Una Corte bajo el escrutinio político

MA
/ 14 de septiembre de 2022
/ 12:39 am
Síguenos
01234
Una Corte bajo el escrutinio político
La reelección es ilegal

Más

Con ocasión de la elección de los 15 magistrados de la Corte Suprema de Justicia realizada por el Congreso Nacional en enero de 2009, conocí a un abogado que participó desde un inicio de todo el proceso, en una lista de 20 candidatos propuestos por una institución del Estado. Me comentaba este amigo, que cuando lo llamaron para integrar esta lista, les hizo saber que no aceptaba, pues él no pertenecía a partido político alguno, y ya se sabía que, llegada la lista final de 45 candidatos al seno del Poder Legislativo, estos iban a seleccionar de acuerdo a colores e intereses políticos, y no precisamente en consonancia con las cualidades positivas o capacidades profesionales de los participantes, como desgraciadamente así ocurrió.

Se le explicó al abogado que precisamente esto era lo que se andaba buscando, desterrar las consideraciones políticas, y que los nuevos magistrados no dependieran de instituto político alguno. Lo consideró, y aceptó. Empezó así una primera fase del proceso con más de 250 profesionales del Derecho en lista. Vino un primer corte y mi amigo salió airoso del mismo. En otro momento, los candidatos “sobrevivientes” (96 para ser exactos) fueron convocados para una entrevista pública que tuvo lugar en la Sala de Juicios Orales de la Facultad de Derecho de la UTH. Prueba que superó con éxito, en un acto transmitido en vivo por varios canales de televisión, donde los participantes contestaban 5 preguntas de un tribunal ad-hoc, entre los que figuraban el empresario del sector agroalimentario Santiago Ruiz, Israel Salinas, presidente de la Confederación Unitaria de Trabajadores Honduras, Cuth, y a la abogada Olga Irías, de la Facultad de Derecho de la UNAH.

Tras evaluar estas comparecencias, la lista final de 45 candidatos, con mi amigo incluido, fue enviada al Congreso Nacional, que tras una larga y tormentosa noche celebrada el 25 de enero, día consagrado a la mujer hondureña, terminó escogiendo a los 15 magistrados, 8 liberales y 7 nacionalistas. Se cumplían los negros augurios y mi admirado amigo quedaba fuera. No obstante, su nombre sí figuraba en una lista aparte dada a conocer por el diputado Toribio Aguilera, en nombre de los partidos minoritarios. Y un dato curioso, el abogado que había sacado una de las calificaciones más bajas de las puntuaciones dadas en las audiencias públicas, quedaba como presidente de la Corte.

Y otra vez, hoy estamos en el país, inmersos en un nuevo proceso de elegir a los magistrados. Comienza la lucha, primero por integrar la Junta Nominadora que escogerá a los 45 que llegarán al Congreso, pero no olvidemos que este es un ente político, y que será finalmente quien escoja a la nueva corte. Se viene entonces la real puja por candidatos afines al gobierno y otros a la oposición, no hay remedio alguno en esta política irredenta. No bastan las buenas intenciones donde sobran los ejemplos del reino de la politiquería. Por el bien de Honduras, quisiera estar equivocado.

J.J. Pérez López.
Barrio El Manchén
Tegucigalpa, M.D.C.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América