Huele a podrido…

ZV
/ 10 de septiembre de 2022
/ 12:04 am
Síguenos
01234
Huele a podrido…

Más

Por: Blanca Moreno (*)

Una de las nueve mujeres que conformaron la Corte Suprema de Justicia (2002-2009), vislumbró que las reformas constitucionales para mejorar el sistema judicial, quedarían en sueños.

Se gastó una cantidad millonaria en el nuevo modelo y en la capacitación de personal. Una Junta Nominadora representada por diversos sectores participó en la selección y posterior elección en el Congreso Nacional del más alto tribunal de justicia. Se logró sí, más participación femenina.

Cabe destacar que en 1982, que Honduras retornó a la democracia, Edith Rivera de López se convirtió en la primera magistrada de Honduras. Luego Graciela Sevilla, terminó el periodo de un abogado.

Irma Violeta de Rosa fue jueza de la República (1998-2002). Se contaban en una mano.

En la entrada del nuevo milenio, por primera vez tuvimos una presidenta del Poder Judicial (Vilma Morales).Quince magistrados, 9 damas y 6 caballeros.

Una abogada que había sido magistrada en la presidencia de Carlos Roberto Reina (1994-1998), nominada por la sociedad civil; desafió el monstruo de la corrupción, cuyas cabezas serpenteadas se duplican con solo el amago de cortarlas. Conocía la necesidad de cambios estructurales y de la percepción que tuvo el embajador de los Estados Unidos, Cresencio Arcos quien citó: “la justicia es como una serpiente, que solo muerde a los descalzos”… caso de la normalista Riccy Mabel Martínez (1992).

Pero también se convenció que “una golondrina no hace verano” y desilusionada, por el “machismo femenino”, mejor renunció del honroso cargo, después derramar lágrimas de impotencia. Su nombre es Blanca Esmeralda Valladares.

La paridad es positiva, por la ancestral relegación y sumisión de la mujer. Pero más importante es la capacidad y honestidad, valores que deben ser requisitos “sine qua non” para los aspirantes.

La corrupción no tiene género y parece que los chismes y el machismo, tampoco. Las más duras críticas contra la Presidenta Castro, las hemos escuchado de su mismo género. ¡Qué pena!

Hoy más que nunca en Honduras cabe la frase referida a Dinamarca por William Shakespeare en Hamlet: “huele a podrido”. Y no solo por los “polvos blancos”…

(*) Periodista. Alfabetizadora de Adultos.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América