El sueño de los justos

MA
/ 27 de julio de 2022
/ 12:50 am
Síguenos
01234
El sueño de los justos

Más

Rodolfo Guillermo Pagán Rodezno*

Finalmente, el Congreso Nacional aprobó la denominada Ley Especial de Organización y Funcionamiento de la Junta Nominadora para la Proposición de Candidatos a Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, la que viene a regular las actuaciones de la Junta Nominadora como órgano encargado de proponer el listado de al menos 45 candidatos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia para su elección en segundo grado por el mismo Congreso Nacional en el mes de enero del año 2023.

La Ley de la Junta Nominadora fue aprobada después de varias polémicas, relacionadas con su contenido, así como por la aprobación en horas de la madrugada, siguiendo las mismas prácticas de años anteriores y que tanto se criticaban, en los que el Congreso Nacional del momento, discutía y aprobaba leyes sin que la población se enterara del contenido de las mismas hasta que eran publicadas en el Diario Oficial La Gaceta o algún medio de comunicación informaba al respecto.

Importante mencionar que se habían generado grandes expectativas respecto a la mencionada ley, ya que era imperativo regular la organización y el funcionamiento de la Junta Nominadora, para intentar contar con un ente que cumpla a cabalidad su mandato constitucional de proponer a los mejores candidatos para integrar la Corte Suprema de Justicia y evitar lo ocurrido en ocasiones anteriores en los que la Junta Nominadora fue integrada por personas de dudosa reputación o que abiertamente respondían a intereses políticos o económicos comprometiendo la integridad de la misma.

Una de las novedades más importantes incluidas en la Ley de la Junta Nominadora, es que las distintas organizaciones que integran la misma no podrán presentar postulantes como se hacía anteriormente, por lo que era necesario que los interesados cabildearán con los representantes de esas organizaciones su inclusión en el listado de candidatos, por lo que su independencia se podía cuestionar casi desde el inicio del proceso de selección. Ahora los interesados en someterse al proceso de selección podrán auto postularse directamente ante la Junta Nominadora para su consideración siempre que cumplan con cada uno de los requisitos exigidos.

Indudablemente que la labor de la Junta Nominadora es de vital importancia para la conformación de la nueva Corte Suprema de Justicia, ya que de la misma depende proponer a los candidatos que cumplan con cada uno de los requisitos establecidos en la Constitución de la República para optar a ser Magistrado del máximo órgano jurisdiccional; pero también que posean las más elevadas calificaciones de idoneidad ética y moral para desempeñar tan importante cargo, razón por la que la Junta Nominadora también debe estar integrada por personas de comprobada capacidad y responsabilidad.

En el proceso de discusión de la Ley de la Junta Nominadora, el aspecto que más controversia generó fue el relativo a las inhabilidades para la auto postulación de los interesados, ya que en el proyecto de ley presentado ante el pleno del Congreso Nacional, se incluían entre otras prohibiciones, la de no ser miembro activo de un partido político ni haberlo sido en los 2 años anteriores a la auto postulación, con lo que se pretendía intentar al menos, evitar que los candidatos fueran abiertamente afines a algún partido político y por consiguiente pudiesen responder a sus intereses en una eventual integración de la Corte Suprema de Justicia, sin embargo dicha prohibición no fue aprobada por los diputados del Congreso Nacional, desperdiciando así una magnífica oportunidad de contar con magistrados más independientes a diferencia de lo que hístoricamente ha ocurrido, al extremo que era famoso en el mundo politico la supuesta afirmación de un eterno precandidato a la Presidencia de la República de que la “Corte era para él”.

En ese sentido, es necesario aclarar que resulta casi imposible eliminar las injerencias políticas en la conformación de la Corte Suprema de Justicia, ya que el Congreso Nacional es un órgano eminentemente político, cuyas decisiones en la gran mayoría de los casos, son resultado de acuerdos políticos entre los partidos representados, los que velan por los intereses de sus dirigentes, más que en elegir magistrados capaces, independientes, imparciales y honestos.

No se puede negar que la aprobación de la Ley Especial de Organización y Funcionamiento de la Junta Nominadora para la Proposición de Candidatos a Magistrados de la Corte Suprema de Justicia se trata de un avance muy importante para mejorar el proceso de selección de los magistrados al máximo órgano jurisdiccional del país, aunque el mismo no sea suficiente, y es que lo que ocurrirá nuevamente es una mera repartición entre los principales partidos políticos, cambiando el color de la mayoría, con lo que el viejo anhelo de contar con una Corte Suprema de Justicia independiente, irónicamente seguirá “durmiendo el sueño de los justos”.

Que Dios guarde a Honduras.

*Abogado y Notario
Máster en Derecho Empresarial

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América