Politizada la elección de la CSJ

MA
/ 27 de julio de 2022
/ 12:54 am
Síguenos
01234
Politizada la elección de la CSJ

Más

Por oscar lanza rosales

En un ambiente polémico, de insultos y grandes discusiones, el Congreso Nacional (CN) aprobó en la madrugada del pasado 18 de julio la Ley Especial de la Junta Nominadora (LEJN) para seleccionar los candidatos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), entre los profesionales que se auto postulen.
Los artículos más controversiales fueron el 15 y el 19. El artículo 15 se aprobó, eliminando del mismo los numerales b y d; modificando los incisos c y e; dejando únicamente el a. El inciso b) establecía que, para auto postularse, el candidato no debía ser miembro activo de un partido político, ni haberlo sido en los dos (2) años anteriores a su auto postulación. El inciso c) se modificó, permitiendo auto postularse a personas condenadas, pero “sin sentencia firme”. El inciso d) señalaba que para auto postularse, tenía como requisito no haber sido o ser miembro titular o suplente de la Junta Nominadora. Se eliminó el inciso e), porque su contenido (que los candidatos auto postulados no debían “tener vínculo de parentesco en el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad con miembros de la Junta Nominadora, con diputados del CN y altos funcionarios del Estado”) ya está consignado en los artículos 309, 310 y 250 de la Constitución de la República.

En cuanto al artículo 19, el dictamen establecía que los porcentajes de evaluación de los candidatos estarían repartidos en un 30% a la integridad personal y profesional, 40% a la ética profesional, y 40% a la idoneidad y a la capacidad técnica. Ahora, con las modificaciones que hizo el CN, los porcentajes quedaron en 25%, 20% y 55%, respectivamente.

Maribel Espinoza, diputada del PSH e integrante de la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales del CN, y gran defensora del dictamen, no atendieron sus recomendaciones, asegurando ella que con los cambios “se estaba politizando la elección de magistrados de la CSJ”.

El artículo 16 fue aprobado con un párrafo adicional que obliga a la Junta a informar paso a paso al CN de cómo va el proceso de selección y evaluación de los candidatos, lo cual se interpreta como una interferencia en las decisiones de la Junta.
En el artículo 22 se establece que se mantendrá la paridad de género eligiendo no menos de siete mujeres como magistradas de la CSJ.

Después de aprobada esta ley, la opinión del abogado Raúl Pineda es que “no todo está perdido, que la Junta puede hacer bien su trabajo y mejorar las cosas, pero la aprobación de esta Ley pone en evidencia, la intención de los que dirigen el gobierno de la centralización del poder en el Ejecutivo y el debilitamiento del Estado republicano, en que se basa la independencia de poderes”.
El analista Josué Murillo casi se expresó en los mismos términos que el abogado Pineda, asegurando que “todavía hay una luz de esperanza”.

Según Edmundo Orellana, ministro de Transparencia: “Los partidos políticos van a querer poner a los peores, a los que pueden manipular, pero están equivocados, porque con esta evaluación va a ser muy difícil”. Dice que “está positivo, que hemos dado un paso hacia adelante en la construcción del estado de derecho”. Agregando “que, aunque los de afiliación política pueden postularse, no cree que pasen el filtro de la evaluación, porque afortunadamente ese tema no lo trastocaron”.

Todos los demócratas del mundo, estamos claros que la independencia del poder judicial -respecto de los demás poderes- es una condición indispensable para la existencia de un estado democrático de derecho. Y los expertos señalan que sólo cuando existe independencia judicial, los jueces pueden ejercer el control de constitucionalidad y legalidad sobre los actos de gobierno, que es su función más importante en una democracia. Por esa misma razón, la independencia judicial es un principio esencial para garantizar el respeto de los derechos humanos.

Bajo esa concepción, no nos explicamos ¿Por qué los actuales diputados que salieron electos el pasado 28 de noviembre, en que el pueblo salió a votar en forma masiva y ejemplar, tratando de elegir a los mejores, con la esperanza que iban a contribuir a realizar un buen gobierno democrático, con poderes independientes y complementarios, no le están cumpliendo al pueblo esa expectativa? ¿Por qué quieren seguir viendo a la CSJ como la cenicienta; subordinada y sumisa, ante el ejecutivo y legislativo, con magistrados que puedan ser influenciables desde estos poderes del Estado, ¿para sus propósitos políticos e ideológicos? ¡Ya basta políticos inescrupulosos! Sigan el ejemplo del pueblo que los eligió, que lo hizo con las mejores intenciones.

olanza15@hotmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América