Controvertido servicio de médicos cubanos en el extranjero

MA
/ 4 de agosto de 2022
/ 12:14 am
Síguenos
01234
Controvertido servicio de médicos cubanos en el extranjero
Preocupante violencia contra las mujeres en Centroamérica

Más

José Rolando Sarmiento Rosales

Ahora cuando se vuelve a hablar de la contratación de médicos cubanos para prestar sus servicios en Honduras, el argumento de mayor valor es que irán a recónditos lugares del país, adonde supuestamente no quieren llegar los médicos hondureños porque no existen suficientes comodidades, además de estar ubicados a distancias muy lejanas de los centros urbanos y de difícil transportación, como por ejemplo los municipios y aldeas del departamento de Gracias a Dios, adonde si seguramente lo han hecho y lo harán los médicos provenientes de la isla caribeña.

Nos mueve a escribir y cuestionar tal decisión del gobierno, en primera instancia por las protestas que surgen de los profesionales agremiados en el Colegio Médico de Honduras, cuando existen miles de médicos desempleados en el país en busca de una plaza en las dependencias y unidades regionales de la Secretaría de Salud, a los que no se ha convocado para optar a esos centros de salud rurales alejados de la capital, para conocer si es cierto o no, que aceptaran o no, ser enviados a esos lugares, como si seguramente ocurrió en el pasado, cuando llegaron las brigadas cubanas al país.

En diferentes oportunidades escuchamos versiones de los profesionales nacionales sobre las capacidades de los doctores cubanos, sí que los especialistas estaban debidamente preparados para ejercer la medicina, por ejemplo los traumatólogos y los cirujanos, con experiencias ganadas en la guerra de Angola, en África, acompañando a las tropas expedicionarias enviadas por el gobernante Fidel Castro y su hermano Raúl, en su condición de jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias; pero quejándose de la falta de preparación de los médicos generales, cuyo pensum académico de estudios es mucho menor que el de los médicos generales hondureños.

A todo esto se suman aspectos relacionados con los derechos laborales y humanos de los brigadistas, que no reciben todo lo que pagan los gobiernos contratantes, porque la mayor parte va a beneficio del gobierno revolucionario de la República Socialista de Cuba, lo que ha dado lugar a que muchos de sus integrantes inconformes con tal tipo de explotación, han desertado y se han quedado en los países donde prestaron sus servicios dejando abandonadas a sus familias en la isla, y no pudiendo regresar para reunirse con ellas, o por el temor de represalias y no dejarlos salir de su país, mucho menos a colocarse puesto que el Estado es dueño de todo. Estas situaciones anómalas se revelan en una publicación del medio sudamericano INFOBAE, intitulada: “Esclavitud moderna: el enfermizo negocio de los médicos cubanos”, escrito bajo responsabilidad de Arturo McFields Yescas, exembajador de Nicaragua ante la OEA en Washington.

“Según parlamentarios europeos, el 80% del dinero “solidario” ganado con el sudor de los médicos acaba en manos del régimen de la isla, que lleva 63 años en el poder y ni una sola elección libre. Aunque por décadas las brigadas cubanas eran vistas como un modelo “humanitario”, en años recientes ese antifaz se ha venido al suelo. La vicepresidente del Parlamento Europeo, Dita Charanzová, manifestó que el trasiego de médicos cubanos representa una especie de esclavitud moderna que violenta los derechos humanos. “Viola la legislación internacional del trabajo y perpetua un sistema de explotación y separación de familias”. La parlamentaria indicó que más del 80% del dinero “solidario” acaba en manos del régimen de la isla, que lleva 63 años en el poder y ni una sola elección libre”.

“Se necesitan dos para bailar el tango. La diplomacia de batas blancas ha crecido gracias a un régimen que explota los derechos laborales de sus ciudadanos y otro que está dispuesto a financiar las estrategias de la dictadura más antigua de las Américas. El pueblo cubano también paga el precio. Encontrar un especialista médico en Cuba es como encontrar una aguja en un pajar. Una puñalada a nuestros médicos. Al importar médicos de la isla no solo oxigenamos financieramente a un régimen criminal y antidemocrático, sino que les cerramos las puertas a nuestros propios médicos que necesitan empleos, salarios dignos y capacitarse en nuevas áreas de especialización sanitaria.

Prioridades al revés. En países presuntamente “zurdos” como Nicaragua y ahora Honduras, se siguen priorizando a los médicos cubanos por encima de los mal pagados galenos nacionales. Cada embarque de médicos cubanos forma parte de la diplomacia castrista que por más de 60 años ha servido para perpetuar el mito o leyenda urbana de que en la isla están los mejores médicos del planeta. Falso”. Según datos del Ministerio de Salud de Cuba, las brigadas médicas han prestado servicio en 165 países con más 605,698 “colaboradores”.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América