Clave de SOL: Hilo dialógico de Kevin Guerrero

ZV
/ 31 de julio de 2022
/ 12:01 am
Síguenos
01234
Clave de SOL: Hilo dialógico de Kevin Guerrero

Más

Por: Segisfredo Infante

No es nada fácil leer, en un par de sentadas, poco más de doscientas páginas de un volumen cargado de conversaciones dispersas entre personajes ficticios, con lenguajes aparentemente sencillos, pero detrás de cuyas alocuciones coloquiales se encuentra entrelineada mucha erudición filosófica, con giros cortos predominantemente musicales y literarios. Tal es el primer libro publicado por el joven Kevin J. Guerrero, con el sello del “Ateneo Insular Internacional” de República Dominicana.

La verdad es que estuvimos esperando durante más de dos años (de pandemia descomunicante) la llegada de este texto. “Peregrinaje metafísico; narraciones de un miserable”, es el título sugerente y atrevido de este volumen mediante el cual trataremos de aproximarnos a las preocupaciones y ocupaciones de este joven autor hondureño, en situación de “diáspora”. Para comenzar debo decir que la palabra “miserable” me conduce hacia dos cargas semánticas derivadas de la novela “Los miserables” de Víctor Hugo, en donde son miserables aquellos seres humanos confinados en los estrechos rincones de la miseria, el hambre y la cárcel, como “Jean Valjean” y otros personajes. Empero, también son moralmente miserables aquellos que en nombre de leyes rígidas se dedican a perseguir, noche y día, a las personas pobres e indefensas que sólo pretenden subsistir o transitar desapercibidas por esta vida. Ejemplo clásico de ruindad y miseria espiritual es el del inspector “Javer”, siempre en la obra de Víctor Hugo, cuya novela me parece poseer un sedimento holístico, como en pocas obras narrativas he logrado detectar.

Comprendo que con el subtítulo “Narraciones de un miserable”, Kevin Guerrero trata de insinuar, pero con cierto distanciamiento, las circunstancias que tuvo que experimentar en Honduras. Habiendo sido un estudiante talentosísimo que se graduó de licenciado en la Carrera de Filosofía de la UNAH, nunca pudo conseguir un empleo de profesor en ninguna parte, por lo menos en el plazo en que él lo deseaba. Intentamos auxiliarle, pero en aquel momento se atravesaron obstáculos difíciles de superar, motivo por el cual nuestro amigo se sintió orillado a emigrar hacia los Estados Unidos de Norte América. De repente su carácter jovial, pero irreverente, se tradujo en problemas en sus relaciones académicas. Sin embargo, fue injustificable que nunca se le contratara ni siquiera como “profesor por hora”. Pero si acaso hubiera una ley de compensación universal, Kevin logró publicar su primer libro en República Dominicana, con un prólogo del doctor Bruno Rosario Candelier, uno de los filósofos más destacados de América Latina, actual director de la Academia Dominicana de la Lengua, y líder principal del “Movimiento Internacional de Escritores Interioristas”. Nada más y nada menos.

A lo interno del “Círculo Universal de Tegucigalpa Kurt Gödel” se sugirió, hace cuatro años aproximados, que cada uno de los integrantes debiera publicar cuando menos un libro en el discurrir de su existencia. Enrique Cardona Chapas ha puesto en circulación sus libros de poesía. Roberto Cruz Murcia ha publicado cuando menos dos volúmenes, uno de teología y otro de cuentos. Rossel Montes ha publicado dos libros de contenido filosófico-político. (Aunque solamente conozco uno de ellos). Y Kevin Guerrero aceptó tal desafío al publicar su primer volumen en dos ediciones. Por otro lado, Luis Alberto Zelaya Moncada, ya va por el camino de una segunda publicación. Los demás amigos y colegas, cuentan en sus haberes con sendas tesis de graduación y con diversos artículos, poemas, cuentos y ensayos en boletines, periódicos, antologías y revistas.

La técnica del diálogo que utiliza Kevin Guerrero en su “Peregrinaje metafísico”, viene de los tiempos de Platón, mismo que se ha seguido utilizando a lo largo y ancho de la “Historia”. Incluso José Cecilio del Valle incursionó un par de veces con diálogos de pensamiento que editamos, hace varios años, en “18-Conejo” o en “Caxa Real”. No lo recuerdo con exactitud. La diferencia de este hilo dialógico de Kevin Guerrero, es su aparente sencillez y los giros cortos de la mayoría de las conversaciones, en donde su amor por la “música exacta” y la pintura barroca se vuelven predominantes. Él emplea, para escribir, un español internacional, con algunos modismos hondureños. Pero con una irreverencia en que, eventualmente, los personajes descienden al submundo de las cantinas, o expendios de aguardiente, con nombres sospechosamente filosóficos.

Bruno Rosario Candelier argumenta que “El tema del arte, en especial la música y la pintura, es el pretexto de Kevin Guerrero para hacer de sus diálogos el cauce de valoraciones, intuiciones y conceptos de asuntos diversos y motivos de inspiración de una obra concebida para fraguar un pensamiento y exaltar un sentido.” Después de las palabras de “Don Bruno” es muy poco lo que yo puedo agregar. Entretanto debo recordar que nosotros siempre hemos apoyado a los escritores jóvenes y maduros que comienzan, al margen de los altibajos de cada producción intelectual. ¡!Sea!!

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América