¿DE UN PEDAZO DE CARBÓN?

ZV
/ 1 de agosto de 2022
/ 12:28 am
Síguenos
01234
¿DE UN PEDAZO DE CARBÓN?

Más

TRABAJA duro en conseguir por lo menos una cosa –otra de las 12 reglas de Peterson en “Más Allá del Orden”– y verás lo que pasa”. En otras palabras, “Comprométete verdaderamente con una meta y te encantarán los resultados”. “Imagina que tienes un trozo de carbón en tus manos, del que se encuentra en las profundidades de la tierra, oscuro, sucio y quebradizo”. “Al aplicar calor y presión intensos, algo sorprendente sucede. Los átomos de carbono se reorganizan en una estructura cristalina estable y con tiempo y paciencia ocurre algo fascinante: un diamante”. “Una hermosa gema destellante de lustroso brillo, universalmente valioso”. “El estrés de una intensa actividad geológica puede transformar una sustancia común en una extraordinaria”. “Un principio que también se aplica a las personas”. “Trabajar duro no siempre es fácil”. “Es más cómodo vegetar en un sofá que someterse a un régimen diario de ejercicios”. “Esta desconexión entre el deseo y la acción se debe a profundos impulsos psicológicos”. “Afortunadamente, no es un estado permanente”.

Según los psicoanalistas, nuestro amor por la satisfacción a corto plazo proviene del “id”. “Esta parte de nuestra psique aloja nuestros deseos físicos, nuestros sentimientos caóticos como la ira y el miedo”. “Cuando estas fuerzas anulan nuestra mente consciente o “ego”, es difícil mantenerse motivado o perseguir intenciones más elevadas”. “Pero si persistimos en una meta, podemos vencer esas fuerzas más volátiles y caóticas”. “En el proceso, iniciamos un ciclo virtuoso que produce muchas recompensas”. El trabajo difícil, el resultado y las metas logradas producen satisfacción. “El autor mientras hacía su doctorado notó cómo él y sus compañeros de clase mejoraron sus vidas estudiando largas horas en la biblioteca”. “Manteniéndose disciplinados, mejoraron sus habilidades de escritura, sus habilidades sociales y su organización mental. El proceso les dio una inmensa sensación de satisfacción psíquica”. El símil con el diamante es que, al aplicar su energía de manera enfocada, estaban unificando productivamente todas sus fuerzas psíquicas”. “Sí, sus id todavía tenían elementos de agresión, miedo o ansiedad, pero con la práctica, habían aprendido a canalizar esos elementos hacia su trabajo”. “En lugar de arremeter sin rumbo fijo, luchaban por un objetivo”. Ahora pasamos al período de interacción. El “ressentiment” es una reasignación del dolor acompañado de un complejo de inferioridad. El mecanismo de defensa consiste en buscar un chivo expiatorio externo al que culpar por el fracaso propio. “El ego crea la ilusión de un enemigo, una causa a la que puede trasladar la “culpa” de su propia frustración. Por lo tanto, uno no se siente frustrado por un fracaso de uno mismo, sino que traslada la culpa a un “mal” externo”.

Mensaje de un lector: “Difícil no autoevaluarse leyéndolo, los últimos mueven cimientos. No obstante, los he disfrutado, palabra a palabra. Los leo en el impreso. Siempre he pensado que en papel se lee de otra forma, más cerca del alma”. Otro lector: “Cada mañana espero esa taza de café, si NO la bebo me siento “desconcentrado”; ¡coincidencia!, lo mismo me sucede si NO leo los editoriales de LA TRIBUNA; PEOR ahora enriquecido con la participación del “colectivo” del Sisimite y el juicioso Winston”. Otra lectora: “La hondura y cultura del sisimite hace cada vez más valioso este editorial”. Otra opinión: “Quedé pensando que ya de por sí, el resentimiento es un deporte nacional, exacerbarlo es una locura, pero es el signo de los tiempos en este siglo de las víctimas”. Otro aporte: “He leído y releído este artículo, mi viejo maestro, en su clase de filosofía del derecho decía: hoy, vamos a “filosofar” para acercarnos a la verdad, y nos hablaba de los clásicos: Immanuel Kant, Baruch Spinoza, Friedrich Hegel, JJ Rousseau, pero también citaba entre otros al filósofo y Premio Nobel de Literatura Bertrand A. Russell”. “Así me he sentido con “ressentiment”; los de la época en buen castizo dirían, que hablamos ‘paja’”. Dos comentarios más: “La regla número 6 me parece clave. Winston un genio, con razón se entiende con el Sisimite”. “La verdad, no pierdo mi tiempo con redes sociales, ni escucho noticias, ni nada que perturbe mi paz espiritual; gracias por compartir, disfruto los editoriales, más ahora”. (El de manos diligentes gobernará; –el Sisimite, de Proverbios– pero el perezoso será subyugado”. Y Winston que no se queda atrás: “Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán”).

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América