Riesgo social en Honduras

MA
/ 8 de agosto de 2022
/ 12:18 am
Síguenos
01234
Riesgo social en Honduras

Más

Marcio Enrique Sierra Mejía

El advenimiento al poder del nuevo gobierno socialista o del castromelismo, en el sentido del calificativo político con que se le distingue, enfrenta el riesgo sin tener un plan estratégico para reducir, tanto el riesgo económico como también el riesgo social. Entiendo que el riesgo social implica daños que tienen su origen en causas sociales.

Resulta lamentable que este gobierno socialista que tenemos, estén más enfocados en imponer condiciones políticas para tener el poder absoluto del Estado, que en desarrollar acciones concretas para ir reduciendo el riesgo social.

Demuestran un caminar gubernamental contraproducente, emotivo y ambiguo en relación con las respuestas a las demandas reales que plantea la ciudadanía nacional, ante las debilidades sociales y los procesos que las agudizan, y no vemos acciones efectivas, para elevar la calidad de la protección social. Más bien, enfatizan un mayor interés en crear mecanismos de resistencia política que no propician el trabajo productivo, ni generan ingresos para vivir con mayor dignidad.

En seis meses de gobernanza en vez de darnos resultados políticos positivos, nos dan inseguridad e inestabilidad para atraer la inversión, asimismo, el riesgo social en vez de bajarlo, se va incrementando. El desempleo sigue machacando la esperanza económica de la gran mayoría de ciudadanos, las migraciones ahora diariamente son mayores, la protesta social es permanente y la violencia social ya no tiende a la baja, pero sí al aumento. En fin, la frustración, la desilusión y el sentimiento de engaño continúan dominando en nuestro ambiente ciudadano. Y si a esto le agregamos las consecuencias del cambio climático y los avatares de las lluvias y las calamidades que resultan: el país se ve subsumido en una lamentable realidad de rezago socioeconómico y cultural que no logramos encaminarlo hacia una salida. ¿Acaso ese es el propósito político final para lograr justificar la dictadura política socialista?

La inseguridad social, entendida como la falta de protección ante los riesgos, no ocupa la atención de las políticas públicas. Por el contrario, las ausencias de procesos de protección social, causan el resurgimiento de nuevos riesgos sociales y el empeoramiento de otros que, ya teníamos y no hemos logrado superar. Es por estas razones, por lo cual “el riesgo adquiere una connotación sociológica particular” (Sara María Ochoa León, 2014). El riesgo social, se convierte en una noción importante para el análisis sociológico porque tiene utilidad para entender por dónde hay que, emprender las transformaciones sociales en estos tiempos del neocolonialismo socialista. Ya no solo debe interesar analizar la situación de los riesgos sociales tradicionales, pero también, los modernos o nuevos riesgos sociales que, hoy por hoy, enfrentamos. Hay que tomar en consideración sus características distintivas.

Los riesgos sociales tradicionales que hemos venido atendiendo superficialmente tales como lo son las enfermedades, la pobreza y el desempleo; ahora también, se les deben sumar los riesgos modernos, asociados con el neoliberalismo y el resultado de la acción de los hondureños sobre su entorno y sobre la naturaleza, en el afán de progreso y de enriquecimiento futuro. El gobierno castromelista, desconoce francamente estos riesgos con precisión. Se lanzaron a gobernar sin tener una estrategia precisa de su existencia y probabilidad de ocurrencia, y solo admiten conocer los daños catastróficos que se extienden a nivel nacional; en consecuencia, no tienen la capacidad para evitarlos utilizando mecanismos apropiados para hacerlo.

Hasta el día de hoy el gobierno actual no ha hecho referencia al cómo va a abordar los riesgos sociales, tanto los tradicionales como los modernos, que han surgido por efectos de la globalización, de forma tal que exista un plan de abordaje para tratarlos. Por el contrario, están ejecutando acciones sin conocer las características de cada vertiente del riesgo, ni tampoco las diferencias sustantivas entre ambos procesos, que demandan la intervención de políticas públicas.

Los socialistas castromelistas tienen puesta la mirada en los procesos políticos para logra el poder absoluto del Estado, pero no en los riesgos sociales que enfrenta nuestra sociedad, concebida como una construcción social. Estos riesgos que poco a poco van alcanzando niveles catastróficos son ignorados. Y lo que han logrado en el poco tiempo que tienen de gobernar, es generar el riesgo del miedo, porque nos tienen expuestos a situaciones que no conocemos y que pueden ser muy dañinas, sobre todo, si no tenemos ninguna forma de protegernos y ninguna posibilidad de acción.

No caben las dudas, el riesgo social es el problema más apremiante que enfrenta la sociedad hondureña. El gobierno socialista, está generando relaciones sociales que agudizan la confrontación en una sociedad caracterizada por el incremento de la violencia, la pobreza y la falta de oportunidades de empleo y generación de emprendedurismo empresarial, debido a la forma en que se toman las decisiones, cuyos resultados son contraproducentes en un contexto social humillante.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América