Parlamento Europeo pide sanción a jueces nicaragüenses por “deriva represiva”

Parlamento Europeo pide sanción a jueces nicaragüenses por “deriva represiva”
HG
/ 9 de junio de 2022
/ 07:35 am
Síguenos
01234
(LASSERFOTO EFE)
380
Compartido
700
Visto
Más

El gobierno británico defendió este jueves su proyecto “legal” de revisión del estatus aduanero posbrexit para Irlanda del Norte, que se dispone a modificar unilateralmente pese a las advertencias de la Unión Europea, a riesgo de provocar una guerra comercial.

El ejecutivo de Boris Johnson se prepara para presentar en el Parlamento la próxima semana, posiblemente el lunes según medios británicos, un proyecto de ley que modifica determinados elementos del denominado “protocolo de Irlanda del Norte”, negociado con Bruselas en el contexto del Brexit y causa de gran tensión en esa región británica.

La UE denuncia que esto sería infringir un tratado internacional y justificaría represalias comerciales.

“Confiamos (…) en que el proyecto es legal según el derecho internacional”, afirmó a los periodistas el portavoz del primer ministro Boris Johnson.

El proyecto de ley ha sido validado por el consejo de ministros y solo falta ultimar detalles en la redacción del texto, precisó.

Simon Coveney, ministro de Relaciones Exteriores de la República de Irlanda -país miembro de la UE y fronterizo con Irlanda del Norte- había pedido poco antes al gobierno británico que renuncie a sus planes.

“Ese proyecto de ley provocará muchos más problemas de los que resolverá, no solo entre Gran Bretaña e Irlanda, sino entre el Reino Unido y la UE en general”, afirmó Coveney a los periodistas a su llegada al consejo de ministros en Dublín, según medios irlandeses.

“En las últimas semanas, la postura de la UE se ha enduredido porque no creo que haya una sola capital en la UE ni nadie en la Comisión Europea que piense, al menos de momento, que el gobierno británico es serio cuando dice querer una solución negociada, porque no hay ninguna señal de Londres de que lo sea”, agregó.

El protocolo, negociado para proteger el mercado único europeo, estableció controles aduaneros a los productos que llegan a Irlanda del Norte procedentes del resto del Reino Unido, para no tener que realizarlos entre la región británica y la vecina República de Irlanda, reinstaurando una frontera física que podría amenazar el frágil proceso de paz.

El acuerdo de paz del Viernes Santo de 1998 puso fin a tres décadas de sangriento conflicto en Irlanda del Norte entre unionistas protestantes, defensores de la pertenencia al Reino Unido, y republicanos católicos, partidarios de la reunificación de la isla.

Desde principios de mayo, el partido unionista norirlandés DUP bloquea las insituciones regionales para reclamar que el protocolo sea modificado.

El gobierno británico, que respalda a los unionistas, anunció entonces su intención de cambiarlo unilateralmente.

Según el Financial Times, la ministra británica de Relaciones Exteriores, Liz Truss, está presionando para llevar a cabo una modificación más importante de lo inicialmente anunciado, provocando indignación y amenazas de la UE.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América