¡Madrugada mortal: comando de falsos antipandillas ejecuta a cuatro jóvenes!

ZV
/ 15 de julio de 2022
/ 05:30 am
Síguenos
01234
¡Madrugada mortal: comando de falsos  antipandillas ejecuta a cuatro jóvenes!
Las víctimas fueron identificadas como Said Omar Lobo Bonilla (hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa), Luis Armando Zelaya Rivera (sobrino político de Romeo Vásquez Velásquez), Norlan Enrique Rodríguez (conductor) y José Salomón Vásquez Chávez (sobrino del exdiputado Walter Chávez).

Más

Cuatro jóvenes fueron ultimados por un “comando” de sujetos disfrazados como agentes antipandillas que interceptaron a las víctimas cuando salían de una reconocida discoteca capitalina, ubicada en un condominio adyacente al bulevar Morazán de Tegucigalpa.

Los occisos fueron identificados como Said Omar Lobo Bonilla (23), un hijo del expresidente Porfirio “Pepe” Lobo Sosa; Luis Armando Zelaya Rivera (25), sobrino político del general (r) Romeo Vásquez Velásquez; José Salomón Vásquez Chávez (27), y Norlan Enrique Rodríguez (30), conductor del primero.

Said Omar era hijo de la expareja presidencial Porfirio Lobo Sosa y Rosa Elena Bonilla de Lobo. Laboraba en una de las fincas de su padre en Juticalpa, Olancho y, además, era un joven emprendedor en otros negocios propios. En la discoteca también andaba otro hijo de Lobo Sosa, pero salió ileso.

Luis Armando Zelaya Rivera era un estudiante universitario a punto de graduarse en ingeniería y se supo que también era sobrino del exdiputado nacionalista por Olancho, Francisco Rivera. Ambos jóvenes amigos eran originarios de Olancho.

De José Vásquez Chávez se supo que laboraba en una institución bancaria y era sobrino del exdiputado nacionalista Walter Chávez y de Nelson Chávez, actual alcalde de Guaimaca, Francisco Morazán.

Por su parte, Norlan Enrique Rodríguez, trabajaba como conductor de Said Omar Lobo, hijo de Porfirio Lobo Sosa.

FALSOS POLICÍAS

Según las informaciones, los cuatro jóvenes junto a otras personas estuvieron divirtiéndose en la noche en la discoteca.

Pero alrededor de las 2:05 de la madrugada, decidieron irse para sus viviendas. Los muchachos se conducían en dos lujosas camionetas color oscuro.

Cuando estaban pagando los tickets del estacionamiento, a punto de salir del edificio, fueron sorprendidos por los victimarios.

Al menos siete hombres con sus rostros encapuchados y con supuestos chalecos policiales llegaron a bordo de un vehículo Pick- up, doble cabina. Los desconocidos se bajaron del automóvil y blandiendo armas largas, sometieron a los cuatro jóvenes, exigiéndoles que se bajaran de las dos camionetas, según las grabaciones de cámaras de seguridad.

Enseguida, los falsos policías comenzaron a registrar a los cuatro jóvenes para ver si andaban armados.

Segundos después, los malvivientes exigieron a las cuatro personas que se colocaran contra una pared del estacionamiento. Sin piedad alguna los encapuchados comenzaron a disparar contra los cuatro jóvenes, provocándoles la muerte al instante. Los criminales descargaron más ráfagas de disparos a la cabeza de las víctimas y comenzaron a correr hacia el vehículo en que llegaron.

En su escapatoria, uno de los individuos fue herido de bala a manos de algún guardia o alguna persona que estaba observando el hecho.

El delincuente herido logró salir del edificio a rastras por el piso y fue auxiliado por un cómplice que lo subió al automóvil para luego escapar de la escena del múltiple crimen.

DANTESCA ESCENA

Por su parte, en el estacionamiento de la torre de apartamentos y comercios yacían inertes las cuatro personas, presentando perforaciones de bala.

En la escena yacían unos 100 casquillos de balas de armas automáticas.

Minutos después del ataque, al edificio donde sucedió el ataque llegaron agentes policiales y militares, pero los criminales ya habían huido de la zona con rumbo hasta ayer desconocido.

Media hora después del crimen múltiple al lugar también llegaron el expresidente Porfirio Lobo Sosa y el general retirado Romeo Vásquez Velásquez, quienes reconocieron los cuerpos de sus seres queridos, lamentando el múltiple hecho violento.

Mientras transcurría la madrugada, otros parientes de los occisos se hicieron presentes al lugar. Momentos de auténtico dolor e impotencia se vivieron.

Por su parte, personal forense, fiscales y técnicos de Inspecciones Oculares se dedicaron a recolectar evidencias y hacer el levantamiento de los cuatro cadáveres.

Cinco horas duró el levantamiento de los cuerpos que fueron llevados por personal forense a la morgue capitalina.

Ayer mismo los cuatro féretros de los amigos fueron entregados a sus parientes para sus honras fúnebres.

En el predio forense se supo que dos de los cuerpos iban a ser enterrados en cementerios capitalinos y otros dos en camposantos de la zona oriental del país. (JGZ)

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América