¡Golpeada la seguridad alimentaria mundial!

¡Golpeada la seguridad alimentaria mundial!
MA
/ 22 de junio de 2022
/ 12:18 am
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

Óscar Lanza Rosales

Según la prestigiada revista The Economist, la guerra irracional, por la invasión de Rusia a Ucrania, está golpeando al sistema alimentario mundial debilitado por la pandemia, el cambio climático y la crisis energética. Las exportaciones de granos de Ucrania y Rusia suministraban el 12% de las calorías que consume el planeta, que ahora por la guerra están paralizadas.
Rusia y Ucrania, en tiempos normales, proveían 28% del trigo a nivel mundial, 29% de la cebada, 15% del maíz y 75% del aceite de girasol.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ante esta situación, ha advertido que la humanidad está amenazada con “el espectro de una escasez mundial de alimentos que podría durar años”. Obviamente, las primeras víctimas de una situación como esta son los hogares de los países pobres que gastan del 25% al 40% de su presupuesto en alimentos. De acuerdo a un estudio del Programa Mundial de Alimentos (PMA), hay 250 millones de personas en el mundo que están al borde de la hambruna y otros 1,600 millones “en riesgo latente de estarlo”.

Esta guerra está complicando a todos los países. The Economist también revela que el precio del trigo ha subido hasta la fecha más de un 60% desde principios de año, después de que la India suspendió las exportaciones de este cereal, a causa de una ola de calor. Y otros 26 países han seguido a India, aplicando severas restricciones a las exportaciones de alimentos que abarcan el 15% de las calorías comercializadas en todo el mundo. Los silos ucranianos que no fueron destruidos por los combates están llenos de maíz y cebada. A fines de junio comienza la nueva cosecha y los agricultores no tienen dónde almacenarla. Por otro lado, Rusia, afectada por las sanciones impuestas por occidente, ya no puede importar de la Unión Europea, la mayor parte de sus pesticidas, que usa en su producción agrícola, y además tiene graves dificultades para exportar a través del mar Negro.

Ante esta crítica situación, la atención del mundo ha comenzado a centrarse en los países que podrían suplir esta escasez tan grande de alimentos. Es aquí donde aparece el Mercosur. Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, son los países con capacidad excedente para sustituir a Rusia y Ucrania en los mercados mundiales, sobre todo en trigo, maíz, cebada y aceite de girasol. Pero estos países tienen el inconveniente de sus altos costos de transporte y aranceles. Los agroindustriales del Mercosur, pagan más de 3 veces por llevar una tonelada de grano a los puertos que los estadounidenses. Y embarcar un contenedor es casi 4 veces lo que cuesta en Shanghái, China. Además, Argentina aplica 33% de arancel.

Lo anterior, es para que tengamos una idea de cómo está la seguridad alimentaria mundial ante la guerra de Ucrania. Ahora hablemos de Honduras.
Todas las organizaciones internacionales que tienen que ver con la economía o seguridad alimentaria, como la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (Cepal), PMA y Banco Mundial (BM), entre otros, pronostican la profundización de la crisis alimentaria.

La Cepal señala que, con la guerra, Honduras será una de las naciones de la región más afectadas, con mayor inflación, inseguridad alimentaria e incremento en la pobreza y extrema pobreza, recomendando que la seguridad alimentaria debe ser una prioridad, por lo que no se debe restringir el comercio internacional de alimentos y fertilizantes para no acelerar la inflación; mantener o aumentar los subsidios a los alimentos; establecer acuerdos para contener el alza de precios a la canasta básica; reducir o eliminar aranceles a la importación de granos y otros productos. Asimismo, crear políticas públicas de desarrollo agrícola e industrial que permitan fortalecer la producción, priorizar el uso de biofertilizantes, reducir la dependencia de importación de fertilizantes, avanzar en fuentes de energía renovable, promover mecanismos de estabilización de los precios de los combustibles, aplicar subsidios focalizados a grupos vulnerables y sectores productivos para fortalecer el mercado interno.

Tanto el PMA como el BM, calculaban en julio-septiembre 2021, a 3.3 millones hondureños en crisis por inseguridad alimentaria, y debido a las pérdidas en el cultivo del maíz (65%) y del frijol (75%), por déficit de lluvias, el PMA estimaba en situación crítica a una población de 4.4 millones, a finales de 2021. Con la guerra de Ucrania, no se han actualizado estas cifras, que es muy probable anden alrededor de los 5 millones.
La pregunta del millón: ¿cuál es la estrategia del actual gobierno para paliar el hambre de estos millones de hondureños?

olanza15@hotmail.com

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América