Comisionado (r) Jorge Carías Velásquez: “Una vez dije que nos deberíamos ir todos”

MA
/ 6 de agosto de 2022
/ 12:29 am
Síguenos
01234
Comisionado (r) Jorge Carías Velásquez: “Una vez dije que nos deberíamos ir todos”

Más

El comisionado (r) Jorge Carías analiza la complejidad de la seguridad pública, como testigo directo, desde 1975, cuando su madre lo obligó al servicio militar para corregirle sus rebeldías de adolescente. Sin ser el más mediático, formó parte de los polémicos directorios que se sucedieron José Luis Muñoz Licona, Ricardo Ramírez Del Cid, Juan Carlos “El Tigre” Bonilla, Félix Villanueva y Ramón Sabillón, actual ministro de Seguridad. Fue precisamente por ese tiempo, en 2014, cuando el ojo del huracán estaba sobre la cúpula de los primeros tres por supuestos vínculos en crímenes de alto impacto y el narcotráfico, que decide retirarse. Poco habla de esta etapa oscura -es peligroso, aclara- pero expone con claridad el gran problema de la violencia del país: Cultura y politización. “Vivimos en una sociedad de la muerte, 100 mil homicidios en 20 años, quién nos puede ver cómo gente normal”, recalca este exjerarca policial, con una hoja profesional envidiable -carabinero de Chile y el primer policía hondureño graduado en el FBI- y una estirpe familiar para escribir un libro: Uno de sus abuelos mató al otro por política, es sobrino del dictador Tiburcio Carías Andino y de Armando Velásquez Cerrato (AVC), el caudillo militar que quiso derrrocar por sí solo al expresidente Ramón Villeda Morales en 1959.

–¿Cómo llegó a la Policía?
Hay una historia muy larga, pero la verdad que había mucha sangre tanto por el general Tiburcio Carías Andino, como, por mi tío Armando Velásquez Cerrato (AVC), hermano de mi abuela.

–¿Se equivocó su tío al intentar derrocar al presidente Villeda Morales?
En realidad, siempre hay encuentros y desencuentros en la historia, para unos fue un traidor, pero en las filas de las Fuerzas Armadas, una buena parte, no le ve así: él tenía un pensamiento libertador, su carrera militar no se puede desconocer.

–¿Quién estaba detrás de él?
Él fue muy independiente de su pensamiento, es lo que yo sé, disculpándome con mi prima Fabricia, su hija, quien ha de tener la mejor versión de mi tío Armando.

–¿Cuál es su parentezco con el general Carías Andino?
Por mi abuelo paterno, el famoso Calixto “El Tunco” Carías, el general de los generales de Carías.

–¿Entonces usted entra a la Policía motivado por sus antepasados?
No. En enero de 1975, llego al portón del Primer Batallón de Infantería cumpliendo una orden de mi mamá, la abogada Luz Velásquez Medina, QEPD.

–¿No lo aguantaba?
Seguro. Le había perdido un año en el colegio y el 24 de diciembre me dijo: vas para el batallón, hijo. ¡Entendido, madre! Tenía 16 años.

–¿Fue duro?
Claro, se imagina para un muchacho que venía de dormir en una cama Simons, a dormir en unos alambres con 300 reclutas más y sin agua en ese batallón.

–¿Compañeros famosos?
Ninguno, porque al año salí a terminar mi bachillerato al Guillén Zelaya, regresé después, buscando una beca quería estudiar arquitectura, pero me salió a Chile. Soy egresado de la Escuela de Carabineros de Chile, junto a “Pepe” de la Cruz Gallegos, mi hermano del alma, los únicos hondureños de la promoción de 1981-1983.

Jorge Carías

–¿Conoció al general Pinochet?
Claro, él estuvo en la graduación.

–¿Cuánto ha cambiado la Policía con respecto a sus inicios?
Ha pasado de todo y lo mismo al país, la sociedad ha tenido cambios sociales de todo tipo y todo eso ha incidido en lo que es hoy. Son 50 años desde entonces.

–Cada día la gente cree menos en la Policía, ¿qué pasará?
Tenemos un problema de desconfianza geneneralizada de unos con otros, no nos queremos, tenemos casi 100 mil muertos en los últimos 20 años, qué sociedad del mundo nos puede ver como gente normal, somos una sociedad de muerte.

–¿En qué se ha fallado?
Hoy en día puedo decir que son las normas. Una institución encargada de cumplir la ley con normas débiles se vuelve débil y luego vienen las deciones políticas que se toman de manera vertical.

¿Fue un error eliminar el servicio militar?
Mire, todos esos cambios requieren estudios científicos, porque el servicio militar todavía es obligatorio en Estados Unidos, Francia, Japón, Rusia, Israel. En aquel entonces, el 50 por ciento de los jóvenes que no trabajaba o no estudiaba, tenía como opción el servicio militar, hoy ese 50 por ciento es un semillero más fácil para la descomposicion social.

–En estas depuraciones se cambió hasta el uniforme y los resultados son los mismos … ¿cambios cosméticos?
Una vez dije que nos deberíamos ir todos y regresar los que cumpliéramos los requisitos de nuevo. La palabra depuracion es peyorativa, ofende, hasta cierto punto, depuradores impuros no pueden hacer un trabajo perfecto, tendría que haber sido Dios el único depurador. Tampoco estoy señalando a nadie.

En Camboya como observador de paz de la ONU.

–¿Usted fue depurado?
No. En el 2014 solicité mi retiro. Soy de la Quinta Promoción, con Ramón Sabillón, el actual ministro, Felix Villanueva, Ricardo Ramirez Del Cid, y otro. Era parte del directorio Juan Carlos “El Tigre” Bonilla y luego, entra Sabillón, ahí me retiro.

Se retira precisamente en plena crisis… ¿sabía algo de lo que se venía?
Me retiré por varias razones, que en cualquier momento las podemos platicar, no tiene caso traerlas, es hasta peligroso. Fue una decisión sabia, personal, difícil, me faltaban seis años de servicio y hasta aspirante a director.

Toda su promoción ha sido cuestionada… ¿se fue por eso?
No todos fueron cuestionados, Sabillón, Villanueva, Mejía Alvarenga, Oliva Acosta y otros más, solo que unos tomamos un camino y los demás otros, cada quien toma sus propias decisiones.

Cabe decir que en ese período sucedieron crímenes de alto impacto como el de Landaverde, el zar antidrogas, el hijo de la exrectora y fiscal de oro… ¿cómo califica esta etapa?
Lo llamo como el pico más alto de la criminalidad, con la tasa más alta, la acumulación histórica de la crisis de la institución, pero, también en 2011 se toma la decisión de los procesos de reformas o depuraraciones como le llaman.

–¿Está de acuerdo que regresen los depurados?
El que está en su derecho, que le atiendan el derecho, pero con un proceso nuevo, si yo quisera regresar debo llenar esos requisitos como condiciones físicas, éticas, en fin.

–¿Qué tanto afectó las injerencias políticas?
Veo la política como la esencia de resolver los problemas, pero cuando usted antepone la persona a la ley, es difícil; ninguna persona debe estar por encima de la ley y de las instituciones. Entre más apolítica es la institución, mejor.

–¿Qué tanto permeó el narcotráfico a la Policía?
Todas las instituciones fueron permeadas, todas, partidos, militares, empresarios, porque es un poder económico paralelo.

–Casi siempre, los jueces terminan soltando a los capturados, ¿por qué?
Es que el sistema de justicia funciona en sus niveles, hay independencia de los jueces y respeto al debido proceso.

–¿Por qué no acaban con la extorsión?
Es un problema muy complejo, es bonito ver esas películas donde se resuelve todo en laboratorios bonitos, pero aquí es un problema cultural, de valores.

Dicen que la Policía está detrás…
Debe probarse y meter preso al que salga involucrado.

–Estos cursos “exprés” para formar policías, ¿son buenos o malos?
Mire, yo estudié en la Academia del FBI y ahí se forman en seis semanas, pero entran con nivel universitario y después de estudios de sus perfiles, algunos tienen ocho años quieriendo entrar. Lo esencial es que el policía sea ético y de ellos hay muchos, los malos son pocos.

–¿Le ve futuro a la policía comuntaria?
Siempre y cuando se involucre a la ciudadanía y haya voluntad del gobierno va a tener éxito. Yo no puedo como policía ir a poner un poste de luz donde hay oscuridad, ni llevar a los niños que no van a las escuelas.

–¿Está asesorando al gobierno?
No, soy un profesional de las ciencias policiales, abogado, y terminado mi doctorado en seguridad humana.

En su graduación como carabinero de Chile.

–¿Está funcionando la política de seguridad?
Mire, hay estrategias, tiene que funcionar, no podemos caer más abajo de lo que estamos. El 80 por ciento de los homicidios se han cometido con armas de fuego en los últimos 20 años, se debe comenzar por analizar ese fenómeno.

No lo tome a mal, lo veo más de escritorio que operativo…
Soy carabinero de Chile, mi primera asignación fue como jefe de la posta del Cementerio General, después subjefe de Belén, La Granja, el Core 7, Subjefe en SPS, jefe de Interpol, el primer policía hondureño egresado del FBI, observador de la ONU en el Sahara Occidental, ahí se lo dejo.

ÉL ES…

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América