Estado de derecho y justicia

MA
/ 19 de julio de 2022
/ 12:50 am
Síguenos
01234
Estado de derecho y justicia

Más

Rafael Delgado

Recientemente salió publicado el Informe sobre Desarrollo Humano de Honduras. Dicho informe dibuja con suficientes detalles y precisión la situación de nuestro país. En efecto, lo que percibe el hondureño y lo que plantea a su vez el informe, es una situación muy compleja en la que se acumulan varios problemas coyunturales y peligrosos rezagos estructurales que nos lanzan al lugar 132 de 189 países en el Índice de Desarrollo Humano. El informe plantea el fortalecimiento del Estado de Derecho como programa urgente para avanzar. Es decir, trabajar en la construcción de la democracia, de la justicia, de la seguridad y la paz. A eso es necesario responder, según el informe, desde diferentes áreas y de manera coordinada para finalmente tener incrementos sustanciales en los indicadores principales como son la esperanza de vida, los ingresos y los años esperados de escolaridad.
Precisamente en estos días y meses siguientes, estamos ante esos momentos cruciales que definirán que tanto seguimos retrocediendo o bien avanzando en la construcción del Estado de Derecho. En este momento de la agenda nacional, para lograr avances, requerimos que desde el Congreso Nacional se construya una mayoría para poner sobre bases sólidas la elección de la próxima Corte Suprema de Justicia.

Si continua el proceso imponiendo la lealtad a los intereses del partido frente a la capacidad e independencia, que deberían de tener cada uno de los magistrados; si persisten las intenciones de maniobrar el proceso para cortarlo a la medida de las conveniencias de grupo, estaremos profundizando el rezago y acrecentando los retrocesos en materia de justicia. Después vendrán otras pruebas y tocará abordar otros temas igualmente de enorme trascendencia para el país, en relación a la justicia, como lo es la elección del fiscal general de la República que probarán qué tan presente está en los funcionarios, diputados y políticos la preocupación por una justicia verdadera.

Esas evidentes dificultades de avanzar hacia el adecentamiento de la justicia, pese a las horribles manifestaciones de esta crisis que a todos afecta, es suficiente evidencia de la captura del Estado. Por ello no debe sorprendernos las propuestas que se debaten sobre más apoyo internacional. El hecho que la CICIH sea una exigencia surgida desde adentro y compartida entre muchos sectores del país, es un indicativo de la profunda debilidad de la institucionalidad del país; es una muestra de la percepción generalizada, que la captura del aparato judicial por parte de otros intereses que no son los de la ciudadanía no podrá resolverse con los actores e instituciones que tenemos. Se trata lamentablemente de aceptar la inexistencia de un Estado de Derecho y de la urgencia de auxilio para enmendar el camino. Por otra parte, el sumo cuidado con el que la ONU avanza en este tema, es igualmente una evidente muestra de lo difícil de la situación ante los ojos de los extranjeros que no desean venir nuevamente a hundirse en el profundo fango de la corrupción hondureña.

Adicionalmente las noticias sobre un condicionamiento de la ayuda externa a avances en la corrupción, encaja en este panorama de profundo deterioro del Estado de Derecho. Por ende, si deseamos recibir esta ayuda para cambiar las cosas de forma positiva y así subir en el Índice de Desarrollo Humano, esto impone al país y en especial a las autoridades la necesidad de implementar una agenda anticorrupción verdadera. Las autoridades surgidas por el profundo descontento contra JOH y su círculo de poder, que se demostró hace poco mas de medio año, deben pasar entonces a los hechos, mostrando en cada una de sus acciones un profundo rechazo a lo que por tanto tiempo se condenó. Indudablemente que se trata de un desafío cuyo desenlace no es seguro. No hay que olvidar que las carencias que venimos señalando adoptan características nacionales y se manifiestan a lo largo y ancho de la vida nacional. Es el momento que todos en el país nos manifestemos para inclinar la balanza a favor de cambios tan importantes como la manera de nominar a los futuros magistrados de la suprema corte.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América