De las crisis a las dictaduras hay un “pasito”

ZV
/ 23 de julio de 2022
/ 12:06 am
Síguenos
01234
De las crisis a las dictaduras hay un “pasito”
Esperanza para los hondureños

Más

Por: Héctor A. Martínez

De las crisis a las dictaduras hay apenas un estrecho margen de peligrosa maniobrabilidad. Un “pasito”, nada más. Resulta lógico: cuando el desorden impera en una sociedad -ingobernabilidad, escasez, delincuencia, protestas-, la mano dura del poder se hace “necesaria”. La lista de antecedentes es tan numerosa como los resultados catastróficos que han provocado los dictadores. Si Lenin hubiese visualizado el futuro que le deparaba a la Unión Soviética, habría viajado al pasado y hecho las de Herodes o las del “Terminator”: asesinaría a Stalin en su propia cuna de recién nacido, y Putin no estaría haciendo las de Hitler con los ucranianos. Todo es un hilo histórico.

Si bien las dictaduras -declaradas y las “democráticas” como las que existen en América Latina-, son aborrecibles, no todas han resultado ser un fiasco. Hay casos de éxito de dictaduras visionarias, que de verdad han refundado sus sociedades, a saber: aquel Chile que pasó de ser un sistema socialista empobrecedor a una economía modernizante de mercado libre bajo el mandato del general Augusto Pinochet; y la China comunista, no de Mao, sino la de Deng Xiao Ping, el llamado “Arquitecto de la China moderna”. En ambos casos -fijémonos bien-, las doctrinas, a pesar de ser diametralmente opuestas guardan un punto convergente: la instalación de un sistema de economía de mercado, de puro capitalismo. Los dictadores visionarios se preocupan primero por la economía -de mercado- y luego por la democracia.

¿De dónde nacen las execrables dictaduras de derechas y de izquierdas, que vienen siendo lo mismo, tanto en la forma como en el fondo de su despreciable idiosincrasia? A ver: existen dos maneras de gobernar un país: una, en libertad y en democracia, es decir, el funcionamiento de la sociedad es como la de una máquina bien calibrada; todas las instituciones están enfocadas en servir con calidad a los ciudadanos que muestran su conformidad con los valores y las normas del sistema político. Es cuando decimos que el sistema ofrece todas las oportunidades posibles para que los individuos puedan moverse libremente en procura de la satisfacción de sus necesidades materiales y espirituales, mientras en el ambiente se respira la posibilidad de ascender de una clase social a otra. En pocas palabras, la gente siente que prospera.

La segunda manera resulta ser todo lo contrario. Las crisis brotan en el día a día, mientras los gobernantes se muestran incapaces de resolver hasta los problemas más elementales de la gente. De hecho, creo que hasta provocan el desorden institucional para acelerar el control férreo de la sociedad. Hay revueltas sociales por doquier: la inconformidad de los ciudadanos contamina la atmósfera nacional, mientras el desánimo y la desesperanza se apoderan hasta de los espíritus más excelsos. El Estado se ve imposibilitado para atender las demandas sociales, mientras la inflación, el desempleo y los brotes delincuenciales impactan severamente en la estabilidad familiar. Cada quien trata de ver cómo sobrevive en la jungla del desorden institucional.

En esas circunstancias, frente a la progresiva angustia sobre el devenir que se presenta cada vez más oscuro, los ciudadanos tienen que buscar la manera de escapar del caos y la pobreza galopante, sobre todo cuando tienen hijos que mantener y formar. Como sucede al contrario de las sociedades ordenadas y prósperas, los ciudadanos devienen en inconformidad, comienzan a irrespetar las leyes y, ante la demanda cada vez más creciente y el aumento de las exigencias sobre las condiciones de vida, las cosas parecen salirse de control.

A partir de entonces, el poder pasa del hecho al derecho: frente al desorden institucional y la disensión, el gobernante asediado, incapaz de frenar el vendaval, echando mano de la superioridad que le da el cargo o escuchando las estupideces de sus asesores, termina por imponer el estado de sitio, expulsa a sus opositores y envía las tanquetas a la calle: “soberano es el que decide sobre el estado de excepción”, exclamará invocando a Carl Schmitt, el filósofo nazi.

De esta manera surgieron y siguen surgiendo las odiosas dictaduras latinoamericanas.

*Sociólogo

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América