Familias inician triste éxodo al quedar sus casas inhabitables

MA
/ 13 de septiembre de 2022
/ 05:25 am
Síguenos
01234
Familias inician triste éxodo al quedar sus casas inhabitables
En la colonia Guillén, numerosas casas quedaron con las paredes destruidas, luego que se derrumbaran tras las lluvias.

Más

Más de 200 personas fueron evacuadas de sus viviendas, con ayuda del personal de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC) y voluntarios, tras varios deslizamientos entre las colonias Suazo Córdova, Villa Delmi, Nueva Santa Rosa y la Guillén.

Cabizbajos y sin poder contener el llanto, habitantes con enseres domésticos al hombro, caminaban ayer por las calles agrietadas y entre los escombros de sus casas.

Según los reportes de las autoridades, al menos 50 viviendas son las afectadas en dicho sector, que ya se convirtió en inhabitable, por lo que los moradores fueron trasladados hacia tres albergues aledaños.

Los refugios se habilitaron de forma temporal para alojar a las personas que no tienen donde vivir, mientras que otras fueron llevadas a casas de sus familiares.

El colapso de las viviendas, producto de la filtración de agua, se produce de forma progresiva desde el fin de semana pasado y a medida avanza, va dejando los inmuebles hechos pedazos.

RIESGO AUMENTARÁ

Los habitantes desalojaron sus casas ante el peligro inminente, pues enormes grietas surcaron las calles debido a la falla geológica.

Desde ayer, en horas de la noche, se comenzó con el proceso de evaluación de las personas que abandonaron sus viviendas.

El ingeniero de la Unidad Municipal de Gestión de Riesgo, Dago Brizuela, explicó que se produjo un movimiento de la masa del suelo, fenómeno que se conoce como deslizamiento.

“Se está cuantificando el número de casas, por los momentos de los datos que manejamos hemos evacuado a 205 personas que se han distribuido en tres albergues y en casas de familiares que se les ha apoyado con el movimiento de sus cosas”, detalló.

Brizuela advirtió que “el número de casas afectadas puede ir al alza porque el suelo sigue moviéndose, se debe de evacuar a las personas en riesgo lo más pronto posible, como una acción de emergencia”.
“Ya la zona es inhabitable y estamos en tiempo de lluvias y uno de los factores detonantes del movimiento de masa del suelo es el agua”, indicó.

Los deslizamientos se generan en áreas, un bloque de la nueva Santa Rosa, un bloque en la colonia Guillén que se ha activado por las lluvias y otro bloque en la colonia Suazo Córdova.

“NOS CAMBIÓ LA VIDA”

Vecinos de la colonia Suazo Córdova no pudieron ocultar su tristeza al marcharse de las casas que tanto esfuerzo les costaron.

Una de las afectadas, Gloria Esperanza Sánchez, contó que “vivo acá desde el 1980, tengo 66 años, acá hemos estado con mi esposo y mi hija con sus hijos”.

“Mi casa toda se deshizo, nos cambió la vida de la noche a la mañana, no sabíamos qué hacer porque nadie nos apoyaba, el pastor de la iglesia nos apoyó, nos envió un carro”, manifestó.

Con tristeza expresó que “es triste perder las cosas de uno, por las cuales tanto ha trabajado uno; logré salvar algunas cosas, pero otras se perdieron porque estaba lloviendo en el fin de semana, nos salimos lo más rápido que pudimos, ya nos dijeron que no podemos habitar aquí”.

“Le pedimos al alcalde que nos ayude, aunque sea con un terreno que podamos ir pagando poco a poco, donde podamos vivir los últimos años”, suplicó Sánchez. (KSA)

OPINIONES

“El problema viene desde la Villa Delmi”

Uno de los afectados, Juan Carlos Sánchez, dijo que “el problema viene desde la zona que colinda con la Villa Delmi, desde que comenzaron a rellenar con una barbaridad de tierra, desde allí se comenzó a ver la falla, un deslizamiento de falla que no se le hacía caso y sumado a las lluvias”.

“También ayuden a nuestros animalitos”

Al haber perdido su vivienda, Doris Mendoza (53) expresó que “en la casa que dejamos, vivíamos seis personas; les pedimos a las autoridades que nos apoyen y que también ayuden a nuestros animalitos, que les abran un albergue porque en muchas de las viviendas también tenemos mascotas”.

“Se escuchaba tronar, salimos corriendo”

Brenda Mendoza (50), otra de las personas damnificadas, dijo que “hemos perdido todo, vivimos en la Guillén desde hace 24 años, cuatro personas quedamos prácticamente en la calle, le pedimos a las autoridades que vengan a ayudarnos, nosotros queremos que nos den una casa”.

“Es casa propia, de la cual perdimos todo, el sacrificio de toda la vida, esto tiene algún tiempo ya, comenzó de a poquito, se escuchaba que tronaba salimos corriendo, logramos sacar algunas cosas; si el alcalde no nos puede dar una casa, que nos consiga una visa temporal, aunque sea por unos tres años donde podamos trabajar y hacer una casita con algún negocito”.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América