EL ARTE Y LAS NECESIDADES ESPECIALES

ZV
/ 22 de julio de 2022
/ 12:01 am
Síguenos
01234
EL ARTE Y LAS NECESIDADES ESPECIALES
Keyla Morel

Más

Hace más de treinta años me pasó que en un Domingo de Iglesia, yo me ofrecí para cuidar niños pequeños. En esa ocasión tuve un encuentro con una pequeña que según me contaron, no interactuaba con nadie porque tenía un nivel de autismo, me hicieron saber que con ella sería inútil esforzarme para tener comunicación en doble vía. Ese día, los niños tenían unas paginas con dibujos para colorear y crayolas.

Yo con ella, procuré irradiar la mayor empatía y amor que pude, y le hice tomar vez tras vez sus crayolas sin recibir ninguna respuesta de parte de su parte, le sostuve su manito, pintamos juntas, le felicitaba en cada paso que daba y así fue transcurriendo el tiempo; yo haciendo uso de todos mis talentos “histriónicos” para llamar su atención, y ella ignorándome tajantemente. Ahora bien; esto que les voy a decir a continuación, hay un Dios en los cielos que sabe que es verdad, al finalizar la clase ella me regaló una breve mirada a los ojos y esbozó una pequeña sonrisa, para luego volver a su congelada actitud de siempre. No soy experta en diagnósticos clínicos ni psicológicos, pero si puedo decir que el amor, la entrega y una actividad como el arte, puede hacer un gran cambio en las vidas de las personas.

Me pasó algo interesante la semana pasada: en el taller de colores acuarelables que imparto por las mañanas; resulta que se añadió una bella jovencita “no oyente” y yo supe de su condición hasta el día anterior a la clase. No voy a mentir, me sentí un poco preocupada por el resultado que obtendría con ella pues estas clases en particular son muy explicativas mediante mi voz, pues no tengo contacto físico con el estudiante. El caso es que ella cuenta con una madre amorosa que le sirvió de interprete y bueno, yo hice lo que pude también para ayudarle. Al final del día ella envió el resultado final de su ejercicio… ¡una belleza! ¡que alegría y alivio sentí!

En esta época de mi vida en donde he separado tiempo para impulsar la enseñanza del arte, he tenido la oportunidad junto a un lindo equipo que trabaja conmigo, de interactuar con personas con necesidades especiales, y he llegado a la conclusión que el amor, la empatía y la estimulación positiva, pueden lograr grandes beneficios en las valiosas vidas de estas personas. Quiero también compartir algo que creo fielmente, ellos son como ángeles y Dios elige padres especiales para personas especiales, por lo menos, en mi experiencia, he podido ver sobre todo a madres que se merecen ese titulo con una medalla en el pecho y una corona en sus cabezas; y justamente, porque yo soy madre, puedo identificarme plenamente con ellas… puedo perfectamente entender su preocupación por el futuro de sus hijos cuando, por ley de la vida, se vayan ellas primero a su morada eterna… es allí donde yo puedo contemplar en el arte una actividad digna y creativa con la cual personas con capacidades especiales pueden enfilar su esfuerzo e incluso dedicarse en su vida laboral para ser más independientes y sentirse útiles y valiosos en la sociedad. No es un secreto que grandes genios de nuestra época, están diagnosticados con algunos síndromes como el Asperger que es un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista; personas como el magnate Elon Musk, el actor Anthony Hopkins, el director Steven Spielberg y el artista visual Andy Warhol, entre otros, son ejemplos muy notorios.

El arte, en mi opinión, puede desarrollar el genio personal que se lleva adentro. Las personas con capacidades especiales son justamente individuos brillantemente únicos, un regalo de Dios a la humanidad en un envoltorio particularmente diferente al de nosotros, los comunes y simples mortales.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América