Saldrá más cara la medicina que la enfermedad

MA
/ 6 de agosto de 2022
/ 01:00 am
Síguenos
01234
Saldrá más cara la medicina que la enfermedad

Más

Carlos Medrano
Periodista
carlosmedrano1@yahoo.com

El pretender solucionar una problemática tan complicada como el tema de la energía eléctrica en Honduras al puro estilo de los pendencieros y con una pistola en la mano en contra de los generadores es un grave error y podría salir más cara “la medicina que la enfermedad”.

El gobierno de la Presidente Xiomara Castro ha iniciado un arriesgado proyecto de “renegociar” los contratos de generación de energía eléctrica ya existentes por considerarlos “costosos”, poniendo en precario el Estado de derecho, la legalidad y la imagen que quedará después de este espinoso plan.

Las demandas en contra del Estado que se podrían derivar si se toma una decisión unilateral y se violan los preceptos legales ya establecidos en dichos contratos, serán multimillonarios, con altas probabilidades de perder por parte de un país que necesita hoy más que nunca sensatez, inteligencia y diálogo.
Para muestra un botón, la Empresa Nacional de Energía Eléctrica ENEE acaba de perder la no despreciable cifra de 710 millones de lempiras de una demanda interpuesta por Nacional de Ingenieros por daños y perjuicios ante el incumplimiento de contrato suscrito entre ambas partes y que tuvo su origen en el 2007.

El amenazar con pagar un “justiprecio” por plantas generadoras, mandar auditorías a las empresas térmicas y renovables (cuando toda la información está en la SAR, ENEE y Finanzas) y no pagar 14 mil millones que se les adeuda, forman parte de los grandes errores que se están cometiendo en perjuicio de los empresarios que sí han hecho bien sus proyectos energéticos.

Pero lo más grave de todo este asunto es querer “satanizar” a las generadoras que, pese a no tener un pago regular, han generado energía eléctrica de la que todos hemos gozado, cuando la problemática de la ENEE no descansa en esta “renegociación”, sino en corregir las pérdidas técnicas y no técnicas que tiene la empresa estatal.

Solo en lo que va del año, la ENEE o sea el pueblo hondureño ha perdido más de 8 mil millones de lempiras por no tomar al “toro por los cuernos”, entreteniéndose en “renegociar” contratos que apenas incidirá en el precio en apenas 5 centavos.
Si tienen pruebas de contratos que se suscribieron de manera dolosa, nadie está en desacuerdo que se demande y se soluciones legalmente este acto corrupto, pero que se haga dentro del marco de la ley, dentro del Estado de derecho y respetando lo firmado.

Corregir las pérdidas técnicas y no técnicas es lo que no generará aplausos inmediatos pero solucionará esta crisis energética, de modo que pónganse a trabajar en: corregir la corriente que fluye en las instalaciones eléctricas mediante equipos adecuados, castigar a quienes estén manipulando los medidores, quienes estén robando energía y quienes estén enganchando o evitando el medidor, corregir la carga para transformadores de instrumentos demasiado altas, lecturas incorrectas del medidor y reparar medidores defectuoso o que no están en la clase de precisión, entre otras pérdidas.

Quizá cause un efecto mediático el pelear contra la “oligarquía” y golpear a “los grupos de poder”, como saben decir estos actuales funcionarios, pero hay que tener claro que no están resolviendo el problema y como dice el Cohep están politiqueando cuando las elecciones ya terminaron y lo que se necesita es la solución a las complicaciones en las que encontraron a la estatal eléctrica.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América