Enfrentando el “asesinato”

MA
/ 6 de agosto de 2022
/ 01:05 am
Síguenos
01234
Enfrentando el “asesinato”
La reelección es ilegal

Más

El asesinato es el delito más horrendo que se puede causar en la sociedad, es el que causa más escozor, es el evento del que más se protege el individuo, el humano. El acto premeditado de cegarle la vida a un ciudadano, tiene trascendencia perjudicial permanente en las comunidades. Extinción de familias, de empresas, de trabajadores, de líderes, menores en desamparo, viudas a la intemperie, para mencionar algunos efectos. El flagelo hay que enfrentarlo, pero con servidores públicos acertados, preparados y dispuestos a realizar el oficio para el cual están nombrados y contratados. No es la investigación sobre el comercio de bienes de origen ilícito, ni la identificación de los fenómenos sociológico-criminológicos, el norte que debe seguir la administración pública del sector seguridad, es el asesinato en sí mismo, el punto de inicio de toda investigación, son las técnicas criminalísticas de aplicación inmediata las que debe priorizar el Estado.

Después de los últimos crímenes cometidos en este país, considero que se están imponiendo los mismos criterios erráticos, que garantizan el devenir de costosísimos juicios cuyas resoluciones y sentencias seguramente van a acentuar los daños traumáticos de las victimas sobrevivientes.

Es increíble que aun profesionales de la abogacía desconozcan la cadena de responsabilidades de los operadores de justicia. Ahora que está en la mesa la discusión del nombramiento de autoridades judiciales, se está relacionando las atribuciones de estas autoridades, en la solución de estos sucesos violentos que suceden diariamente a lo largo y lo ancho del territorio nacional. Qué actitud más desorientadora.

Hecho que también nos llamó la atención es la comparecencia de autoridades policiales informando que ya habían descubierto que fue un grupo de hondureños organizados para el crimen, los autores de la última masacre. Pero que uno a uno los iban ir capturando. Toda la sociedad hondureña los vio casi en directo. (Los asesinos otorgaron al llegar un periodo “de gracia” dando tiempo a los organismos de seguridad para que actuaran).

Con los recursos actuales de los entes de seguridad, antes de que la oscuridad abandonara la capital, los hechores debieron ser capturados “infraganti”, la Fiscalía de turno en menos de la hora hubiera preparado los “requerimientos fiscales”, lo digo en propiedad porque fui operador de justicia. Comparecí en audiencias en que todos los participantes conocíamos en detalle los hechos criminales, pero había que seguir las formalidades de los procesos, seguir juicios costosísimos para el erario público. En este último hecho solo se necesitaba de las actas de captura con lectura de derechos, acta de inspección a la escena del crimen, acta de decomiso de algunas evidencias y actas de levantamientos cadavéricos, eso no requería ni medio día de trabajo. Sugiero, que policía preventivo o de investigación que no esté comprometido en su trabajo dé un paso al costado, y releve sus responsabilidades a ciudadanos que se comprometan con el desarrollo de estas responsabilidades prioritarias del servicio público hondureño.

José Manuel Izaguirre
Abogado Notario
Id. 0801-1955-00303

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América