Un 15 de septiembre con reflejos de patria

ZV
/ 9 de septiembre de 2022
/ 12:05 am
Síguenos
01234
Un 15 de septiembre con reflejos de patria
¿Vuelven los oscuros malandrines del 80?

Más

Por: Óscar Armando Valladares

Otro 15 de septiembre -el 201 para ser precisos- está a siete días de conmemorarse, bajo un signo político diferente no solo en memoria de la efeméride proclamatoria de la separación de España, sino en el recuerdo de la caída de Francisco Morazán, 21 años después.

Correspondió al régimen reeleccionista, celebrar a su modo la “fiesta del Bicentenario” con un antecedente nefasto: la creación en 2013 de la Ley Orgánica de las ZEDE, que posibilitó al capital extranjero la compra del territorio nacional a iniciativa del presidente Lobo y del titular del Congreso, en ese entonces, Juan Orlando Hernández, poniendo al desnudo en 2021 este extremo vergonzoso: la antipatria aclamando 200 años de independencia con hipócritas bombos y platillos.

Superada a lo menos la sombra política de quien aguarda en Estados Unidos un penoso veredicto, el gobierno presente pondrá a prueba la reciedumbre del patriotismo que proclamó en su discurso inaugural la Presidenta Xiomara Castro, particularmente en el recordatorio de dos fechas históricamente relacionadas por sus hechos y protagonistas: el 15 de septiembre y el 3 de octubre, en las cuales descuella la figura tutelar del soldado rebelde y, en un plano discreto pero de abnegado apego, María Josefa Lastiri Lozano, su mujer. En este espacio hemos promovido el rescate reivindicatorio y justiciero de ambos compatriotas, quienes en alas de un compromiso compartido, depusieron sus bienes, sacrificaron el reposo familiar y expusieron sus vidas por la causa liberatoria del pueblo centroamericano. Francisco y María Josefa -raro caso de pareja destinada al heroísmo- ameritan constituirse en las columnas más altas del pensamiento y la acción renovadora de esta naciente administración pública. ¡Ojalá sea así!

En referencia a las palabras equívocas del viceministro de Educación, de eliminar la palabra “patria” -porque eso “viene a meternos en el espacio del patriarcado”-, en vísperas del 15 no vamos a sumar una gota a la lluvia de aguas negras que le han caído, sino más bien agarrarlo a “versazos” -como ingeniaba el poeta Rigoberto Predes- y remarcar el cuantioso empleo del término en páginas cívicas y literarias del país.

Careándose con sus enemigos, Morazán les endilgaba: “Cuando vosotros disfrutábais de una patria, no podíamos nosotros pronunciar este dulce nombre”. Muchos años después, Froylán Turcios hizo frente a la invasión de marinos, producida el 19 de marzo de 1924. Repitió en los editoriales del Boletín de la Defensa Nacional, expresiones como estas: “Cuando la patria se halla en peligro sentimos manifestaciones inmortales que nos elevan sobre las miserias y prejuicios”; “no dejéis sin patria a las generaciones del mañana”; o esta otra: “Que no marque nuestra conciencia el sello de la ignominia por haber cedido, en ninguna forma, a las dádivas del invasor y haber pactado sobre la eterna ruindad moral de nuestra patria”. Por tal conducta -dijo Medardo Mejía- Turcios “es digno de una estatua que en el futuro le levantará la patria agradecida”.

De Morazán cantaron nuestros bardos: “Padre de tantas patrias repartidas/ venero inagotable de heroísmos” (Rafael Paz Paredes); “Gloria a la sangre heroica en sacrificios, / holocausto supremo de la patria, ¡salve!” (Claudio Barrera).

“¿De quién hablo?/ De un gran hijo de esta patria” (Víctor Cáceres Lara); “Si hay más allá, mi General, espero/ que te adorne el ojal de la solapa/ un escudo con cinco pebeteros/ en campo azul, y vivas prisionero/ para no ver tu desunida patria/ en hipócrita torre de luceros” (Jorge Federico Travieso); “Presencia que no se antepone,/verdad que se ha poseído,/ dolor que se ha conquistado,/ eso para mí es la patria… Esto es Morazán desde sus pájaros,/ esto es Morazán desde la patria” (Clementina Suárez); “Este hombre sin pan, ese sin luces y aquel sin voz/ equivalen al cuerpo de la patria, a la herida y su sangre abotonada” (Roberto Sosa); “Patria: yo he sentido vagar en esos vientos/ que bajan de tus sierras cargando pensamientos/ de sol. Como yo, nadie te vive y te concentra/. Habita en ti lo mío, lo tuyo en mí se encuentra” (Alfonso Guillén Zelaya).

Que las dos efemérides -del jueves 15 venidero y del lunes 3 de octubre- tengan reflejos de patria, bajo el signo gloriosos del paladín mayor de nuestra flaca Historia.

coase2020@gmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América