Barbaridad y torpeza

ZV
/ 19 de septiembre de 2022
/ 12:02 am
Síguenos
01234
Barbaridad y torpeza

Más

Por: Marcio Enrique Sierra Mejía

Lo que escuchamos y vimos decir al viceministro de Educación no abona en nada al gobierno de la Presidente socialista de Honduras. Vanagloriarse de profesar el ateísmo para resaltar la negación de la existencia de Dios, ante un pueblo que mayoritariamente es creyente, solo evidencia una torpeza cuya intención del interlocutor o propósito comunicativo, fue sencillamente bárbara desde el punto de vista político. Si la intención era llamar la atención pues lo logró. Levantó reacciones negativas que afectan la confianza del ciudadano, porque el ateísmo no es la doctrina que predomina en Honduras. En Honduras, estiman que la cantidad de ateos ronda alrededor de la media mundial, un 18% (Otto Martin Wolf, LA TRIBUNA, 27 de julio de 2020). Sin embargo, otras fuentes consideran que la población atea es del 8%. Wolf, reconoce ser ateo y sostiene que los ateos son gente normal que simplemente no creen en ningún Dios o fuerza sobrenatural. Y concluye: “ni todos los ateos son delincuentes, ni todos los creyentes son santos, el comportamiento social no depende directamente de las creencias de la gente ni de un posible premio en el cielo o un brutal castigo en el infierno”. Puede ser que haya ateos, pero no son un segmento social estratégico para ganar el favor ciudadano.

Si lo que trataba el viceministro era promover, a través de ese mensaje, el ateísmo o la libertad de pensamiento y dar un mensaje subliminal de que, en Honduras, existe podredumbre de religiones, entonces realmente el aparato educativo del Estado, está en manos de un funcionario que rechaza valores de la vida moral del hondureño. Eso de decir “soy ateo”, calza muy bien con la doctrina humana marxista que, la élite política que controla el poder de gobierno de Honduras, tiene. Y, en consecuencia, la postura ateísta del funcionario más bien estaría reflejando, una línea política de repudio oficial a las iglesias, porque estas criticaron la falta de voluntad del gobierno para reconocerles sus derechos. Al respecto, existen antecedentes de malestar en las relaciones del gobierno con grupos religiosos. Y existen activistas del partido Libre que critican la fe porque consideran que contamina y distorsiona la razón humana. El marxismo-leninismo sostiene que la religión es el opio del pueblo, en el sentido de promover la aceptación pasiva del sufrimiento en la tierra con la esperanza de la recompensa eterna. Por lo tanto, los marxistas leninistas reales abogan por la abolición de las religiones y la aceptación del ateísmo.

Dado que el viceministro de Educación es ateo, probablemente considere que la experiencia religiosa, no sea una experiencia de algo realmente existente. Lo dijo claramente: “no existe Dios”, o sea, tampoco una dimensión humana hacia lo trascendente (por ejemplo, algo así como el alma). Para Marx: “la miseria religiosa es, por una parte, la expresión de la miseria real y, por otra la protesta contra la miseria real. La religión, es el suspiro de la criatura oprimida, el alma de un mundo sin corazón, porque es el espíritu de las condiciones sociales sin espíritu”.

En otras palabras, el ateísmo y el marxismo caminan de la mano. Lo cual, en el caso del viceministro de Educación, le cae como anillo al dedo. Y si él considera que “la religión es el opio del pueblo”, entonces la refundación del sistema educativo, va a implicar lógicamente, aplicar una política educativa que favorecerá, el rechazo a cualquier forma de religión y la aceptación del ateísmo.

Es probable que el movimiento Honduras Atea, sea parte del proceso de refundación del Estado que, es uno de los objetivos centrales de la doctrina socialista del partido Libre, y que los ateos, estén aliados con los socialistas. De ahí que, la postura del viceministro tiene sentido, porque es compatible con la línea política oficial del gobierno.

El laicismo en Honduras tiene presencia y hay reportes del International Humanist and Ethical Union (IHEU), que es reconocido por la ONU, que afirman que la existencia de discriminación hacia los ateos, que no provienen exclusivamente de líderes religiosos radicales o reaccionarios, sino que de manera creciente de líderes políticos. Parece ser que la cuestión del ateísmo, es otro elemento más de la gobernanza socialista que, tiene importancia en la agenda política del gobierno y que la derecha deberá considerar a ojo de buen cubero.

mesm1952@yahoo.es

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América