IDH: ¡Hay que lograr compromisos!

MA
/ 20 de julio de 2022
/ 12:50 am
Síguenos
01234
IDH: ¡Hay que lograr compromisos!

Más

Por Oscar Lanza Rosales

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentó la semana anterior, el Informe de Desarrollo Humano (IDH) de Honduras 2022, bajo el título de “Estado de Derecho, fundamento hacia la transformación 2022-2030. Hacia una agenda ciudadana”.

Según este informe, Honduras ha sido calificada como una nación de ingreso bajo-medio, con un índice de desarrollo humano de 0.634, que la ubica en la posición 132 de 189 países del mundo, en el penúltimo lugar de América Latina y el Caribe (ALC), sólo por encima de Haití, y el último lugar de Centroamérica.

Este índice, que evalúa, qué tan larga y saludable es la vida de la gente, su acceso al conocimiento y a un nivel de vida decente -de acuerdo al informe- Honduras se encuentra en muy malas condiciones frente a los demás países, porque padece una multicrisis, de bajo crecimiento económico, que no resuelve el desempleo, la pobreza ni las desigualdades; unas finanzas públicas precarias por el endeudamiento y una burocracia ineficiente; una democracia con avances electorales insuficientes; un clima de inseguridad que lo sitúan en uno de los países más violentos del mundo; una gran desigualdad de género enraizada en la sociedad hondureña (posición 100 de 162 países); y la principal crisis, la falta de un Estado de derecho pleno, eficiente y transparente, sin el cual, los grandes problemas estructurales del país, difícilmente se podrán superar.

El IDH conceptualiza el Estado de derecho pleno, como la igualdad de toda la ciudadanía ante la ley, lo mismo que las instituciones públicas y privadas. Regido por tres pilares: democracia, justicia y seguridad. Y existe un Índice de Estado de Derecho (IED), que al igual que el IDH, tienen que ver con 4 principios universales: rendición de cuentas, leyes justas, gobierno abierto y mecanismos accesibles e imparciales para resolver disputas. Honduras tiene actualmente un IED de 0.393, que lo ubica como el penúltimo país en Centroamérica y en el quinto lugar con menos Estado de Derecho en ALC en 2021, según el Proyecto de Justicia Mundial.

Estas posiciones reflejan el debilitamiento del Estado de Derecho de Honduras, y es por eso que el informe concluye, que ante la multicrisis que vive el país, profundizada por el Covid-19, demanda la necesidad impostergable de avanzar en un Estado de Derecho pleno, que permita superar esta situación, y con ello, generar un conjunto de propuestas estratégicas a fin de sentar las bases de un proceso profundo de transformación nacional, y responda urgentemente a los desafíos, es decir, a un Estado meritocrático, con liderazgo ético, que debe enmarcarse en la planificación del desarrollo, con visión de futuro.

Haciendo un paréntesis, el Covid-19, nos ha heredado entre 2020 y 2021, un retroceso en la esperanza de vida de 1.5 años, la pérdida de escolaridad de 6.1 a 4.7 años, la caída del ingreso per-cápita de 5.7% en términos nominales, y una pérdida de US$ 174.00 del ingreso de cada trabajador diagnosticado con la enfermedad.
Para resolver esta multicrisis, el IDH plantea 8 ejes estratégicos, para promover reformas a las leyes a: una justicia inclusiva y transparente; procesos político-electorales e institucionales transformadores; seguridad ciudadana para el desarrollo humano y descentralización con planificación con desarrollo y prospectiva; y la promoción de políticas sociales inclusivas en protección social, política económica verde para el desarrollo sostenible, política transformadora digital (eje transversal) y política de igualdad de género (eje transversal).

Y para finalizar el IDH, se plantea un seguimiento y cumplimiento y gestión de las propuestas estratégicas durante 2022-2030 por parte de los mismos actores que contribuyeron a elaborar este informe. Como dice el dicho “aquí es donde la mula botó a Genaro”, pues para qué serviría darles seguimiento a las propuestas del informe -que al igual que otros- estaría destinado en poco tiempo al anaquel de los documentos olvidados.
Lo que tiene que hacer PNUD y compañía, después de esta inversión millonaria del documento, es obtener compromisos de las más importantes instancias políticas y de gobierno, para lo cual tienen que hacer presentaciones especiales a la presidenta Xiomara y su gabinete; al Congreso Nacional -si se puede- o por lo menos a los jefes de bancadas; a la próxima Corte Suprema de Justicia; a los dirigentes de los cuatros partidos políticos principales; a los alcaldes, enviarles una carta adjuntándoles el Atlas del Desarrollo Humano, para que se apropien de los datos de su respectivo municipio, y se comprometan a solucionar sus principales problemas.
¡A estos compromisos es a los que hay que dar seguimiento señores del PNUD!

olanza15@hotmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América