¡QUÉ RELATO!

ZV
/ 15 de septiembre de 2022
/ 12:26 am
Síguenos
01234
¡QUÉ RELATO!

Más

PATRIA no viene –como sugieren por ahí– de patriarcado. Al revés, más bien “de patria surgen otros términos como compatriota (latín com patriōta), patriarcado (en latín tardío patriarchātus), el verbo repatriar (ubicado en el latín tardío sobre la forma repatriāre) o el sustantivo patriotismo (de “patriota” e “-ismo”)”. “Con respecto a su origen, la palabra “patria” viene del latín, concretamente de la forma femenina del adjetivo “patrius-a-um” (relativo a padre, también a “patres”, que son los antepasados). De la expresión “terra patria” (la tierra paterna o de los antepasados), con la omisión de terra quedó la voz patria, ya en latín, para designar el país de origen o aquel lugar donde están las raíces de uno”. Antes bien, “el origen etimológico del término patriarcado procede del griego. Conformado por dos partes de esa lengua, “patria” que puede traducirse como “familia o descendencia” y “archo” que ejerce, como sinónimo de ‘mandar’”. “El concepto se utiliza para nombrar a la autoridad o al gobierno del patriarca”. (Así que –como diría el Sisimite– “no hay que confundir el sebo con la manteca”).

Ahora los comentarios del “colectivo” al cuento de ayer, “Patria”, de Oscar Armando Flores Midence, tomado de su libro, La Voz Está en el Viento: La opinión de un diputado y dirigente político citando la frase de cierre del cuento: “Patria… es el orgullo de morir por ella… como el hijo amoroso que con bravura de león defiende a su madre de la furia de un bandido que quiere asesinarla”. “Qué profundo valor ético”. Una vieja amiga: “¡Qué relato! ¡Don Oscar! Ojalá existieran maestras así y oídos para escucharlas”. (En realidad, es una suerte que todavía hay muchos docentes celosos de su noble vocación, tanto en el sistema formal, y especialmente maestros y maestras de las escuelas PROHECO). Otra lectora: “Qué linda descripción de Patria”. “Ojalá hubiera más patriotas; eso nos haría una gran nación, pero mientras no ocurra seguiremos como estamos o quizás peor”. De un apreciado y culto abogado: “Presidente, su vocación literaria o vena, como suele decirse, es no solo visible, también inevitable”. “Conste, me criaron y crearon al margen de cualquier adulación”. “La recopilación de la narrativa, poética y ensayística en la cual se empecina, tiene un valor inconmensurable hoy en día; casi temeraria como necesaria”. “De no ser por sus editoriales, no habría tenido posibilidad de leer la rica producción de su amado padre”. Un constituyente amigo: “Un gran escritor tu padre”. “Y el momento tan oportuno para reproducir su talentoso relato, no pudo ser mejor que el actual, que la patria amada se debate entre morir o vivir”. “Que Dios tenga, a tu padre en su regazo”. “Me gustó mucho tu editorial de hoy ‘Ahora Sé’”.

Otro versado lector: “Muy bien, qué exquisita lectura; me gustan las historias y los cuentos porque cautivan, motivan, educan y fomentan la curiosidad”. “Un excelente escritor don Oscar”. “Con los años he ido comprendiendo, y lo digo por los muchos desaciertos que he cometido en el curso del tiempo, que he de mirar a las personas como lo que intentan ser y no como lo que son”. “Aunque debemos de ser comprensivos con quienes nos rodean y ven la vida como intrínsecamente maniqueísta, el bien y el mal”. “El concepto “patria”, se ha vulgarizado”. “Es el estribillo en la boca del político, del demagogo y populista pretendiendo calar en la mente de sus electores”. “Algo así como las oraciones que no pasan del cielo falso, o el obligado trozo de palabras que se coloca en el introito y en el colofón del discurso”. Pero “del dicho al hecho hay mucho trecho”. Otra valiosa contribución: “Ahora sé que se llora también cuando se lee, que se hace nuestro ese sentimiento patriótico cuando una pluma magistral nos despierta patriotismo”. “No olvidaré este 14 de septiembre, 2022”. “AHORA SÉ…”. “Sí, ya sé lo que es Patria”. “Gracias por agitar esos sentimientos ocultos y hacer que una vez más entendamos qué es patria; bendita sea esa mente prodigiosa que nos hace vivir, y soñar por lo bueno de este mundo”. (“Ninguno ama a su patria porque es grande –el Sisimite recuerda a Séneca– sino porque es suya”. “La patria es dicha, dolor y cielo de todos –Winston con José Martí– y no feudo ni capellanía de nadie”. O el otro: “La patria es ara, no pedestal”).

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América