a Suazo Córdova y Ronald Regan San Pedro Sula en los ochenta del siglo pasado, Honduras ha ido perdiendo influencia e interés para los Estados Unidos. El último gobernando recibido en la Casa Blanca, fue Manuel Zelaya Rosales y casi toda su familia.

El 15 de abril de 1826 el Jefe del Estado de Honduras, Dionisio de Herrera, fundado en que la ilustración es la fuente primera de todos los bienes sociales, decretó que todos los jefes de los siete departamentos en que se dividía el país, procuraran establecer tertulias patrióticas en los lugares de su residencia – cabeceras departamentales – y las municipalidades hicieran lo mismo en sus respectivos distritos, con arreglo a lo establecido en el Decreto de la Asamblea Nacional Constituyente del 8 de agosto de 1823 y el artículo 176 de la Constitución Federal. El Jefe Herrera consideraba que las tertulias patrióticas eran de gran utilidad para promover la ilustración del pueblo especialmente en materia política y por lo mismo decía que las autoridades de todo el país deberían asistir personalmente a ellas, cuidando de que estuviera presente el mayor número posible de ciudadanos. A estos debería hacerse ver las grandes ventajas de tales tertulias, procurando que a ellas asistieran en cada localidad los elementos que por su juicio, talento e instrucción estuvieran en condiciones de dirigir la opinión pública. En las tertulias en referencia, según el Decreto del Gobierno, se dedicaría un rato a juicio de los reunidos, a la lectura y explicación de las Constituciones de la República de Centro América y del Estado de Honduras a fin de que todos los ciudadanos conocieran sus deberes y sus derechos y los derechos y deberes de las personas destinadas al ejercicio del gobierno”. (Víctor Cáceres Lara, “Efemérides Nacionales”, Tomo II, página 127).

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América