Derecha política en Honduras

ZV
/ 27 de junio de 2022
/ 12:02 am
Síguenos
01234
Derecha política en Honduras

Más

Por: Marcio Enrique Sierra Mejía

Actualmente ser de derecha, se ha convertido en una postura negativa y ofensiva para políticos del Partido Libre. Antes de que llegasen a tomar el poder de gobierno, lo que se manejaba en las controversias políticas, hasta entrada la década de los cincuenta, fueron los calificativos de liberales y conservadores nacionalistas.

Conforme fueron surgiendo actores políticos menos liberales, pero más orientados por el marxismo; se comenzó a hablar de reaccionarios nacionalistas y, hoy por hoy, la derecha es lo opuesto de la izquierda.

La derecha política de Honduras, se constituye en un segmento político con distintas posiciones respecto a ciertos órdenes sociales y clases inevitables o deseables que, los de la izquierda marxista rechazan porque tienen que ver, con argumentos de la naturaleza humana, el derecho natural, la economía o la tradición sobre los que sustentan sus posiciones.

Para los de la derecha política, la idea sobre su naturaleza humana, ha adquirido una importancia crítica y constituye el gran desafío para la defensa de la vida ética que queremos que prevalezca en la sociedad. ¿Cuál es la forma de pensar, de sentir y actuar de quienes somos de la derecha? ¿Cómo queremos lograr el bien común y la felicidad de los ciudadanos? En tanto que aceptamos a las clases sociales como resultado natural de la competencia en las economías de mercado y como la consecuencia inevitable de las diferencias en la personalidad de los individuos.

Actualmente la derecha en Honduras, es un concepto paraguas que da sombra a diversidad de ideas bastante heterogéneas: están los propiamente nacionalistas o adjetivados como cachurecos, están los que se oponen a la aceptación de reformas favorables al homosexualismo, los que favorecen el liberalismo económico, los que promueven un soberanismo más flexible, los que plantean un patriotismo anticomunista, los que defienden el gobierno republicano como está definido en la Constitución, los que se oponen a aceptar la injerencia política de países como Cuba, Venezuela, China, Rusia u otros gobiernos de naturaleza política marxista, los que favorecen una democracia cristiana y también algunos movimientos de ideas anticapitalistas, mejor reflejado en las estructuras sindicales y partidos social demócratas como el PINU, PSH y PAC.

Realmente es difícil encontrar una definición de derecha, pero sí se pueden identificar claras dicotomías en el escenario político nacional como, por ejemplo: individualismo ante el colectivismo, confesionalidad frente a laicismo, propiedad privada frente a propiedad pública de ciertas actividades económicas (privatización o estatismo), igualdad de oportunidades frente a igualdad de resultados, tradicionalismo frente a cambio social, conservadurismo frente al progresismo y al liberalismo social. Los políticos de la derecha se inclinan estadísticamente más que los de la izquierda a favor de las primeras posturas de las dicotomías identificadas.

Con el ascenso al poder de gobierno del Partido Libre (corte político marxista) los planteamientos políticos de la mayor parte de las fuerzas de derecha coinciden en hablar a favor de obtener la riqueza a través de la libre competencia. Lo cual, ciertamente implican muchas connotaciones e ideas conflictivas que afloran en la presente coyuntura política que vivimos.

Obviamente, que el autoritarismo de izquierda que impone el gobierno obedece al Partido Libre. Y se convierte en una de las condiciones marxistas que se busca establecer para cambiar el modelo económico basado en el libre mercado, y en su lugar, desarrollar el intervencionismo de Estado por encima de la potenciación de valores y derechos individuales. Oponerse a esta postura política, es calificada por el “castromelismo” como de derecha política porque contradice la posición colectivista, redistributivas o estatista.

En fin, realmente lo que prima en la controversia entre la izquierda y la derecha en nuestra sociedad política, tiene relación principalmente, con el enfoque que cada posición política tiene, sobre ética y derechos humanos. El tema de la moralidad que se adopta para someter a un valor y la actitud inmoral que se opone o es indiferente a un valor. Lo que está en juego político y que incide en los atributos inherentes a la dignidad humana, jurídicamente protegidos.

Con la actitud política de “caza de brujas” que asume el gobierno de izquierda “castromelista” en contra de la dignidad humana de los opositores de derecha, se afectan tanto los valores morales como los derechos humanos de los políticos de derecha, y esto, agudiza el conflicto político en la presente coyuntura histórica que atraviesa Honduras.

Los derechos humanos inherentes a la dignidad humana y jurídicamente protegidos, no se están respetando en la actual gobernanza del gobierno marxista que controla el Partido Libre. La vida humana de los opositores de derecha no tiene precio, tiene dignidad. Sin embargo, los políticos de izquierda que controlan el Partido Libre y el poder de gobierno de la Presidente los están irrespetando.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América