Un Moisés para Honduras

ZV
/ 26 de junio de 2022
/ 12:04 am
Síguenos
01234
Un Moisés para Honduras
¿Apertura inteligente?

Más

Por: Dennis Castro Bobadilla*

Honduras ocupa un Moisés, sí un líder que ame entrañablemente a su pueblo y no así mismo, que lo guié a buenos derroteros, que sea un ejemplo a seguir, que todos lo miremos con respeto, admiración y confianza, Honduras necesita un líder, que nos proteja de las siete plagas que afectan al país, la corrupción, el sectarismo político, el nepotismo, la arrogancia, los sueldos elevados, el derroche de los dineros del pueblo, la incapacidad de los funcionarios electos o no, la inseguridad en todos sus conceptos, Honduras no necesita un simple cambio de personas que tengan los mismos vicios de gente del pasado, necesitamos un cambio de conducta pública del funcionario, que nos enseñe los diez mandamientos en su gobierno y que nos diga que debemos cumplirlos por el bien de todos, 1. No nepotismo, 2. No salarios altos, 3. No corrupción, 4. Respetarás las leyes, 5. Pagarás tus impuestos, 6. No ONG que expriman el tesoro nacional, 7. No narcotráfico, 8. Te educarás 9. Cuidarás el bosque y los ríos. 10. Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

No necesitamos de discursos y poses de falsos sabios que demuestran al fin y al cabo ser analfabetos, no necesitamos más la arrogancia de los funcionarios que demuestran sus complejos de inferioridad, no necesitamos de la megalomanía y su soberbia.

Necesitamos a un Moisés, un líder que mueva los mares de corrupción que nos asfixia e imposibilita caminar en medio de tanta desgracia nacional, que establezca prioridades en cada ámbito de la función pública sea en salud, educación, trabajo, vivienda, posesión de la tierra, en fin: lograr el beneficio social.

Ocupamos efectividad preventiva y no reactiva; soluciones a la brevedad y no tiempo al tiempo porque no tenemos tiempo.

Tendremos que encontrar ese Moisés, porque muchos en nuestro país enarbolaban la bandera de ser mesías antes de las elecciones y, siendo franco: una gran decepción priva en nuestro pueblo porque se ve que ya solucionaron sus problemas personales pero, ninguno se ve que solucione los problemas colectivos de los 9.5 millones de hondureños. Busquemos que ha de existir un Moisés para los hondureños que nos saque de las garras de estos faraones de las empresas de energía eléctrica, de los medicamentos, de la hemodiálisis carísima, de la usura en la comida, etc., de lo contrario, debemos abandonar estas tierras, e irnos a buscar en otros lados la felicidad plena que merece todo ser humano.

*Abg. Especialista en Derechos Humanos

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América