Engels, Ángeles y Dimisión

MA
/ 26 de julio de 2022
/ 12:33 am
Síguenos
01234
Engels, Ángeles y Dimisión

Más

Por: Carlos G. Cálix

Esta noche, los hondureños deberían ver a varios funcionarios públicos renunciar a sus cargos. ¡Pero eso ni de broma! Porque lo que estamos observando es casi un capítulo parecido a la versión cinematográfica adaptada por Mike Nichols “Ángeles en América”, -protagonizada por Al Pacino y Meryl Streep-, con la diferencia que esos han sido actores hollywoodenses de primer orden, mientras que nuestros actores políticos representan una cínica epopeya, que, entre otras cosas, es una acusación mordaz de cómo el largo silencio de la administración presidencial y de la justicia, avivan la impunidad.

Es un hecho que, la noche del 14 de julio de 2022 se filtró entre periodistas que cubren el triángulo norte centroamericano, una versión de la lista de personas que han participado en corrupción y acciones antidemocráticas que compila cada año el Departamento de Estado de Estados Unidos. Esa nueva “Lista Engel”, confirmada posteriormente, ha sido elaborada bajo la Sección 353 de la Ley de Compromiso Mejorado del Triángulo Norte-Estados Unidos, con la que generalmente las personas enumeradas no son elegibles para visas y admisión al territorio estadounidense, lo que sugiere que el gobierno de Biden intenta poner orden. Su estrategia está clara, pero, ¿funciona para proteger a la democracia y disminuir la corrupción en la región? -Se pregunta el profesor asistente de la Universidad Estatal de California en Fullerton y columnista de The Washington Post, Ricardo Valencia-.

Y yo creo que no. De hecho, considero que se necesita mucho más para proteger a la democracia y un esfuerzo de mayor contundencia para disminuir la corrupción y la impunidad. También creo que cuando hay una larga lista de escándalos y existe una fuerte lluvia de criticas sobre la conducta presidencial y del gobierno en general, los funcionarios deben ir pensando en dimitir, de no ser así, entonces el sistema judicial debe activar todos los mecanismos legales, de tal manera que se respete el derecho a la presunción de inocencia. No obstante, de comprobarse lo contrario, el peso de la ley debe caer con toda su fuerza.

Por ejemplo, la dimisión de Boris Johnson (primer ministro de Reino Unido hasta julio de 2022) se llevó a cabo luego de la renuncia del vicejefe de bancada Chris Pincher, entre acusaciones de haber manoseado a dos invitados en una cena privada. En total, renunciaron más de cincuenta funcionarios del gobierno de Johnson debido a múltiples escándalos, entre ellos el exministro de economía Rishi Sunak, quien en su carta de dimisión manifestó: “El público espera, con razón, que el Gobierno se conduzca de forma adecuada, competente y seria”.

En Honduras, el actual Gobierno comienza a conducirse de manera inadecuada, incompetente y poco seria, al igual que en el 2009, fecha en la que el entonces presidente Manuel Zelaya tuvo que haber dimitido, y bajo los mismos criterios en 2017 el expresidente Juan Orlando Hernández. Al no hacerlo, ambos debieron ser destituidos constitucionalmente y en debida forma, como lo fueron Alberto Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski (Perú), Dilma Rousseff (Brasil), Otto Pérez Molina (Guatemala), Lucio Gutiérrez (Ecuador) y Gonzalo Sánchez de Lozada (Bolivia).

Pero, ¿qué hay de los congresistas señados por presuntos actos de corrupción o por conducta ética inapropiada? Algunos de los casos estadounidenses más recientes nos remiten a la demócrata Katie Hill, quien tuvo que dimitir por acostarse con un subalterno, lo que llevó a la apertura de una investigación ética en la Cámara de Representantes. De la misma forma que dimitió el republicano Tim Morphy, luego de pedirle a su amante que interrumpiera su embarazo, y por diferentes tipos de acoso, los congresistas Mark Foley, Patrick Meehan y Trent Franks. También lo hizo el diputado conservador del Reino Unido, Neil Parish, acusado de ver porno en plena sesión de la Cámara de los Comunes. En España, Carlos Muñoz Obón, renunció por hacer viajes privados con cargo al congreso. En Alemania, el diputado conservador Nicolas Löbel, quien se había embolsado 250.000 euros en comisiones a cambio de recomendar a varias instituciones la compra de determinada marca de mascarillas.

En Honduras, seguimos esperando la dimisión de funcionarios señalados por diversos actos, pero, de manera específica nos gustaría la renuncia y el procedimiento judicial correspondiente, no solo de los señalados en la “Lista Engels”, sino de todos aquellos “ángeles” que atentan en contra del erario público, la constitución y la forma de gobierno.

carlosgcalix.com

Con información del Departamento de Estado de EE. UU., The Washington Post, EFE, El País, BBC, El Mundo y ABC.
calixgrupoeditorial@gmail.com Carlos G. Cálix es profesor del Doctorado en Dirección Empresarial en la UNAH y cofundador de diversas empresas. Tiene un postdoctorado por el CONICET en el IIESS-Argentina. Autor de “El fin de la democracia y el último liberal” y “La Señora presidenta ¿Una solución o un problema?”

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América