El hondureño mediocre

El hondureño mediocre
MA
/ 14 de junio de 2022
/ 12:43 am
Síguenos
01234
La invaluable ayuda taiwanesa contra la COVID-19
380
Compartido
700
Visto
Más

Nery Alexis Gaitán

Famoso en su tiempo, el libro: “El hombre mediocre”, de José Ingenieros, publicado en 1913, nos ha dejado una serie de reflexiones que es importante destacar. Y que con tristeza vemos que se aplican al hondureño actual.
Destaca el sociólogo que: “El hombre mediocre es incapaz de usar su imaginación para concebir ideales que le propongan un futuro por el cual luchar. De ahí que se vuelva sumiso a toda rutina, a los prejuicios, a las domesticidades y así se vuelva parte de un rebaño o colectividad, cuyas acciones o motivos no cuestiona, sino que sigue ciegamente. El mediocre es dócil, maleable, ignorante, un ser vegetativo, carente de personalidad, contrario a la perfección, solidario y cómplice de los intereses creados que lo hacen borrego del rebaño social. Vive según las conveniencias y no logra aprender a amar. En su vida acomodaticia se vuelve vil y escéptico, cobarde. Los mediocres no son genios, ni héroes, ni santos”.

El hondureño, que adolece de una educación de calidad, entre otras múltiples carencias, por lo general se comporta dentro de los parámetros de la mediocridad, ya descritos. Solo le interesa lo que le atañe directamente y no le importa dañar a otros para obtener beneficios; no es solidario, es indiferente, nunca cuestiona nada.
A nivel social tiende a ser sumiso; con sus jefes, con las autoridades, con los dirigentes; en toda interacción social, la característica preponderante es la sumisión. Es seguidor fanático de religiosos; de partidos de fútbol; y, sobre todo, de partidos políticos.

El fanatismo lo vuelve violento en extremo. Es capaz de matar por defender líderes políticos que desconocen su existencia; mata por defender a su equipo de fútbol; o a su iglesia. La intolerancia, bordeada de fanatismo, le impide cualquier atisbo de análisis crítico.

Es parte integrante del rebaño social; por eso es víctima de políticos sin escrúpulos que lo utilizan para llegar al poder y saquear las arcas del Estado. Como no tiene capacidad crítica, lo contentan con un bono, una bolsa solidaria, o cualquier migaja que se les ocurra dar a los políticos rapaces.
De esa forma el país sigue en bancarrota, sin proyectos sociales que mejoren la calidad de vida de las mayorías; el rebaño no cuestiona, solo sufre. No tiene educación política, no hay conciencia social, solo sometimiento en sus variadas formas.

El hondureño mediocre es un mal vecino, bota la basura en la calle, no aporta nada para el bienestar de su comunidad; al contrario, es generador de problemas de todo tipo. Destruye el lugar donde vive; es nocivo.
No respeta a nada ni a nadie; violenta la ley constantemente; es pícaro, sinvergüenza y corrupto. No importa si es pobre o tiene dinero, siempre es igual: deshonesto en todos sus actos.

La búsqueda por la excelencia, para mejorar su calidad de vida, no le interesa. Es haragán, siempre anda buscando trabajar poco; prefiere muchas veces no comer que trabajar; la ley del mínimo esfuerzo es su norma de conducta.

Casi siempre es orgulloso y soberbio; si por alguna razón llega a un puestecito de poder, se cree el rey y maltrata a los demás. Ya no conoce a nadie y hasta niega el saludo.
Está bien aleccionado por la propaganda comercial, política y social; nunca lucha por sus intereses, pero defiende los intereses de los ricos y poderosos, creyéndose uno de ellos. Siempre tiende a ubicarse en un estado de vida superior al que pertenece, sin tener méritos ni medios para ello.

Para eliminar la mediocridad imperante, es urgente volver a los valores morales y espirituales; su enseñanza debe ser una prioridad. Lo mismo el sistema educativo, debe orientarse a desarrollar capacidad crítica y analítica en los educandos. Es la única forma de mejorar la calidad de vida de los hondureños.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América