EN MEMORIA DE UN CIUDADANO EJEMPLAR: JOSÉ RUBÉN BERNHARD COLINDRES

MA
/ 13 de agosto de 2022
/ 01:00 am
Síguenos
01234
EN MEMORIA DE UN CIUDADANO EJEMPLAR:  JOSÉ RUBÉN BERNHARD COLINDRES

Más

Hay personas que dejan huella. Hablamos de la buena huella. Lu única que debería ser considerada cuando de exaltar a una persona se trata.

A veces, una persona que deja huella, no lo tenía contemplado como algo deliberado. No se propuso realizar grandes hazañas en su vida. Simplemente decidió hacer bien las cosas en su existencia. Ser un buen hijo, un buen hermano, un buen padre, un buen ciudadano y un buen amigo. Eso sí puede considerarse un buen propósito de vida.

Si, a lo anterior, agregamos que esta persona decide poner en acción sus habilidades, los dones que Dios le otorgó, de manera consistente, continua y responsable, estamos hablando de una persona que, inevitablemente, dejará huella.

Tal es el caso del ciudadano JOSÉ RUBÉN BERNHARD COLINDRES, nacido en Comayagüela el 3 de diciembre de 1932 y fallecido en Tegucigalpa el día 4 del presente mes de agosto. Fue hijo de dos valiosos hondureños: el maestro constructor don CARLOS BERNHARD Y SU ESPOSA doña AMELIA COLINDRES. Me tocó en suerte conocerlos y establecer una estrecha y sincera amistad con ellos, así como con MARTHA, la hermana de RUBÉN.
Don “CHALE”, le llamábamos sus amigos al padre de RUBÉN. Fue un obrero muy calificado en el ramo de la construcción. También un ciudadano ejemplar, luchador por las causas de la libertad y la justicia social. Fue en estas lides que se conoció con mi padre, OCTASIANO VALERIO. Los dos sufrieron persecución y cárcel en los años de la dictadura de Tiburcio Carías Andino y aún durante el gobierno de Juan Manuel Gálvez. Ambos fueron fundadores del PARTIDO DEMOCRÁTICO REVOLUCIONARIO HONDUREÑO.

Rubén se desempeñó en varias ocupaciones. Comenzó como conserje en la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa y otras instituciones. Pero su gran vocación fue la mecánica de cajas registradoras. Don VÍCTOR DE GROTTE, representante en Honduras de la famosa marca NATIONAL CASH REGISTER, lo contrató y envió a México a que se especializara en el montaje y reparación de tan importante herramienta de trabajo en el sector bancario y en las empresas mercantiles, en general.

La capacidad técnica de RUBÉN en esta importante especialidad llegó al punto de que se le reconociera como el técnico en máquinas registradoras más capaz en Centroamérica. Algo de lo que jamás hizo aspaviento.
RUBÉN, con su timbrada voz, formó parte del Coro Polifónico que dirigió el profesor HÉCTOR GÁLVEZ, de quien también fue su alumno. También se distinguió como actor en varias obras de teatro. Su amistad con mi persona, se volvió más cercana, dada su gran inclinación por la música de los grandes maestros, que escuchábamos juntos con mucha frecuencia.

Yo pienso que en el caso de RUBÉN, jugó un papel determinante la genética. Era descendiente, al igual que otros brillantes hondureños, del eminente médico alemán Dr. CARLOS HUMBERTO BERNHARD, quien en la segunda mitad del siglo XIX vino a Tegucigalpa a ocupar la Primera Decanatura de la Facultad de Medicina de nuestra Universidad Nacional y a implementar un plan de estudios en dicha carrera, con los últimos adelantos científicos de su patria natal.

HAS DEJADO HUELLA PROFUNDA QUERIDO RUBÉN. ¡Tus hijos CARLOS, BRENDA, ERIKA, JOSÉ, GISEL, YURI Y tu esposa LORENZA, así como tus numerosos amigos, jamás te olvidaremos!

Tegucigalpa, M.D.C., 13 de agosto de 2022.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América