¿DETRACTORES?

MA
/ 6 de agosto de 2022
/ 12:25 am
Síguenos
01234
¿DETRACTORES?

Más

YA varias semanas atrás, decidimos abrir un espacio de interacción en este foro de opinión. Una especie de plática con lectores, publicando algunos de sus comentarios. Eso sí, haciendo uso del idioma, de las palabras. No como los zombis robotizados a su adicción que prescindiendo del abecedario socializan con “emojis” y pichingos. Así, sin lo incómodo de deletrear, comunican sus estados anímicos. Pulgares hacia arriba o hacia abajo –haga lo que guste con el dedo– caritas felices, pensativas, empurradas, risueñas, apagadas, lagrimosas, fastidiadas, aturdidas, sonrojadas, endemoniadas, coquetas, coléricas, iracundas; antebrazos mostrando músculo o el pellejo flojo; manitas pegadas para bendecir; orejas como símbolo que te oigo pero no escucho, signos de exclamación, “¡oh, my God, qué maravilla!, o de interrogación, dando a entender, recibí el pichingo pero no te comprendo; en fin, todo el surtido iconográfico para no tener que usar el alfabeto. Una extraordinaria regresión a la pintura rupestre de neandertales. O si se trata de memes y de “stickers”, a la escritura jeroglífica de los egipcios, allá por 3200 a.C., de los dibujos en las paredes. Vaya ironía. La era de los grandes avances tecnológicos en las comunicaciones, solo para retroceder a épocas remotas de la prehistoria.

Algunos comentarios contienen frases elogiosas que decidimos no omitir dando la siguiente explicación: Ahora bien, nada se pierde con incluir algunos cumplidos de gente buena y de amigos para medio equilibrar la amargura en las redes de los rociadores de odio –incluso difundiendo fotos viejas como “chica vencida”– sobre todo de quienes resienten que se le haga un bien al país. Sin embargo, un viejo amigo –no cabe la menor duda que con toda buena intención– manda la siguiente recomendación: “Solo los piropos ponés; deberías incluir a algún detractor para medio balancear”. No deja de tener razón si la intención fuese desvirtuar que no se trata solamente de lisonjear. Sin embargo, la remisión de los editoriales se hace al denominado “colectivo” de amigos, conocidos compañeros y “camaradas”, que tenemos entre los contactos del celular. El colmo sería –si para eso bastan y sobran las redes sociales– que tuviésemos los números telefónicos de detractores y, de haber algún infiltrado en la lista, caer en el absurdo de obsequiarle un editorial. Así que, evacuada la inquietud anterior, ¿qué les parece que siga la procesión?: Un lector comenta: “Es importantísima la catarsis como una fase previa al diálogo que busque el bien”. “Porque entre los consensos y disensos, para dejar de ser solo blanco o negro, los ciudadanos necesitamos matices grises que signifiquen conversaciones y diálogos de entendimiento”. “Donde la catarsis sea parte del proceso, porque entonces ¿cómo sentar dos personas molestas entre sí, si antes no hay catarsis?

“Precioso editorial –escribe otro lector– que me hizo recordar la infancia que viví en la Colonia Kennedy; 9 años tenía cuando por primera vez supe de las comodidades de la ciudad”. “No teníamos TV; apenas una radio en donde escuchábamos las aventuras de Kalimán a las 6 de la tarde; con mi padre y mis hermanos rodeábamos una mesa de pino y yo dejaba divagar mi mente pensando en que un día conocería los lugares por donde él andaba”. “Cuando el magistrado JMPM me seleccionó para ir a un seminario a Lima, pensé que era la oportunidad de conocer Machu Picchu”. “Así pasó y para mí fue como tocar el cielo porque esa fue la primera vez que andaba en avión”. “Dios bendiga a mi mentor en lo ignoto donde él se encuentra”. “Y a usted muchas gracias por todo lo bueno que sin proponérselo hace por mucha gente”. Una lectora: Bíblico lo que dice el Sisimite, “No hagas a los demás lo que no deseas te hagan a ti”. “Sin embargo, no estoy de acuerdo con Winston: “No hagas a los demás lo que deseas para ti”. “Contradictorio”. (Pues bien, Winston solo cita a Bernard Shaw y la frase exacta es la siguiente: “No hagas a los demás lo que deseas para ti; los demás pueden tener gustos diferentes”).

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América