¿LOS INSÍPIDOS Y LOS ENDEMONIADOS?

ZV
/ 23 de julio de 2022
/ 12:49 am
Síguenos
01234
¿LOS INSÍPIDOS Y LOS ENDEMONIADOS?

Más

SOBRE el editorial de los cuadros, uno de ellos, el de Renoir que pinta a Monet fumando una pipa y leyendo el periódico, el mensaje de un amigo lector: “Estuve hace un par de días en Cantarranas donde han impulsado artistas nacionales a pintar murales en las paredes de las casas”. “Estaban presentando a artistas nacionales y ahora internacionales de países como Colombia, Guatemala, Panamá, El Salvador y Estados Unidos”. “Una delegación del Museo Muralista Siqueiros de Ciudad de México, que durante estas dos semanas estarán pintando 60 murales más”. “Esto atrae el turismo y el pueblo está creciendo”. “Aunque la mayoría de los que llegan solo van a tomarse fotos (SELFIES) por lo que ahora se le conoce como el Pueblo Selfie de Honduras”. “Pero hay quienes se detienen a observar y a disfrutar de las obras”. “Se percatan del nombre de la pintura, de su significado y de quien es su creador”.

“Me encanta la definición de “zombi” del Sisimite –comenta una lectora la frase de cierre del editorial que consigna palabras y frases de la jerga de los hondureños– dígale que es mi alero”: “Zombis” –una más como aporte del Sisimite– “los robotizados adictos a los chunches inteligentes, más inteligentes que ellos; que poco o nada provechoso leen; son miembros del club de “analfabetos del siglo XXI”, canjearon el abecedario por los pichingos, no platican viéndose la cara, sino que socializan con emojis”. “De esos hay categorías. Los insípidos, los inofensivos y los endemoniados (esos son como surtidores de groserías, pasan metidos en el Twitter rociando odiosidad)”. Sobre ese mismo artículo comenta un abogado amigo: “Disfruto cada editorial, pero este es “especial”; contiene cada ocurrencia de la vida real –parte de ese lenguaje se lo escucho a mi nieto quinceañero– me desternillo de la risa cuando lo escucho”. “El Sisimite es el responsable del ‘colectivo’”. Lo anterior se refiere a este comentario: “Qué buenas y enriquecedoras aportaciones se dan todos los días –para utilizar un término que se ha puesto de moda, escribe un ingenioso lector– en el “colectivo” del Sisimite”. Ah, PD: Si el Sisimite tiene su “colectivo”, Winston razona que tiene su “mara”. Otra lectora escribe: Genial, eso de los dichos en las novelas mexicanas: “bukis” para referirse a niños, “arre con la que barre”, “dar plomo”. Otra lectora: “Fabuloso editorial Presidente”. “Me encanta cómo mezcla comentarios de lectores con su opinión; y definitivamente yo soy del colectivo del Sisimite”.

Otra lectora: “A mucha honra he pertenecido desde el primer día al colectivo del Sisimite y el de Winston y su mara… gracias por alegrarnos los días”. Una periodista: “Yo pertenezco al colectivo Sisimite pero también al de Winston”. Un lector de SPS: “Me encantaría pertenecer a la mara del Sisimite, pero se necesita mucha escuela, y ahí es donde la mula botó a Genaro”. Uno de los columnistas del diario: “¡Genial! Lo he disfrutado. Cuando leí el de ayer, lo primero que pensé fue: hace 20 años no leía esa palabra ‘snob’”. Otro de los lectores: “Muchas gracias por compartir tanta riqueza de pensamiento y de escritura”. “Me enorgullece ser de este colectivo”. Y finalmente esto dice un miembro del colectivo sobre el tema político de moda: “Las modificaciones para elegir la nueva CSJ, en el Gatopardo de Lampedusa: Todo debe cambiar para que nada cambie”. (Siendo exactos la frase en Gatopardo –según lectura del Sisimite de Giuseppe Tomasi di Lampedusa–sería “si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América