Los Zelaya-Castro de la lucha en calles al retorno fulgurante a la vida pública

ZV
/ 6 de diciembre de 2021
/ 05:25 am
Síguenos
01234
Los Zelaya-Castro de la lucha en calles al retorno fulgurante a la vida pública
La ex primera dama, Xiomara Castro, es la primera mujer en ganar la Presidencia y con más votos en la historia de Honduras.

Más

Muchas cosas han pasado en la vida de los Zelaya Castro en estos 12 años, comenzando en el plano familiar y político. Cuando fueron expulsados del poder por un golpe militar en 2009, él iba a cumplir 57 años y ella 50. En realidad, nacieron el mismo mes, pero con siete años de diferencia: el expresidente vino al mundo el 30 de septiembre de 1952 y la ahora virtual presidenta, el 20 pero de 1959.

Por ese mismo tiempo, su hija mayor, Zoe, estaba embarazada de su segundo hijo, Juan Manuel, uno de los cinco nietos que tienen ahora. Héctor, el segundo, se había recién casado y los otros dos menores, Hortensia, más conocida como “La Pichu”, y José Manuel apenas habían dejado la adolescencia.

Ahora todos son adultos involucrados directamente en la lucha popular con sus padres desde el 2009. Exilio y represión hay detrás de sus vidas, pero con el triunfo de su madre vuelven a saborear el trago dulce de la victoria: Héctor Manuel, quien fungió como coordinador de la campaña de su madre y seguro la acompañará en los asuntos de Estado; Hortensia es virtual diputada por Francisco Morazán y José Manuel, llamado “Melito” en la familia, fue el primero en escribir en sus redes un mensaje para su madre, cuando se dio como ganadora de los comicios generales: “Madre, el pueblo hondureño te cumplió. La gente ha depositado su confianza en ti, ahora te toca a ti cumplir tu palabra. Prometiste no fallarle. Eres una mujer honesta y capaz, juntos, unidos, sacaremos Honduras adelante”.

A diferencia de sus tres hermanos, Zoe, abogada de profesión, evita las apariciones públicas con sus padres, pero tiene su propia trinchera en las redes sociales donde ha sido una ferviente activista de la lucha de su madre a lo largo de estos doce años en resistencia popular. “Vamos a votar en paz a vencer el miedo. Vamos a votar tempranito, el voto masivo vence el fraude”, escribió a primeras horas del día de las elecciones, presagiando el triunfo arrollador de su progenitora.

CAMBIO GENERACIONAL

En la galería de sus redes, se le puede ver con sus padres cuando ella vino al mundo recordando al mismo tiempo a sus abuelas maternas, “Chita” Rosales y Olga Sarmiento, dos matriarcas olanchanas de 1937, cuya descendencia familiar data de los tiempos coloniales.

Sus abuelos paternos, fueron también personajes de la vida nacional. Don Irene, el padre de Xiomara, fue un abogado santabarbarense ligado toda su vida como la mano derecha del empresario Miguel Facussé. Don Manuel Zelaya, el padre de “Mel”, fue un hacendado con descendencia española y pariente de José Francisco Zelaya y Ayes, un presidente en la Honduras anárquica de 1841.

Zoe también presume a su hija Irene, quien encabeza la segunda generación de los Zelaya-Castro. Dueña de una prodigiosa voz y conocida en las redes sociales como la “Niña que canta”, saltó a la arena política en 2013, en la primera postulación de su abuela, interpretando el tema insigne de la campaña: “La reconciliación”, con apenas ocho años.

“¡Por amor a nuestra patria/apagaremos el dolor/ es momento de luchar por nuestra libertad con esperanza/ sin miedo/ ni rencor!”, reza una parte de la canción. De cara a los pasados comicios del 28 de noviembre, Irene le puso de nuevo el tono dulce a las ajetreadas jornadas políticas de la candidata con su nuevo canto “Yo quiero ser feliz”, además de declararse una furibunda seguidora de la ahora presidenta virtual.

“Confío a ciegas en su capacidad de liderar, de amar, y de levantar a nuestro país, esta victoria es para el pueblo”, escribió “La Niña que canta”, una vez conocidos los resultados electorales.

Con sus hijos involucrados en los asuntos de Estado, el linaje político de los Zelaya-Castro, que parecía extinguido, va para largo, a tono con su rancio abolengo familiar. Está demás decirlo que ya pasaron a la historia como los únicos esposos que han gobernado Honduras en mandatos separados, además ser la primera mujer hondureña en ocupar este cargo y la candidata más votada en 200 años de independencia. (EG)

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América