Emilia Clarke, más allá de Daenerys Targaryen

MA
/ 22 de julio de 2022
/ 03:38 pm
Síguenos
01234
Emilia Clarke, más allá de Daenerys Targaryen
Emilia Clarke protagoniza, actualmente, la obra teatral “The Seagull” en el West End de Londres. EFE/EPA/ETIENNE LAURENT

Más

Se convirtió en una estrella gracias a “Game of Thrones” la serie de HBO en la que interpretaba a Daenerys Targaryen. Pero poco antes de que el público viera a su personaje librar sus primeras contiendas en la temporada inaugural, Clarke superó un accidente cerebrovascular. En 2019 reveló en un texto llamado “Una batalla por mi vida” que había sufrido sendos aneurismas en 2011 y 2013. Recientemente, ha vuelto a hablar de aquellos episodios.

“Con la cantidad de mi cerebro que tengo inutilizado, es extraordinario que sea capaz de hablar, a veces de manera elocuente, y vivir mi vida con total normalidad sin absolutamente ninguna repercusión”, dijo recientemente en una entrevista en Sunday Morning, de la BBC. “Soy parte de una muy, muy, muy pequeña minoría de gente que puede sobrevivir a eso”.

“¡Falta bastante! Lo que siempre me hace reír”, comentó. “Con los accidentes cerebrovasculares, básicamente, tan pronto como cualquier parte de tu cerebro no recibe sangre por un segundo, desaparece. La sangre encuentra una ruta diferente para moverse, pero luego, cualquier parte que falte, desaparece”. Hace algo más de tres años que la actriz habló por primera vez de estas dolencias en el texto que escribió para “The New Yorker”, “A Battle For My Life”.

La actriz británica nació en 1986 en Londres y se crio, junto a sus padres y su hermano mayor, en el campo, a las afueras de Oxford. “Crecí con patos en el jardín y un arroyo”, dijo a Elle en 2017. Su padre, fallecido en 2016, era diseñador de sonido en teatro y su madre es empresaria. Tanto ella como su hermano fueron a un internado de la localidad. “Mi colegio era bastante pijo y nunca encajé del todo en ese molde”, dijo al medio. “Yo era muy artística y nadie más lo era. Todos eran como abogados que jugaban al tenis. Yo era pésima en el tenis y no me daba igual el Derecho”.

Clarke no tiene un recuerdo claro sobre cuándo decidió ser actriz, según escribió ella misma en el texto mencionado anteriormente, pero le dijeron que había sido cuando tenía tres o cuatro años. A pesar de que era una niña ruidosa e inquieta, cuando su padre la llevó con tres años a ver una representación de “Show Boat” al teatro, estuvo ensimismada y en silencio durante la función.

Al acabar el colegio, donde ya había participado en obras, estudió en el Drama Centre de Londres. Tras graduarse, Clarke compaginaba la búsqueda de un hueco en interpretación con otros trabajos, como en un museo o un centro de atención telefónica, para cubrir sus gastos.

En 2010 llegó su gran oportunidad. “Estaba literalmente tocando el cielo con las manos por tener una audición, tan solo una audición”, dijo a “Harper’s Bazaar” en 2015. Unos días después, supo que el papel era suyo. En abril de 2011 se emitió el primer capítulo de la serie, que se convirtió en un fenómeno televisivo. “Ni en un millón de años pensé que Game of Thrones iba a despegar como lo hizo”, aseguró la actriz a The Hollywood Reporter hace siete años.

NO PODÍA RECORDAR SU NOMBRE.

“Con la cantidad de mi cerebro que tengo inutilizado, es extraordinario que sea capaz de hablar, a veces de manera elocuente, y vivir mi vida con total normalidad sin absolutamente ninguna repercusión”, ha dicho Clarke recientemente en una entrevista.

Para aliviar el estrés y la presión que siguió a la finalización de la producción de la primera temporada y la promoción, Clarke hacía ejercicio con un entrenador. En febrero de 2011, mientras se preparaba para una sesión comenzó a dolerle intensamente la cabeza, intentó seguir adelante con el entrenamiento, pero tuvo que volver al vestuario y de allí, al hospital. Le diagnosticaron una hemorragia subaracnoidea y fue trasladada a otro hospital para una cirugía urgente.

Clarke sufrió afasia durante la recuperación: “Mi nombre completo es Emilia Isobel Euphemia Rose Clarke. Pero ahora no podía recordarlo. Palabras sin sentido salían de mi boca y entré en pánico. Nunca había experimentado un miedo como ese”, escribió en “The New Yorker”. Podía ver la vida que le esperaba, contó, y pensó no merecía la pena vivirla: “Soy actriz; necesito recordar mis frases. Ahora no podía recordar mi nombre”. Una semana después de aquello, la afasia remitió.

En 2013, en un escáner, el médico vio que un aneurisma que tenía al otro lado del cerebro había doblado su tamaño. Debía pasar otra vez por quirófano. La operación no fue como habían previsto, sufrió una hemorragia y si no volvían a operarla sus posibilidades de sobrevivir eran pocas. Intervinieron de nuevo, esta vez, a través del cráneo.

A raíz de sus experiencias, Clarke puso en marcha una fundación llamada Same You, que brinda ayuda y apoyo para su recuperación a personas que han sufrido lesiones cerebrales, una labor que compagina con su trabajo como actriz.

Además de “Game of Thrones”, que emitió su temporada final en 2019, la actriz ha participado en películas como “Terminator Genisys”, “Me Before You” o “Solo: A Star Wars Story”, entre otras. Actualmente, protagoniza la obra teatral “The Seagull” en el West End de Londres.

Mateo Castillo.

EFE Reportajes.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América