Y ahora qué hacemos

MA
/ 28 de abril de 2021
/ 01:26 am
Síguenos
01234
Y ahora qué hacemos

Más

José Israel Navarro Carrasco
Coronel de Aviación ®
capinave@yahoo.com

Por lo general esta es la expresión que decimos en un momento dado o en una situación extrema, en vista de que no encontramos una ruta viable o camino a seguir.
Hace aproximadamente un año y un mes, que nuestro país sufre la pandemia del coronavirus y hasta el momento nos ha causado hasta hoy, aproximadamente 5,100 muertos y una cantidad enorme de contagiados, ya que al momento, nuestros hospitales tanto privados como públicos, casi al borde de su capacidad y aumentando el contagio, los triajes abarrotados y algunos sin medicina, buscando un culpable de la situación, pero no nos miramos en un espejo, ya que somos los causantes de propagar el contagio.

Se ha hablado y escrito mucho de que este contagio, que viene de olas tras olas y en efecto así ha sucedido, en la primera oleada, nuestro gobierno hizo lo que pudo por su contención, dicho contagio se fue esparciendo poco a poco por todos los departamentos del país, unos más que otros, a pesar de que el gobierno restringió todo tipo de reuniones (fiestas, eventos deportivos, eventos políticos, etc.), inclusive salíamos de casa conforme al último dígito de nuestra identidad, pero como siempre hay vivones que burlaban los retenes, donde se verificaba su dígito de salida, lo mismo que dictó que usáramos medidas de bioseguridad, incluso se le llegó a pedir al gobierno que las proporcionara, poco a poco se fue pasando la primera ola y creíamos que ya pasaba y terminaba esta pesadilla.

Nuestros miembros de la salud, héroes de primera línea, nos advirtieron que podrían venir más y más olas, muchos ni creían, empezaron a relajarse con las medidas de bioseguridad y a insistencia de muchos sectores, máxime que se acercaba la Semana Morazánica, lo mismo que las elecciones primarias, y las fiestas de Navidad, se cambiaron las reglas de juego ya que en Navidad se dio la Semana Morazánica, se dieron las elecciones y poco después empezó la segunda ola, causada por las reuniones políticas y las mismas elecciones primarias, ya que algunos no respetaron el distanciamiento social, dejaron por un lado las medidas de bioseguridad.
El Diario LA TRIBUNA, por varios días sacó en su planas mayores fotos de infinidad de personas deambulando por las ciudades sin cubrirse el rostro, tumultos de personas, buses de transporte público sin guardar el distanciamiento social y otros ejemplos, nuestro sector de primera línea muriendo cada día y la población exigiendo al señor gobernante que tome medidas prácticamente de salvación y pare el coronavirus.

En Semana Santa, se dio vacaciones toda la semana a nivel nacional, situación que no fue tomada por la empresa privada, pero sí dio asueto el día miércoles a mediodía hasta el domingo, no significaba que fueran a lugares de turismo, donde se aglomeraron sin guardar el distanciamiento social y diversas actividades, donde se observó el aglomeramiento, siendo esto visible, hoy parece que estamos viviendo la tercera ola y más agresiva que las anteriores, incrementándose los contagios y por ende las muertes, que Dios se apiade de nuestras almas y la de mis conciudadanos, ya que se han incrementado los casos a nivel nacional, escuchándose el clamor de los alcaldes, ya que empiezan a tomar medidas extremas.

La población hondureña exclama después del “Jesús María”, y las noticias de que el coronavirus está mutando a ser más letal dice, “y ahora qué hacemos”, desesperados por vacunas, hasta su servidor, que vienen y no vienen, pareciera que estamos pagando algún pecado, porque la OMS nos ha engañado muchas veces, conceptuando que el gobierno no hace nada, asegurando que todo lo que hace está malo, pero la realidad es que, como población no hacemos nada por llevar las medidas de bioseguridad, que sea el gobierno el que lo haga.
Los pueblos educados siguen las indicaciones que su gobernante les indica, de lo contrario nos sometemos a una autodestrucción, la historia nos juzgará como pueblo.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América