El 911 y el mal precedente en contra de la empresa privada

MA
/ 13 de septiembre de 2022
/ 12:07 am
Síguenos
01234
El 911 y el mal precedente en  contra de la empresa privada

Más

Carlos Medrano
Periodista
carlosmedrano1@yahoo.com

Lo ocurrido a la empresa que construyó el Sistema de Emergencia Nacional 911 constituye un mal precedente en contra de la empresa privada; un golpe en contra del Estado de derecho genera inseguridad jurídica que al final tendrá consecuencias nefastas en contra del Estado hondureño.
Vamos a poner en perspectiva lo ocurrido, para que el pueblo hondureño interprete correctamente lo sucedido.
Número uno, a la compañía se le ahogó financieramente, ya que ninguna empresa podría soportar una deuda de 11 meses sin que nadie responda a ese compromiso, que nadie se responsabilice por dichos pagos y que lejos de pagar le indiquen que debe renegociar un contrato solo porque lo consideran muy costoso.

Por otra parte, la empresa realizó una importante inversión para garantizar que todo el equipamiento y servicios se prestarán con la mejor calidad posible y con las más novedosas y recientes plataformas tecnológicas, es decir, el Sistema Nacional de Emergencias 9-1-1 tendría siempre lo más nuevo del mercado con su respectivo soporte en todo el país, lo que garantiza una operación continua en beneficio de la población.
¿Bajo qué parámetros, comparaciones o antecedentes se determinó por parte de la presente administración que un contrato es costoso o barato? O en todo caso, no debió ser un juez o tribunal competente que dictamine o determine mediante un estudio de costos, de beneficios, que es oneroso o costoso para un país, ¿especialmente un proyecto que de esa magnitud?

En las naciones civilizadas y donde impera la ley, son los tribunales de justicia quienes determinan, por ejemplo, si una empresa violó preceptos establecidos en la Constitución, si tuvo prácticas monopólicas o si se benefició con alguna influencia de tipo política para su actividad empresarial.
Lo mismo ocurre con las empresas de generación de energía eléctrica, que, según esta administración, son los culpables de la quiebra de la ENEE por haber suscrito a precios costosos los contratos de energía eléctrica, comparándolo con el precio de generación en otros países. Es justamente el caso con el Sistema Nacional de Emergencias 911, cuyas autoridades señalan el contrato como “oneroso” o “leonino”, sin haberse tomado el tiempo ni siquiera de analizar qué sucede en al menos, el resto del continente americano, donde existen proyectos similares y que brindan seguridad pública y protección civil a sus ciudadanos, quienes al final del día, son los que pagan por las malas decisiones de quienes los gobiernan.

Es obligación entonces, que las autoridades y políticos que toman esas decisiones, las tomen fundamentados en análisis correctos y veraces, y que, pensando siempre en el bien común y en respeto a las leyes nacionales, no hagan daño a la gente ni a la empresa privada, reconociendo que esta, es la gran generadora de empleo que crea desarrollo.
Ojalá que el gobierno reflexione sobre lo que está haciendo y resuelva esta situación lo antes posible, porque mientras tanto, los índices de criminalidad se nos pueden ir de las manos.

Además, el no pagar sus obligaciones como gobierno dejará secuelas graves para la economía del país, pese a tener el dinero presupuestado ya en sus arcas, con el agravante de que actualmente se ha comprobado que la administración de la Presidente Xiomara presenta bajos indicadores de ejecución presupuestaria.
Pese a no pagar sigue exigiendo buenos servicios, oportunos y de buena calidad, lo que es un contrasentido, ser “caradura” y no tener el mínimo conocimiento de administración pública y economía.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América