¿VOLVER A LO ESENCIAL?

ZV
/ 23 de septiembre de 2022
/ 12:51 am
Síguenos
01234
¿VOLVER A LO ESENCIAL?

Más

TRES editoriales al hilo por la pura necedad de motivar interés sobre la urgencia de arreglar problemas que no tienen solución, o no la habrá mientras el liderazgo internacional y doméstico ni idea tenga sobre la naturaleza del problema. Ni del ruinoso proceso de descomposición sufrido por la sociedad. Referidos al desfasado sistema educativo y los vicios adictivos creados por los gigantes tecnológicos para apropiarse de las mentes y el alma de los zombis robotizados. Ambos males endémicos hacen nugatorio cualquier esfuerzo de enseñar y de aprender. Hora de recreo mientras abrimos el espacio interactivo ya que, por lo visto, solo a los mismos preocupados miembros del colectivo de siempre, les importa este rezago abismal que el país padece. Un ingenioso abogado manda la foto de un letrero colocado en un cerco de malla ciclón que bien podría aplicar a cualquiera de estos pintorescos paisajes acabados: “Lo que le pasa al país, es que la solución está en manos del problema”.

El director local de uno de los entes internacionales citados en último editorial, en cuanto a las observaciones planteadas en el zoom al Informe sobre Desarrollo Humano, tuvo la gentileza de responder: “Presidente, excelente análisis de la coyuntura educativa”. “Lo felicito”. “Sumamente preciso y conciso”. “Desde nuestra conversación hemos consultado en el PNUD a nuestra sede y otras oficinas sobre acciones concretas que podríamos impulsar al respecto, tanto en el abordaje del desafío que representan las redes sociales como en la valoración de una cultura de educación en el país”. “Espero podamos contribuir en algo pronto”. “Es un gran reto sin duda”. “Me parece perfecto –opina otro lector– que continúe tocando el tema de educación como un asunto de prioridad nacional; el interés debe ser de toda la sociedad”. “Hay tantas opciones educativas gratuitas que se ofrecen por internet y de reconocidas personalidades”. Otro lector: “Vaya forma de colocar una vez más en perspectiva el grave problema educativo”. “Como se viene sosteniendo desde hace rato en esta tribuna de opinión, se persiste en educar con arcaicos modelos curriculares a una generación que en su mayoría no existe, no piensa, no siente y cuando lo hace es a través de esos “aparatos” llamados celulares dejando hasta de comer para comprar la recarga que hace falta”. Una lectora: “Muy bueno sobre el tema educativo; fíjese que quitaron la carrera de perito mercantil que preparaba al alumno para las carreras de las ciencias económicas y finanzas”. “En la universidad podrían encontrar un trabajo y seguir estudiando, de paso servía como práctica para las clases contables”. “Ahora ya no es lo mismo, a las empresas llegan practicantes que sacan un bachillerato en finanzas, pero de números no saben nada”.

Otra lectora arguye: “Es que el atraso es general en todos los ámbitos”.
“Uno de los más importantes y que a la vez es una herramienta contra el acoso cibernético”. “Simplemente, no existen regulaciones que protejan a nuestros jóvenes del lado oscuro de la tecnología”. “La hostilidad que se despliega en redes sociales, desalienta la participación de los ciudadanos en muchos ámbitos de la vida diaria”. “En Finlandia, según estudios, encontraron que las personas que participan en política, sobre todo mujeres, son víctimas de insultos y en consecuencia acoso de género”. “¿Y aquí cuándo, por lo menos, identificaremos el problema?”. “Mientras en Europa se elaboran códigos de conducta para las plataformas de las redes sociales, en lugar de dejar solas a las víctimas librando una batalla como sucede en nuestro país, con un sistema corrupto e inoperante”. Opina otro lector: “Volver a lo esencial”. “Cuando estudiamos con la “Escuela Alegre”, hacíamos ejercicios de matemáticas sin calculadora, hacíamos resúmenes”. “Cuando sabíamos las canciones hondureñas, bailábamos nuestra música folclórica con orgullo”. “Cuando llevar la bandera en los desfiles patrios era para los mejores alumnos y había una sana competencia”. “Volver a lo esencial con maestros con vocación que sabían lo que enseñaban, conocían a sus alumnos como personas y no como números”. “Es lo esencial lo que se ha sustituido por contenidos inaplicables en la vida”. “¿Cómo exigir a los alumnos lo que sus familias y maestros no han dado?”. (“Lo esencial –dice Winston que dijo Guillén Zelaya– es que cada uno tenga la dignidad de su trabajo, la conciencia de su trabajo”. “El orgullo de hacer las cosas bien, el entusiasmo de sentirse transitoriamente satisfecho de su obra, de quererla, de admirarla…”).

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América