Voy para la Luna, regreso en la tarde

Voy para la Luna, regreso en la tarde
ZV
/ 19 de junio de 2022
/ 12:02 am
Síguenos
01234
¿Habrá un secreto detrás de la vacuna?
380
Compartido
700
Visto
Más

Por: Mario E. Fumero

El otro día me disponía a viajar rumbo a Tegucigalpa para hacer una gestión, y cuando regresé de la ciudad, descubrí algo maravilloso, ya no hay que pagar millones para ir a la Luna, porque al llegar a la capital, me encontré más cráteres que los que hay en la Luna, de forma tal, que ahora, cuando salgo para la capital, solo tengo que decir “voy de viaje a la Luna, regreso en la tarde si no se quiebra el carro”.

¿Por qué hay tantos hoyos profundos en la capital? Porque desde hace meses esos hoyos eran pequeños, pero como no se enmendaron a tiempo, con la lluvia y el fluir del tráfico, los mismos se fueron haciendo cada vez más gigantes, hasta convertirse en cráteres. ¿A qué se debe esto? Uno dice que no hay alcalde, otro dice que no está planificando el trabajo por falta de recursos, y algunos a la falta de experiencia del alcalde, o su mala asesoría, pero no cabe duda, que esta realidad es producto del descuido o la ignorancia de nuestras autoridades.

Personalmente tenía mucha esperanza con el señor Jorge Aldana, pues antes de que fuera alcalde, conversé con él varias veces, y siempre fue muy amable, pero desde que llegó a la alcaldía, le he hecho decenas de llamadas, y no contesta las mismas ni por cortesía, ni aun responde a los mensajes, y pese a su promesa de apoyo, no he tenido ni la más mínima respuesta de él. No sé a qué se debe su desconexión frente a la realidad de la capital, y de los llamados hechos por varios medios, razón por lo que se barajan varias teorías a esta problemática.

Posiblemente el señor alcalde está siendo mal asesorado, y no le ha dado importancia a asuntos de vital trascendencia como es el cuidado de las calles y la atención a los compromisos o promesas. La otra razón que se esgrime es que no se ha podido ubicar frente a la gran magnitud de problemas que representa manejar una ciudad tan complicada como Tegucigalpa. También cabe la teoría de que el pobre hombre, ofuscado por falta de apoyo, no ha podido emprender una planificación correcta frente a una caótica realidad que vivimos frente a un invierno tan fuerte.

En realidad, no es fácil ser alcalde de Tegucigalpa, pues es una ciudad compleja, con miles de problemas; escasez de agua, infraestructura vulnerable, topografía difícil, crecimiento desordenado, y con un tráfico vehicular cada vez más grande, que sobrepasa su capacidad de calles. Tampoco es fácil superar las obras del alcalde anterior, que, como empresario, sabía lo que tenía entre sus manos.

En una época en que el combustible es tan caro, y los repuestos de los autos están por las nubes, además la crisis inflacionaria que vivimos, se hace imperativo poder tener un tráfico fluido, que reduzca los gastos de carburantes, por lo cual necesitamos urgentemente óptimas condiciones viales, y si no se puede pavimentar por las lluvias, al menos tapar, aunque sea con material selecto algunos cráteres que pueden destruir los carros y causar accidentes.

Felicito la idea de reparar las calles en hora de la noche, aunque reconocemos que, en estos tiempos de lluvia, se hace complejo el trabajo, pero al hacerlo de día, colapsaría aún más el tráfico, aumentando los costos operativos, por los altos precios de los combustibles.

Trato de entender la situación del señor alcalde Jorge Aldana y sé que la tiene difícil, y espero que sea coherente, no solo en lo que prometió, sino en la realidad actual que viven los capitalinos, porque si no enfrentamos los problemas rápidamente, las futuras soluciones serán mucho más costosas.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América