Conciencia y conciencia política

ZV
/ 12 de septiembre de 2022
/ 01:01 am
Síguenos
01234
Conciencia y conciencia política

Más

Por: Marcio Enrique Sierra Mejía

La derecha política para retomar el poder de gobierno en el 2025, debe entender la connotación de conciencia y conciencia política y aplicarlos en la lucha política. Ambos conceptos son inseparables. Y esto a propósito del proceso político que enfrentan actualmente, en el que las fuerzas de izquierda, les aventajan. En cierto modo, esto ocurre porque las fuerzas socialistas realizan un proceso de lucha política, más directamente relacionado con acciones en los que la ciudadanía, es involucrada cotidianamente.

Sin conciencia la conciencia política es nada, porque un ser consiente solo tiene conciencia política, si en el proceso real de su vida, la política es parte de ella. Como lo dijo Marx, la conciencia corresponde al ser consciente y el ser de los hombres es su proceso real de vida. No es nunca la conciencia lo que determina la vida real, sino que es la vida real aquello que determina la conciencia. Entonces, si un ciudadano que en su vida real no se involucra en la vida política, no puede tener conciencia política, porque es precisamente, vivir la vida política real, lo que le hace tener conciencia política. Dicho de otra manera, la lucha política es un proceso real en la vida del ciudadano, que le hace ser consciente del sentido político de sí mismo como persona y le lleva a tener conciencia política. Es decir, a la comprensión real de la posición de uno en la Historia. En esta línea de pensamiento, la economía política es lo que mueve la mente.

Sin embargo, esa manera de asumir ser consciente y tener conciencia política, no necesariamente, es la única forma de entenderla y aplicarla porque es la vía racional marxista, que al final, conduce a la lucha de clases y a la movilización política, en función del interés político del partido y de una forma de gobierno autoritaria sino de dictadura. Que no es lo que anhela la ciudadanía en general.

Realmente, en la lucha política que vive Honduras, en el presente tiempo histórico, la sociedad política hondureña también puede adquirir conciencia y conciencia política basados en valores, en la fe como contrapunto de la razón.

Para muchos hondureños, la mayoría de ciudadanos, es Dios quien está detrás del funcionamiento de la conciencia. Quienes así lo ven, “la conciencia es definida como parte de la psiquis humana que provoca angustia mental y sentimientos de culpa cuando la violamos, y sentimientos de placer y bienestar cuando nuestras acciones, pensamientos y palabras están en conformidad con nuestros sistemas de valores”. En el Nuevo Testamento, conciencia es “alerta moral” o “conciencia moral”. Es decir, que la conciencia reacciona cuando las acciones, pensamientos y palabras de uno se ajustan a, o son contrarios a, una norma de lo que está bien y lo que está mal”.

Mientras las fuerzas políticas de izquierda son afines con el pensamiento racional marxista de que lo que existe es conciencia de clase y, que los ciudadanos, son conscientes de pertenecer a una determinada clase social y pueden actuar socialmente en consecuencia en defensa de sus intereses. Las fuerzas de derecha, aceptan el concepto de conciencia del Nuevo Testamento, que es más individual en naturaleza e implica verdades importantes. Tales como que, la conciencia es una capacidad dada por Dios a los seres humanos para el ejercicio de la autoevaluación; las conciencias dan testimonios de la presencia de la ley de Dios escrita en sus corazones; y la conciencia, es como servidor del sistema de valores del individuo.

Un sistema de valor inmaduro o débil, produce una conciencia débil, mientras que un sistema de valores plenamente informado, produce un fuerte sentido del bien y del mal. El sociólogo Max Weber le da un lugar central a los valores y desarrolla el concepto de la conciencia moral. Y no acepta “el reduccionismo de la hipótesis central del marxismo, de darle primacía al factor económico para explicar al capitalismo”. Para Weber el capitalismo ha triunfado no debido a la plusvalía ni al maquinismo, sino a la eficiencia social de unos valores encarnados por la ética, protestante, que ha hecho del trabajo un estilo de vida que va mucho más lejos del puro elemento económico e impregna todas nuestras acciones.

mesm1952@yahoo.es

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América