Entre la furia y la ciencia, así se forman las tormentas eléctricas que azotan el país

Entre la furia y la ciencia, así se forman las tormentas eléctricas que azotan el país
ZV
/ 30 de mayo de 2022
/ 05:00 am
Síguenos
01234
Las tormentas eléctricas en este verano se intensificaron en varias regiones del país, creando un espectáculo en el cielo.
380
Compartido
700
Visto
Más

Texto y fotos: Mario Urrutia

Recientemente las lluvias causaron daños en varias regiones del país, siendo la capital la más afectada por las inundaciones, estas tormentas ocasionadas por las nubes cumulonimbos trajeron además fuertes descargas eléctricas y los expertos nos explican cómo se forman y cuáles son sus repercusiones.

“Las nubes cumulonimbos alcanzan más de 10 kilómetros de altura, formándose por las corrientes de aire caliente en la parte baja de la atmósfera y suben verticalmente alcanzando las nubes situadas en los mantos altos y fríos, allí encontramos agua en partículas de vapor y hielo. En la nube se separan las cargas negativas y positivas, chocando las partículas entre sí cargándose electrostáticamente y al caer en forma de lluvia conectan ambas cargas eléctricas, ocasionando el rayo”, indicó el meteorólogo Francisco Argeñal.

Vemos el rayo descender del cielo e impactar la tierra, pero en imágenes de alta velocidad observamos un rayo líder subiendo del suelo cargado de partículas positivas atraído por la carga negativa de la atmósfera; de la nube baja otro líder y estos al encontrarse se conectan ocasionando el rayo, entre tanto el relámpago al interior de la nube es cuando se conecta la parte superior cargada positivamente con la carga negativa en la parte inferior.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), informa, en el planeta al día se activan más de 2,000 tormentas eléctricas, 100 destellos por segundo, 8,000 millones de rayos equivalentes a 6,000 por minuto; descargando cada uno 200,000 amperios y de 100 a 1,000 millones de voltios. Por otra parte, The Science of Lightning, and Thunderstorms, destaca que una tormenta eléctrica puede acumular más energía que una bomba atómica, si la humanidad aprovechara esta energía tendríamos un planeta saludable.

La descarga eléctrica de los rayos en su onda de choque, se desplaza por el interior de un canal de aire calentándolo unos 30 mil grados centígrados, fuera del canal la temperatura del aire es fría, el viento al ser un mal conductor de calor hace que la masa de aire vuelva a contraerse al pasar la descarga eléctrica, esta brusca expansión y contracción es la que genera el trueno.

Los científicos explican que primero vemos el rayo y tiempo después escuchamos el estruendo, se debe que la luz viaja más rápido a una velocidad de 300,000 kilómetros por segundo y el sonido viaja a menor velocidad a unos 340 kilómetros por segundo, por eso el estruendo lo escuchamos hasta después de haber visto impactar el rayo.

Según la BBC Mundo, en el planeta mueren unas 24 mil personas al año por los rayos y en Honduras de acuerdo al Departamento de Estadísticas de la Secretaría de Salud Pública, reportan que del 2011 hasta el 2020, perecieron cuatro personas; de estas un menor número no ingresan a red hospitalaria del país.

La doctora forense Karla Guerra Solano destaca; “es una rareza que ingresen a Medicina Forense personas fallecidas por causa de los rayos, hay casos donde las autoridades al realizar el levantamiento del cuerpo deciden entregarlo a sus familiares y no realizar la autopsia, en otros casos estas muertes no son informadas, por tanto, las estadísticas no reflejen con exactitud el número total de víctimas a nivel nacional”.

“Estos decesos son tipificados como traumatismos por electricidad atmosférica y son denominadas muertes por fulguración, el deceso es considerado accidental por doble mecanismo de lesión, uno directo de la descarga eléctrica y otro indirecto por los cambios de presión en el medio circundante, por tanto, todo deceso no natural se debe investigar por las autoridades”, informó la doctora Guerra Solano.

Los rayos, saltan de una nube a otra, alcanzan los límites de la atmósfera, iluminan el cielo igualando la luz solar en fracciones de segundo, surcan el aire impactando la tierra, sus estruendos estremecen todo atemorizando la humanidad; son una descomunal energía letal para el hombre, pero vital para el planeta.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América