La igualdad ante la ley y la CSJ

ZV
/ 22 de julio de 2022
/ 12:05 am
Síguenos
01234
La igualdad ante la ley y la CSJ

Más

Por: Jairo Núñez*

Imaginemos que se nos demande por cualquier motivo, vayamos a los tribunales y los jueces estén abiertamente politizados, es decir, alineados partidaria e ideológica-mente con el demandante, aparte de ser amigos y com-padres. Comienzan a reírse y chistear entre ellos mien-tras se espera el inicio del juicio, ¿qué veredicto se pue-de esperar de tal escenario? Las leyes deben ser impar-ciales y se debe tratar de igual forma a las personas ante los tribunales de justicia. En la Cultura Liberal, la única igualdad que se exige es la igualdad ante la ley, porque de esta emana el respeto a los tres derechos universales del ser humano: vida, libertad y propiedad. Las demás igualdades que se puedan requerir por individuos o gru-pos civiles, son solo privilegios disfrazados de derechos.

La igualdad ante la ley es un principio jurídico, también llamado principio de isonomía, recogido en el Art. 7 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el cual se reconoce que todas las personas deben ser tratadas de forma igual por la legislación, con el fin que ningún individuo o grupo de individuos sea privilegiado o discriminado por el Estado, garantizando un trato sin distinción de sexo, raza, color de piel, origen étnico, nivel económico, inclinación política e ideológica, reli-gión u otras características personales o de grupo. Para que exista esta anhelada igualdad ante la ley es vital que los encargados de aplicar la justicia sean totalmente im-parciales y en la medida de lo posible sin afiliación polí-tica e ideológica demostrada o sabida.

El Art. 4 de la Constitución de la República de Hondu-ras indica que la forma de gobierno es republicana, de-mocrática y representativa y que se ejerce por tres pode-res: Legislativo, encargado de emitir las leyes, el Poder Ejecutivo, que es la presidencia de la República y el Poder Judicial del cual se desprende el cumplimiento de las leyes teniendo a la Corte Suprema de Justicia, CSJ, como el máximo tribunal con jerarquía. Además, el mismo artículo indica que estos poderes son comple-mentarios, independientes y sin relaciones de subordinación, entonces, ¿qué pasa si los miembros que emiten la justicia mediante el máximo tribunal están alineados partidaria e ideológicamente con el poder de turno?

Se ha luchado por años para tener una Corte Suprema de Justicia imparcial, no partidaria. No se ha logrado y justo cuando se cree poder lograrlo, se pierde la esperanza. El actual gobierno cuando estaba en oposición fue incisivo al denunciar las irregularidades que se cometieron en los mandatos anteriores respecto a la elección de los magis-trados de la Corte, pero, ¿acaso se les ha olvidado y es-tán haciendo exactamente lo mismo que el gobierno anterior? Uno de los actuales vicepresidentes del Con-greso ha sido tajante al expresar que ellos no ocultan la intención de nominar y seleccionar a sus partidarios, correligionarios y todo aquel “que estuvo con ellos en la lucha por llegar al poder” en el marco de la aprobación de la Ley de la Junta Nominadora que hará el proceso de selección y nominación de por lo menos 45 candidatos a magistrados.

Contrario a lo que muchos piensan que Libre no tiene agenda, sí la tiene. Estas declaraciones dejan clara la postura del gobierno: van por todos los poderes del Es-tado. Sin embargo, se ha despertado un participante in-cómodo para el partido oficialista, el PSH, (a excepción del diputado Luis Redondo quien ya dejó clara su postu-ra y traición hacia el PSH) que hasta ahora ha hecho cogobierno, pero que ideológicamente están muy distan-tes, un matrimonio político por conveniencia, en su momento, para alternar el poder, después del desgaste que sufrió el partido Nacional en sus tres periodos con-secutivos.

El líder del PSH ya ha dejado claro que no volvería a hacer alianza con Libre. La diputada Maribel Espinoza, otrora lideresa liberal, manifestó que “se están come-tiendo las mismas atrocidades que muchos criticaban antes y que ese actuar (del Partido Libre) es DESVER-GONZADO”. La Dra. Suyapa Figueroa, diputada del PSH declaró “que el poder puede ser dañino en manos equivocadas. Los que antes anduvieron con bombos y platillos pidiendo retornar al estado de derecho hoy le quitan al pueblo esa esperanza de tener una corte inde-pendiente y confiable”. el Dr. Carlos Umaña, diputado por el mismo partido reaccionó diciendo que dormiría tranquilo con los principios y valores que sus padres le inculcaron y que luchó porque la ética prevaleciera y que quien pierde es Honduras.

Por otro lado, la ahora diputada independiente Beatriz Valle indica que el que pueda, que se vaya de Honduras, que no tenemos futuro y que hace tiempo se dejó de ser país. Duras palabras, pero muy realistas de alguien que ha criticado al gobierno de forma imparcial y objetiva últimamente. También el jefe de la bancada nacionalista, Tomás Zambrano, opina que “engañaron al pueblo, an-daban en campaña prometiendo ser diferentes y resulta-ron peor”. La bancada del partido liberal parece que le está haciendo comparsa al gobierno en las últimas deci-siones trascendentales para el país, esperemos que no se les olvide su papel beligerante que históricamente ha tenido contra las tiranías. La verdad es que la concentra-ción absoluta de poderes será perjudicial para el país. Esto es solo el inicio de un doloroso calvario hacia una verdadera dictadura socialista, corrupta e iliberal.

Jairo Núñez es Doctor en ciencias económicas, máster en administración de empresas y en ciencias políticas.

*Doctor en ciencias y en economía, máster en administración de empresas y en ciencias políticas.

jaironunez@msn.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América