Los hospitales móviles son un acto infame digno de castigo ejemplar

Los hospitales móviles son un acto infame digno de castigo ejemplar
ZV
/ 10 de junio de 2022
/ 12:01 am
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

Por: Carlos Medrano
Periodista

La compra de los hospitales móviles en los momentos más difíciles que registró la pandemia covid-19, cuando la gente se estaba muriendo en los hospitales públicos y se requería de una pronta y nueva infraestructura hospitalaria para hacerle frente al virus, fue un acto infame y digno de ser castigado con todo el peso de la ley.

La semejante inversión que en los angustiantes momentos hizo el gobierno hondureño prácticamente no sirvió para nada, ya que en los momentos que se necesitó no cumplió su cometido, instalarlos fue una tarea engorrosa y compleja, ya que solo en su habilitación eléctrica nadie le encontraba solución inmediata.

Algunos de ellos hasta la fecha “no tienen pies ni cabeza”, y solo sirvieron para enriquecer a algunos “desmadrados”, que, aprovechando este apremiante momento, sobrevaloraron unas latas, se enriquecieron y se aprovecharon, en un país en donde impera la impunidad y la barbarie.

Aprovecharse de la pandemia para cometer estos actos de corrupción corresponde a personas inescrupulosas, a desalmados seres humanos que merecen el infierno, exfuncionarios que tienen mentes desequilibradas y enfermas que tendrán castigos ejemplares ya sea por condena divina o por las leyes nacionales o extranjeras.

En una meteórica gestión, sin precedentes fiscales, contables y presupuestarios en la engorrosa burocracia estatal, los funcionarios vinculados a esta cobarde gestión sacaron casi los 48 millones de dólares, adquiriendo 7 unidades en forma de contenedores, con camas pegadas inapropiadas para un virus como el covid-19.

Es difícil no pensar que alrededor de esta compra no hubo un acto doloso, ya que muchos organismos de sociedad civil hicieron una especie de auditoría, llegando a la conclusión que la operación de adquirir estos hospitales fue sobrevalorada.

Por esta causa ya han sido apresados Moraes, el administrador y a quien le han caído todos los cargos, el abogado Marco Bográn que dirigía Invest-H, a quien se le delegó centralizar la mayoría de recursos utilizados al inicio de la pandemia.

Especializada en administrar infraestructura nacional como carreteras, Invest-H le tocó meterse a “camisa de 11 varas”, comprando hospitales móviles que no sirvieron para combatir la pandemia, además de una serie de compras sanitarias con un gran velo de opacidad.

Bográn y Moraes son acusados de fraude y violación de los deberes de los funcionarios al adquirir equipo vencido, usado y alguno, incluso en mal estado, con 74 medios de pruebas que fueron sometidos en el juicio.

Los 47.5 millones de dólares, fueron erogados en “tiempo récord”, bajo irregularidades de los exfuncionarios y personas del extranjero, al margen de lo que establece la ley, según contraste de oferta y de proveedores, sin garantías de calidad, sin garantía de cumplimiento, sin mantenimiento de oferta, sin un plazo fijo de instalación, sin observar la garantía de pago anticipado y sin previa autorización del Consejo Directivo de Invest-H.

Cuando se le preguntó a Bográn por las garantías, frente al evidente retraso de la llegada de los contenedores dijo de manera cínica e irónica que habían buscado en Internet a los proveedores de los hospitales, pero que los compró de buena fe.

El juez que está sentenciando el caso, ojalá que ahora busque a los autores intelectuales, que investigue las transferencias financieras que hizo el guatemalteco Axel López a exfuncionarios, posterior al pago de este megafraude sanitario que afectó a todos los hondureños, para que reciban un castigo ejemplar por este infame delito.

carlosmedrano1@yahoo.com

 

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América