Annarella Vélez, ministra de Cultura: “Nunca se habla de las próceras”

ZV
/ 10 de septiembre de 2022
/ 12:52 am
Síguenos
01234
Annarella Vélez, ministra de Cultura: “Nunca se habla de las próceras”

Más

En una revisión rápida de la historia de Honduras, la ministra de Cultura, Annarella Véllez, destaca muchos hallazgos relevantes de los que poco se habla en nuestras escuelas, comenzando por la cultura de los pueblos originarios y el papel invisible de las mujeres a lo largo de estos 201 años de independencia. Por eso, el plan de este gobierno, recalca, es refundar la cultura, volver a nuestras raíces y revisar los valores del modelo neoliberal, que, a su juicio, solo ha traído deshumanización, especialmente, en estos últimos 12 años. Nació entre libros y de un parto mellizo. Feminista hasta la médula. “Le pongo la “a” a todo”, subraya.

–Su año de nacimiento coincide con un vuelco importante en la historia de Honduras, ¿lo había analizado?
Sí, un año espectacular para Honduras y el mundo en lo político y lo científico, era los tiempos de las luchas femeninas, la caída de Julio Lozano Díaz y la antesala de la primera época democrática de nuestra historia con el gobierno de Villeda Morales.

–¿Se hablaban de estos temas en su casa?
En mi casa había conciencia de la historia, sobre todo, mi madre, que había estudiado en México, ella vivió esa lucha de las mujeres y me transmitió ese ambiente de igualdad.

–¿Incidió para que estudiara historia?
Sí, mi madre era una lectora, me prohibía esas novelas de Corín Tellado, yo leía las fábulas de la Fontaine y los hermanos Grimm.

–¿Cómo conoce a su esposo (el poeta Rigoberto Paredes?
Lo conocí en el ámbito universitario, él ya era un poeta reconocido y mi abuela decía que era más importante la inteligencia que el bienestar material. Nos casamos en 1986.

–¿Era familia era del historiador Lucas Paredes?
Todos los Paredes son familias, se instalaron en 1795 en Trinidad, Santa Bárbara, era de una familia endogámica que salió hasta el siglo XX de Trinidad, sobre todo, las mujeres, no les permitían casarse con hombres de afuera.

–Haciendo una revisión rápida de la historia, ¿hay hallazgos relevantes que no se han dicho?
Primero hay que decir que hay un gran desconocimiento de la historia de Honduras, por ejemplo, pocos saben quién era Uaxaclajuun Ub’aah K’awiil, 18 conejo, el décimo tercer gobernante maya o, KuKulcán, los grandes dioses de los mayas. No conocemos nuestros mitos de origen, como el relato del Popol Vuh, acerca de cómo surge la vida.

–¿Por qué no se enseña esa historia?
Hay que educar a los educadores, hace falta que nuestros educadores sepan más de la historia, que amen nuestra patria, que ahora llamamos matria, gracias a la poeta Blanca Guiffaro.

–¿Es válido ese concepto?
Sí, porque matria alude a la tierra y patria es un concepto bastante patriarcal. Hay todo un copceto de nuestros pueblos que conciben la tierra como madre, dadora de la vida.

–¿Entonces, no es nada descabellado lo que dijo el viceministro de Educación sobre este concepto?
No, para nada, creo que es un concepto muy válido para poder llamar la atención de que la tierra es la que garantiza la vida de la humanidad como la madre a sus hijos.

El viceministro también dijo que existió 19 Guatusa, después de 18 Conejo ¿había escuchado esto?
No, el último gobernador maya fue Yax Pac, el decimo sexto y último gobernante maya.

–¿Hay otras cosas en la historia que nunca nos contaron?
Pues, nunca se habla de las próceras, yo soy feminista, entonces, pongo la “a” en todo lo que puedo, y cuando me citan la RAE me baso en las leyes de nuestro país para hacer un lenguaje inclusivo.

–¿Y existieron próceras?
Por supuesto, por ejemplo, a José Cecilio del Valle, lo acompañó su esposa Josefa Valero y sus hermanas, Francisca y Manuela. Fueron extraordinarias mujeres que no se casaron y se dedicaron a cuidar a José Cecilio del Valle, junto con su esposa, desde su alimentación, sus atuendos, lecturas, sus haciendas, su familia y sus hijos, educadas también como el prócer. Entonces, yo me imagino a José Cecilio de Valle dedicado solo a leer y escribir, gracias a ellas.

–Pero ese papel de cuidar la casa, mientras ellos andaban en sus luchas no lo veo tan equitativo… ¿no es machismo?
Eran propio de la época, yo no lo voy a juzgar de acuedo a los valores actuales, porque así era la época, y por eso no le voy a decir machista a José Cecilio del Valle y sí las mujeres siguen haciendo ese mismo rol hoy en día, sí lo cuestiono.

–Plácido Domingo dijo que han cambiado los códigos morales y que cosas cuestionadas por el feminismo de ahora eran normales antes, ¿lo ve así?
Pero Plácido Domingo ya creció con una ley que prohibe todo tipo de discriminación y ahora no se puede andar tocando las piernas porque son insinuaciones, después de la segunda mitad del siglo XX, con la publicación del libro El Segundo Sexo por Simone de Beauvoir en 1949, las mujeres abrimos los ojos.

–¿El mes de la patria está bien celebrado?
El problema con nuestras celebraciones es que han estado signadas por las épocas, sobrevive el poder militar versus el poder civil republicano, con las bandas marciales y las niñas siempre han hecho el rol de muñequitas para los deseos de los hombres, que esas muñequitas no piensan, son un adorno, vacías de valores y de criterios, eso lo cuestiono.

–¿Las palillonas?
Correcto. Estoy de acuerdo que sus cuerpos no sean utilizadas y debemos inculcarles otras aspiraciones, que sueñen con ser artistas, pintoras, escritoras, científicas, pero ser madres, esposas y objetos de tradiciones, eso pasó a la historia.

–De 1980 a la fecha, ¿qué hemos logrado?
Vivimos un período de progeso lento pero seguro hasta 2009, hubo avances importantes, según yo, Manuel Zelaya Rosales hizo una lectura importante de la época. El golpe de Estado significó un retroceso, 12 años de desolación política y cultural, dicen que retrocedimos 50 años, yo, como historiadora, digo que fue más porque no funcionó la República con un presidente que dominó todos los poderes.

–¿Algún logro de estos últimos 12 años?
¿Logros? (se queda pensando), el retroceso fue tal que hasta la cultura se puso al serivicio para el enriquecimiento de unos pocos. No hubo una valoración de nuestros patrimonios. En un narco Estado, tiene que haber una pérdida de valores definitivamente, la realidad actual se ha vuelto muy compleja y por eso es difícil el proceso de transformación que estamos decidido hacerlo. Nosotros queremos refundar la cultura, pera servicio de la gente.

–¿Cómo halló esta secretaría?
Sí, estaban descuidas la salud y la educación, se imagina como estaba esta secretaría, si no importaba lo esencial, no digamos la cultura.

–¿Tenemos cultura?
Sí tenemos, pero hay que ponerla en su lugar, no ingnorarla, crear las instancias institucionales para conocerla, valorarla, divulgarla y que todos y todas podamos valorar nuestros pueblos indígenas y agrodescendientes, la cultura urbana y rural.

–¿Cuál es su plan?
En el Plan Bicentenario tenemos un componente dedicado a las culturas, las artes y los patrimonios de los pueblos, como nuestra ruta sagrada y vamos caminando en pos de esos lineamientos.

–¿Pero qué hará?
Fortalecer las escuelas de danza, teatro, música, estaban si maestros, imagínese que no había ni maestro de piano en el conservatorio, ya resolvimos eso, ahora vamos arevisar la infraestructura física y todo el pensun académico para ponerlo a tono con los tiempos actuales.

–Mucha gente no entiende eso de refundación, ¿lo puede explicar de manera sencilla?
Por refundación se entiende volver a nuestras raíces, rescatar nuestros patrimonios de nuestros pueblos originarios y la cultura de las ciudades y el ámbito rural. La refundación consiste en poner en revisión los valores del modelo neoliberal, que es absolumente deshumanizante, queremos volver a una economía que no va a desaparecer la iniciativa privada, pero sí esperamos un copromiso social que no genera una desigualdad tan grande como impera hoy.

–¿De acuerdo con las bodas gay y toda esta ideología de género?
El reconocimiento del matrimonio homosexual es un reconocimiento de los derechos humanos de todas las personas a elegir el comportamiento sexual, ningún derecho es más que otro, todos se deben respetar, esté o no de acuerdo y un país democrático no puede andar con chiquitas en esas cosas. Los derechos de la diversidad sexual son derechos humanos y nosotros los respetamos.

–¿Halló paracaidistas en esta Secretaría?
¡Uy!, gente que no hacía nada, un presupuesto de 200 millones de lempiras, cien para transferencias que no se las voy a mencionar, el resto para pagar salarios, le quedaba un millón para la cultura. ¿Se imagina eso? No puede ser.

–¿Cuántos despidió?
Todos.

–¿Cuántos?
Todos. Es que la dirección se clausuró y nació la Secretaría de las Culturas, las Artes y los Patrominios de los Pueblos de Honduras, algunos técnicos de relevancia han sido recontratados, pero el resto del personal fue liquidado.

–¿Café Paradiso?
Un sueño hecho realidad. Nació con la idea de que nuestros artistas se sintieran respetados, cómodos, queridos y ahí está.

ELLA ES…
Gloria Annarella Vélez Osejo nació en Tegucigalpa en 1956. Es historiadora, catedrática universitaria, ensayista, antóloga y promotora cultural. Es egresada de la UNAH con estudios de postgrado en la Universidad de La Plata, Argentina y en la de Barcelona.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América