Abusos

Abusos
MA
/ 8 de junio de 2022
/ 01:09 am
Síguenos
01234
La invaluable ayuda taiwanesa contra la COVID-19
380
Compartido
700
Visto
Más

Nery Alexis Gaitán

El hondureño no respeta la ley; esa es la tragedia nacional, responsable de tantas injusticias y desgracias. Aquí cada quien hace su voluntad y no le importa dañar a los demás, amparado en el alto nivel de impunidad que existe.

El irrespeto a la ley inevitablemente conlleva a delinquir. Los políticos y dirigentes del país, todos sin excepción alguna, violentan las leyes constantemente. Es por ello que la corrupción ha condenado a los hondureños a vivir, no en la pobreza, sino en la miseria.

No respetar la ley, pareciera que es la norma de vida en todos los estratos de la sociedad. Desde dirigentes hasta empleados, y hasta los peatones, infringen la ley con la mayor frescura posible. “Es que aquí así son las cosas” se justifican. Pareciera que fuera nuestro distintivo cultural irrespetar la ley y delinquir constantemente. Los abusos son ya parte de la cotidianidad catracha.

Leamos algunos ejemplos. Los dirigentes de todo tipo, por lo general, llegan a los cargos para enriquecerse de forma ilícita; la lista de corruptos es muy larga. Los banqueros abusan de los usuarios del sistema financiero y cobran intereses altísimos por los préstamos que otorgan; y los intereses relacionados con las tarjetas de crédito rebasan el 50 por ciento de intereses al año. Mientras los intereses que dan por ahorrar son bajísimos.
La violación a la Ley Laboral se da en proporciones gigantescas. Para empezar, el gobierno violenta la ley al no otorgar nombramientos a personal que cumple con los requisitos; no paga los sueldos mensualmente y cuando lo hace es a cuenta gotas; miles de empleados sufren hasta tres y cuatro meses sin recibir su salario. Los despiden y no les pagan prestaciones ni otros beneficios a que tienen derecho por ley. Los empleados tienen que demandar y eso acarrea altos costos económicos.

Empresarios de todo tipo de negocios hacen trabajar a sus empleados horas extras sin pagárselas; muchos no pagan ni siquiera el salario mínimo. Llegan al extremo de no afiliarlos al Seguro Social; y, de paso, los despiden violentando la ley y se niegan a pagarles sus prestaciones.

Hay comidas rápidas que obligan a los empleados a consumir al menos una comida al día de su menú y se las cobran, ellos no pueden llevar comida al trabajo. Los supermercados “contratan” empleados como embolsadores y los ponen a asear, bajar mercadería de los camiones, ordenar bodegas, etc., y no les pagan; ellos solo reciben las propinas de los clientes. Esta es una situación humillante e inhumana.

La constante violación a la Ley de Tránsito, cada día ocasiona accidentes y muertes; motoristas irresponsables conducen en estado de ebriedad ocasionando daños y muertes; los buseros y taxistas conducen de una forma temeraria y no les importa ocasionar muertes; los motociclistas son completamente irresponsables, rebasan por donde sea, se suben a las aceras, manejan a alta velocidad, etc.; se les olvida que su cuerpo es la carrocería, razón por la cual al accidentarse algunos mueren.

En toda circunstancia vemos que siempre está presente el abuso e irrespeto a la ley. Mientras los hondureños no respetemos las leyes, el país no va a cambiar. Las autoridades deben dar el ejemplo. Deben ser honestos, creíbles y responsables.

El respeto a las leyes implica también que debe eliminarse la impunidad. Mientras no se castigue el delito tal como debe ser, porque nadie está por encima de la ley, no tendrá credibilidad el sistema judicial; lo mismo sucede con las demás instituciones que conforman el sistema de vida democrático.

Es urgente mejorar la calidad educativa para enfatizar a las nuevas generaciones el cultivo de los valores morales. Estos son el camino para vivir una vida de calidad, respetar las leyes y no cometer ningún tipo de abusos.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América