Repensando a nuestros héroes y su vinculación con el presente

ZV
/ 16 de julio de 2022
/ 12:02 am
Síguenos
01234
Repensando a nuestros héroes y su vinculación con el presente

Más

Por: Juan Carlos Arosemena*

Los héroes están presentes en los mitos y leyendas de los primeros asentamientos humanos hasta en la construcción de los Estados-nación del mundo actual. De hecho, parafraseando lo señalado por Sean Mannion en un post del Hispanic American Historical Review, los héroes son instrumentalizados para cohesionar a las masas y generar una “identidad nacional” en torno a un territorio, pasado común (tradición, lengua y cultura) y un proyecto nacional (Mannion, 2013). Ahora bien, cada historia nacional se encarga de seleccionar a sus máximos representantes que encarnan los valores de ese Estado-nación.

En el caso peruano, como bien indican dos renombrados historiadores contemporáneos, se exaltan figuras que encarnan patriotismo, valor y sacrificio. Para Antonio Zapata “los primeros héroes no se ubican en las guerras de independencia (18?-1824), sino en la guerra con Chile (1879-1883). […] La historiadora Scarlett O’Phelan, por su parte, destaca la importancia de los movimientos independentistas previos a las corrientes libertadoras y señala que estos ocupan un espacio muy limitado en la memoria peruana (son casi inexistentes en los libros escolares)” (Mannion, 2013).

La historia peruana oficial enseña que los máximos héroes son aquellos que ofrecieron sus vidas o lucharon en el contexto de la guerra de 1879 como Francisco Bolognesi, Miguel Grau, Leoncio Prado -que estuvo y vivió una aventura por Honduras-, Alfonso Ugarte, Gregoria Laínez, etc., por lo que se le ha tildado de ser “traumada”. La principal tesis del libro “La Guerra del Pacífico no ha terminado” del internacionalista Francisco Belaunde es que sus efectos psicológicos persisten. En términos del semiólogo búlgaro, Tzvetan Todorov, “existe una memoria doliente cuando las heridas del pasado no han sanado y otra ejemplar cuando el evento traumático es controlado por el consciente y nos deja un aprendizaje” (Todorov como se citó por Daniel Parodi, 2015).

Pese a que, el balance en el total de sus conflictos beligerantes es positivo y que, el Perú mantuvo, hasta cierto punto, su unidad territorial y no desapareció como otros virreinatos, es innegable que aún persiste en la idiosincrasia peruana una sensación de desasosiego, la cual se encuentra en proceso de superación a través de aspectos superlativos de la cultura peruana como la gastronomía y los atractivos turísticos.

No obstante, es sobre manera importante dar mayor relieve a otras figuras históricas que mediante sus acciones enaltecen nuestra historia. Para el caso de las relaciones peruano-centroamericanas, se debería realzar más a Ramón Castilla, expresidente, quien envió tropas y ayuda financiera para luchar contra el filibustero estadounidense William Walker y a Pedro Gálvez, su representante para América Central, el cual se comprometió con la política exterior americanista e integracionista de Castilla.

Cabe destacar que, “la guerra desatada contra Walker es considerada por la historiografía centroamericana como el equivalente a una guerra de independencia. Los héroes de Centroamérica como Ramón Belloso en el Salvador, Andrés Castro en Nicaragua o Juan Santamaría en Costa Rica –solo por indicar algunos ejemplos– son figuras surgidas al calor de esta guerra contra los filibusteros” (Oberlín, 2016). No se trató de un episodio cualquiera, ya que, guiados por su concepción del Destino Manifiesto, “el grupo filibustero, cada vez con mayor número de efectivos, buscaba no solo anexar el territorio de Nicaragua, sino incluso cambiar el idioma local de español a inglés, promover la esclavitud y crear un canal interoceánico” (De la Reza, 2014). Centroamérica luchó por la libertad consumándose su victoria con la ejecución de Walker en Trujillo, Honduras.

Por su parte, Gálvez en una comunicación, del 23 de marzo de 1857 a Lima, indicó: “la Misión del Perú en estos países, en circunstancias difíciles, es uno de los hechos más nobles que caracterizan al Gobierno del Perú, que ha difundido el consuelo y levantado de la postración a estos países, y que lo harán por siempre digna de las bendiciones de sus habitantes: y si el resultado de la guerra fuese desgraciadamente adverso a Centroamérica, y tuviese después que deplorar amargamente por las otras Naciones Hispanoamericanas, cabrá al Perú la satisfacción de haber llenado en lo posible sus deberes para sostener la justicia y los derechos de estos pueblos en una guerra de vandalaje” (Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú como se citó por Monge et al, 2021, pág. 24, en su trabajo sobre las relaciones diplomáticas entre Costa Rica y Perú).

* Diplomático, filósofo, Lic. en Relaciones Internacionales y jefe de la Sección Consular de la Embajada del Perú en Honduras

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América