Importancia del ciclo del agua

MA
/ 23 de junio de 2021
/ 01:47 am
Síguenos
01234
Importancia del ciclo del agua

Más

Noé Pineda Portillo

noepinedap@yahoo.com

Hace algún tiempo habíamos escrito sobre el ciclo del agua o ciclo hidrológico, como dicen los hidrólogos o especialistas en la actividad del agua. La verdad, es que nos mueve señalar, como amigo ambiental, la importancia que tiene conocer los cambios del “ciclo del agua de la Tierra”. Es tan importante para la vida de todos los seres vivientes del planeta (vegetales, animales y aún microbios), que conviene familiarizarnos con estos fenómenos naturales.

El ciclo del agua, existe desde que la madre Tierra se conformó, después de ser una esfera de gas, hace unos 4,500 millones de años. En pocas palabras, el ciclo del agua consiste en transformarse de estado gaseoso al líquido y sólido, ¿Por qué es importante conocer o tener noción de esos tres estados en el tiempo y en el espacio?

Pues fijémonos bien, o como hacían los filósofos griegos y romanos, a pura observación de vista, de escuchar y degustar las cosas, sacaban sus conclusiones. El ciclo hidrológico es importante por el agua líquida, sólida y gaseosa, que usamos a diario, porque en los tres estados es importantísima para nuestras vidas.
El ciclo del agua decíamos, es perenne, se realiza todos los años, aunque en los últimos años lo desestabilice el “cambio climático”, pero siempre existe y existirá mientras la Tierra y el Sol existan.

En un breve resumen desciframos el “ciclo del agua”, podemos decir que este no se inicia en un lugar específico, pero para poderlo visualizar didácticamente diríamos que comienza en los océanos. El Sol, que dirige el ciclo del agua, calienta el agua de los océanos, la cual se evapora hacia el aire como vapor de agua. Corrientes ascendentes de aire llevan el vapor de agua a las capas superiores de la atmósfera, donde la menor temperatura causa que el vapor de agua se condense y forme las nubes. Las corrientes de aire mueven las nubes sobre el globo, las partículas de nube colisionan, crecen y caen en forma de precipitación. Parte de esa precipitación cae en forma de nieve y se acumula en capas de hielo y en glaciares, los cuales pueden almacenar agua congelada por millones de años.

En los climas más cálidos como los trópicos, la nieve acumulada se funde y se derrite cuando llega la primavera. La nieve derretida corre sobre la superficie del terreno como agua de deshielo y a veces provoca inundaciones. La mayor parte de la precipitación cae en los océanos o sobre la tierra, donde, debido a la gravedad, corre sobre la superficie como escorrentía superficial. Donde por fin, va a dar al mar. Tanto agua superficial como la que se infiltra, en algún momento, llegarán al mar. El agua subterránea a través de los nacimientos de agua y de la transpiración de las plantas va a dar al mar, donde se evapora y vuelve a rehacerse “el ciclo del agua”.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América