¡La vida en un hilo… y el poder divino!

ZV
/ 9 de septiembre de 2022
/ 12:02 am
Síguenos
01234
¡La vida en un hilo… y el poder divino!

Más

Por: Lic. Gustavo Adolfo Milla Bermúdez

La vicepresidente de Argentina, señora Cristina Fernández, su vida estuvo en un hilo, nuestro Dios Jesucristo la cubrió con el poder divino y, ella con su autorreflejo se cubrió con sus manos la cabeza. Dios la tenía cubierta desde el umbral de su casa. Solo nuestro Dios salva al hombre y cubre con su radiante luz de poder divino. Jehová puede tener una misión con ella, pues de hoy en adelante tendrá que cambiar su conducta de vida y darle gracias a su creador durante el resto de toda su vida.

Quizás ese amor con fe en Dios, ha espantado a la muerte, no ha dejado que la abrace la muerte. Pero el hombre sin Dios no es nada, la luz de Dios es eterna, quizás, infinita, allí viajamos desde lugares astronómicamente lejanos desde donde posiblemente nos observa nuestro Creador Divino. Yo siempre estaré con nuestro Señor Jesucristo porque su amor es más profundo que el mar.

En esa luz en que viajamos va todo nuestro amor, nuestra energía. La vida es al final luz, donde trasciende nuestro cuerpo. A lo mejor a nuestro propio planeta. Quizás en esa luz la confluencia que Dios nos da en la religión y la filosofía cristiana.

A los políticos de mi querida patria Honduras, les recomiendo que no se laven las manos con agua sucia, para que protejan su cuerpo y no les pase lo de la señora Cristina Fernández en Buenos Aires, Argentina. No le roben el fundamento de conciencia a nuestro pueblo, no irradien el odio con sus doctrinas cargadas de maldad, con el socialismo del siglo XXI envueltos en la bandera del partido “Libre” con una mancha negra que los cubre en la oscuridad. La alta corrupción, el robo, el abuso de poder y la impunidad son el detonante de la ola de asaltos y crímenes. Hoy tenemos turistas políticos, exfuncionarios cachurecos que van a Nicaragua y otros que regresan a través de indultos. Los pueblos se cansan de ver tanto desafuero de ladrones y por eso surgen casos como el que vivió la vicepresidenta señora Fernández Kirchner.

Disfruten las mieles del poder, beban finos licores y vino en grandes copas. Usen los más finos perfumes, luzcan en sus manos diamantes, zafiros y perlas, asimismo viajen a Miami a comprar trajes de hilo y cedas finas. (Antes se vestían de los sacos de la harina del “Gallo y la Rosa”, con la “ROSA” atrás y el “GALLO” adelante).

El hombre político se vuelve vanidoso y se sienta en lujosos sillones a sus anchas y, hace jolgorios como fiestas paganas, con banquetes y cerdos ahumados, manzanas y uvas. También bailan con música al estilo “reguetón a todo son”.

Hoy se toman fotos en los salones de Casa Presidencial y después las mandan a pintar y, las ponen en exhibición en los salones de la presidencia para que los puedan ver los visitantes de otros lares. Y nada les importa la ruina en que vive el pueblo. Solo les dicen “no hay dinero”.

A los que hoy están en poder se les olvidó que ayer andaban de rodillas pidiéndole al pueblo el voto y hoy no les importa mirar al pueblo vestido en harapos y madres pidiendo mendrugos de pan y niños muriendo en las calles por el dolor del hambre.

Hay tanta corrupción y abuso de poder, que el pueblo con su voto les otorgó el poder. Hoy son dueños y amos de las arcas nacionales sin más vergüenza y dignidad.

Los que más puede aportar por la energía del amor a la vida, es la luz inminente e infinita del universo. No soy un ser máximo, he luchado permanentemente con las penumbras, con la oscuridad que intenta invadirme, que nos rodea llenando los instantes de la muerte, donde ha irradiado y tratando de oscurecerme con las penumbras como relámpago de luz en el desierto.

Hoy más que nunca el mundo está amenazado en cada esquina y nos asecha la muerte, no estamos seguros ni en nuestras casas y el mal no respeta ni los templos de ninguna religión.

“A los políticos: cuiden sus manos y protegerán su cuerpo, o terminarán en la isla de Manhattan”.

E-mail: ga-milla@hotmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América