Geografía médica en Soledad, El Paraíso

MA
/ 22 de septiembre de 2022
/ 12:06 am
Síguenos
01234
Geografía médica en Soledad, El Paraíso

Más

Fredis Mateo Aguilar Herrera

La atención médica, en el municipio de Soledad, departa- mento El Paraíso, antes de los 70’s, era practicada por médicos con mucho conocimiento natural o empírico, entre ellos mi abuelo materno Justo Fermán Herrera Ordóñez, (Cerro Bonito), Perfecto Herrera y Águeda Álvarez, (Las Marías), Víctor Álvarez e hijo Eusebio, (El Guayabal), los hermanos Pompilio y Alfonso Aguilar (El Portillo Blanco), José María Díaz y Pablo Emilio Maradiaga, (Soledad Centro), Luis Méndez, (El Zapote. La búsqueda de estos servicios de salud, se extendía hasta la cabecera municipal de Orocuina, en busca de la atención de Don Juan Casio Lagos, quien era muy visitado debido a la gran confianza en la cura de sus enfermedades. Bien recuerdo a Don Juan Casio Lagos, de afiliación liberal, que decía en son de broma “a los liberales los inyectaba con aguja pequeña, para que no les doliera, pero a los nacionalistas con aguja grande, para que le doliera más”, también se visitaba el consultorio religioso de Las Madres, se acudía a donde Tomás Carbajal, (Santa Ana, Orocuina) y a donde Silveria Alonzo, (El Guayabo, Pespire).

Asimismo, en esa época, había muy buenos parteros con mucha sabiduría popular, como Marcos Sánchez, (Las Flores), quien le bastaba mirar el firma- mento y los astros, para determinar si la parturienta estaba en tiempo o no de tener el hijo y además vaticinada si era mujer o varón. La sabiduría de Marcos Sánchez, era tan grande y decía que, por el caserío de San Juan, pasaba un río hacía unos 500 años y presagió unos 20 años antes de morir, la avalancha que soterró dicho caserío en octubre de 1998. También, había otras parteras o comadronas, tales como Antonia Sánchez (El Chagüite), Elena Reyes, (Los Aguileras), Lorenza Aguilar, (Casa Quemada), Guadalupe Solórzano, (El Cha- güitón), Lucía Aguilera, (El Tejar) y Francisca Baquedano, (Soledad Centro), Fermina Álvarez, (Las Marías). Surgieron famosos sobadores, tales como los hermanos Juan Irene y José Marcial, (El Terrero) Marcial Maradiaga, (El Centro), Enrique Herrera, Ramón Herrera y Sabino Álvarez, (Las Marías) y Froilán Torres, (El Llano), quien, a sus 86 años, practica su oficio en aldea El Lolo, Distrito Central y que, con su don natural, ha mejorado de sus fracturas a miles de personas hondureñas y de otros países centroamericanos. Por lo general la labor de estas personas, es un acto de filantropía, que merece ser motivo de valoración.

Según datos proporcionados, por el amigo y paisano Santiago Flores Galindo y a la vez, excompañero de estudios de plan básico del prestigiado instituto Irene Angélica Olivera, Orocuina, Choluteca, expresa que las décadas que precedieron los años 70’s, no se contaba con ninguna atención de salud a nivel profesional y que fue hasta un 11 de septiembre de 1973, que una comi- sión de la Secretaría de Salud, visitó la cabecera municipal de Soledad y logró organizar un comité de salud, presidido por Don Cruz Armando Aguilar Palma. Dicho comité, realizó las gestiones en proconstrucción del edificio del centro de salud. Para dicha obra de infraestructura el gobierno central de Honduras, proporcionó L. 6,000.00 y debido a este poco presupuesto, la corporación municipal, dirigida por el alcalde Don Indalecio Cruz y conformada por los regidores: Tomás Ismael Casco, Arturo Morales, Julio César Álvarez, Manuel Antonio Maradiaga, Cruz Armando Aguilar Palma, Adán Cristino Maradiaga, Pedro Damaso Carrasco, Sabino Ortiz, Roger E. Maradiaga, Demetrio Ar- mando Vásquez, Luis Alonzo Álvarez, Federico Flores y José Armando Casco, (secretario municipal), acordaron pedir una contribución a los vecinos del municipio de acuerdo a su capacidad financiera y categorizada curiosamente de la manera siguiente: proletarios sin bienes L. 1.10, proletarios con bienes L. 4.00 y capitalistas L. 6.00. Los resultados de estas gestiones, permitieron culminar un 15 de diciembre de 1973, la construcción del edificio del centro de salud con el nombre Dr. Dagoberto Espinoza Murra, por ser un hijo pre- dilecto de Soledad y personaje distinguido de la sociedad médica hondureña.

Este centro de salud empezó atendiendo una población aproximada de 350 a 400 habitantes, por la primera enfermera Honoria Turcios, llegada de El Corpus, Choluteca, que, por su amor al trabajo, formó familia y amigos a lo largo de toda su trayectoria por muchas décadas, por lo que es digno en reco- nocer en nombre del pueblo, su loable labor. En el año de 1994, se construye en el mismo terreno el edificio del centro de salud y en el cual hoy funciona con una cobertura para unos 2, 845 habitantes. En el año 1996, se incorpora como primera médica, Lourdes Patricia Aquino, quien actualmente funge en su puesto, junto a otro personal de apoyo de una enfermera en el grado de Licenciatura, cuatro enfermeras auxiliares, un promotor nutricionista, un auxiliar administrativo, una conserje y un auxiliar técnico en salud ambiental. En el municipio de Soledad, se cuenta con otros centros de salud, que brindan atención de enfermería en El Naranjo, El Rodeíto, Ojo de Agua, Santo Domingo, La Victoria y El Victoriano, en estos dos últimos, se ofrece el servicio médico de Cristian Espinoza. Es de hacer notar, que en materia de salud el municipio de Soledad, perteneció hasta junio del 2005, a la regional de Choluteca, esto debido a los vínculos históricos y de cercanía con dicha ciudad y debido a un proceso de reorganización de las regiones de salud, pasa a partir de julio de ese mismo año, a ser parte de El Paraíso.

Pese a esta cobertura existente, se necesita fortalecer estas unidades de salud con medicamentos, equipo médico, más médicos generales y especialistas que den alternativas a diversas enfermedades y emergencias. Además, se requieren más centros de salud, para atender otros centros poblados o mejor sería soñar, en tener un día un hospital subregional que extienda sus servicios a los municipios cercanos de Liure, Texiguat, Vado Ancho, parte de Pespire y parte de Orocuina y Nueva Armenia.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América