¡Despierten!

ZV
/ 26 de abril de 2021
/ 12:04 am
Síguenos
01234
¡Despierten!

Más

Por: Otto Martín Wolf

Hace años -algunos recordarán mejor que otros- la incapacidad de un gobierno precipitó a Honduras en una grave crisis energética.

La falta de previsión, o quizá intereses oscuros, obligaron a muchas empresas y personas a importar plantas eléctricas para sobrevivir al fuerte racionamiento que se impuso.

Cuánto perdió el país en divisas?, cuántos se endeudaron para poder tener energía y que sus negocios siguieran adelante o que las casas pudieran iluminarse y los alimentos refrigerarse?

Esa crisis impulsó el crecimiento de las compañías generadoras de energía privadas que, hasta la fecha, tienen del cuello al país.

Se trató de un negocio planeado?

Nunca lo sabremos, aunque algunos lo sospechamos, conociendo cómo funcionan ciertas cosas en Honduras.

Pero si eso fue terrible, la realidad que enfrenta el país ahora es mucho más terrible.

Las preguntas vienen por miles, cada una más fuerte que la otra.

Por qué todos los países centroamericanos desde hace tiempo están vacunando a su gente? Costa Rica, por ejemplo, empezó el 24 de diciembre pasado.

El Salvador recién inauguró una instalación enorme, podrán vacunar 30 mil personas por día!

Hasta Nicaragua ya inició el proceso.

Nosotros aún buscando dónde comprar vacunas (o que nos las regalen), por qué?

Israel donó unas 2,500 dosis, el gobierno lo mantuvo en secreto hasta que los medios lo revelaron. Cuando estalló la noticia entonces el gobierno dijo que se trataba de una “sorpresa”?

Sorpresa? Ante semejante crisis no estamos para sorpresitas.

Después del fiasco de los hospitales -más que decepcionante para un pueblo que ya no tiene ni encuentra en qué creer- podemos sospechar sin mucho temor a equivocarnos que el destino de esas 2,500 dosis eran para las clases privilegiadas del gobierno y sus familias o -quizá para comercializarlas en el mercado negro de la vida y la muerte-.

Qué sucede con el gobierno, están dormidos o no entienden la gravedad de la situación. De acuerdo a un estudio semiprofesional recientemente publicado -y teniendo en cuenta que aún no se inicia la vacunación masiva y que no se sabe a ciencia cierta cuándo empezará- a Honduras le va a tomar 10 años, los que estén vivos entonces. 10 años!

Las clases más poderosas han encontrado la solución fuera de Honduras. Unos en aviones privados, otros en primera clase o turista en líneas aéreas comerciales, miles de compatriotas están viajando a USA en busca de una vacuna que puede significar la vida.

Al igual que con las plantas térmicas cuando la crisis energética, han calculado cuánto se está gastando en esos “viajes de salvación” que, vergonzosamente, solo de Honduras están saliendo.

Quizá en lo personal muchos tengan recursos para “volarse” o endeudarse con tres o cuatro mil dólares pero, tiene el país, tantos como para gastarlos en algo que debería ser gratis para todo el mundo y cuya compra debió empezar a negociarse en cuanto comenzó la pandemia?

Qué está pasando con el gobierno?

Despierten!

ottomartinwolf2@gmail.com
Facebook

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América