Día Nacional de la Biblia: Único país en Latinoamérica que celebra vía decreto

ZV
/ 25 de septiembre de 2022
/ 12:01 am
Síguenos
01234
Día Nacional de la Biblia: Único país en Latinoamérica que celebra vía decreto
Desfile de los cristianos evangélicos en Danlí.

Más

Autor: Luis Alonso Gómez Oyuela
Email:luisgoyuela15@gmail.com

DANLÍ, El Paraíso. Hoy los cristianos de las diferentes denominaciones celebran el Día Nacional de la Biblia. Honduras es el único país de Latinoamérica que celebra vía decreto, el último domingo de septiembre como el Día Nacional de la Biblia desde el año 1987, cuando conforme al decreto Legislativo Número 157-87. Resolución Número 333-87 se acordó la celebración, siendo presidente del Congreso Nacional Rumualdo Bueso Peñalva.

Considerando: Que el pueblo hondureño al igual que los pueblos de Latinoamérica desde su descubrimiento ha usado las Sagradas Escrituras con el instrumento que le ha ayudado a arraigar más su creencia en Dios. Considerando: Que la Biblia es contentiva de una Filosofía cuyos principios son el amor, la paz y la redención.

Considerando: Que tales principios también han sido característica del pueblo hondureño, por lo que, es conveniente que durante el año por lo menos haya un día que sea conmemorativo a la Biblia. Considerando: Que fue en un mes de septiembre que se tradujo la Biblia al Idioma Español. Por tanto:

DECRETA

Artículo 1. Declarar el último domingo de septiembre de cada año como Día Nacional de la Biblia. Artículo 2. El presente decreto entrará en vigencia inmediatamente después de su publicación en el diario oficial La Gaceta. Dado en la ciudad de Tegucigalpa, municipio del Distrito Central, en el Salón de Sesiones del Congreso Nacional a los veintiocho días del mes de septiembre de mil novecientos ochenta y siete. Héctor Orlando Gómez Cisneros, presidente.

Amparados en este Decreto los cristianos, evangélicos y católicos hoy día realizan masivos desfiles en testimonio a su fe y vinculación directa de la Biblia como la norma de conducta y vida de los que guardan los mandamientos y enseñanzas de la Palabra de Dios, con lemas como: “Lámpara es a mis pies tu Palabra y lumbrera en mi camino·. “La exposición de tus palabras alumbra y hace entender a los simples” (Salmo 119).

San Agustín al referirse a la Biblia dijo: “Cuando es más pobre el hombre de su propio fondo, más debe enriquecerse en estas fuentes sagradas. Para todas las enfermedades del alma proporciona la Sagrada Escritura un remedio. Ama las Sagradas Escrituras y te amará la sabiduría”. Domingo Faustino Sarmiento, expresó: “La lectura de la Biblia, echó los cimientos de la educación popular que ha cambiado la faz de las naciones que la poseen”. Jorge Washington: “Es imposible gobernar rectamente al mundo sin Dios y la Biblia”, Y, finalmente entre los pensadores, Napoleón dijo: La Biblia no es un mero libro, sino una creación viviente, con un poder que vence a todo cuanto se le opone”.

¿Y para los clérigos y pastores de hoy, qué es la Biblia? ¿Y para las familias qué significado tiene este libro sagrado? El reportaje de hoy no es una cátedra de religión, pero la Biblia nos conduce a ello, por lo tanto, es oportuno indicar que Cristo es el centro y corazón de la Biblia. El Antiguo Testamento es el relato de una nación. El Nuevo Testamento es el relato de un hombre. La nación fue fundada y desarrollada por Dios, para traer al mundo aquel hombre. Dios mismo se hizo hombre, para dar a la humanidad una idea concreta, definida, tangible de la clase de persona en quien hemos de pensar cuando pensamos en Dios.

Cristo, el centro y corazón de la Biblia y de la historia, lo es también de nuestras vidas, nuestro destino eterno está en su mano. Nuestra aceptación o nuestro rechazamiento de Él, determina para cada uno de nosotros, la gloria eterna o la ruina eterna; el cielo, o el infierno. Goethe dijo: “Que siga avanzando la cultura mental, que sigan progresando las ciencias naturales en extensión y profundidad cada vez mayores, y que la mente humana se ensanche cuanto quiera; más allá de la elevación y la cultura moral del cristianismo, tal como brilla en los evangelios”.

Todos debieran amar la Biblia. Cada uno debiera ser lector regular de la Biblia. Todos debiéramos esforzarnos para vivir conforme a las enseñanzas de la Biblia. La Biblia debiera tener lugar céntrico en la vida y obra de cada iglesia y de cada pulpito. La única función del pulpito es la simple enseñanza expositiva de la palabra de Dios. La Biblia es el milagro más notable de los siglos.

Cada persona que lee este libro sagrado encuentra en sus páginas la fuente de la vida y la fe. Sobre este particular, Marianela Rodas Gamero, expresa: “es un libro inspirado por Dios que nos muestra la relación con el hombre. La Palabra de Dios manifestada a sí mismo desde el Antiguo Testamento y el nacimiento del cristianismo con las enseñanzas de su Hijo Jesucristo, quien nos acerca más a su Padre, enseñando para corregir y amar para ser merecedores de la vida eterna. Es la fuente para aprender, crecer espiritualmente y tener un contacto cercano con el Señor”.

Gladys Zúñiga Alfaro, es maestra de Biblia, ejerce actualmente su ministerio en Estados Unidos, realizó estudios en el Seminario Teológico Centroamericano en Guatemala. “Creo que la Biblia es la Palabra de Dios, porque al obedecerla encontramos vida, tiene poder para transformar vidas, para animar, para dar aliento, para consolar, para fortalecer y dar paz.

Hoy, no todas las iglesias están siguiendo las enseñanzas de la Biblia. Muchos han suplantado la Biblia por los sueños, revelaciones humanas y criterios propios. Han cambiado el pan de vida, por una palabra sin fundamento y sabor, y que sostenga a la grey para el día de la semana, mientras llega el siguiente domingo. En otras palabras, lo que enseñan es un alimento que no sustenta. Lastimosamente el creyente que asiste a la iglesia no está leyendo la Biblia. Cuando el cristiano disfruta, lee, escucha, aprende y practica la Palabra de Dios, entonces y solo entonces, se verán los resultados, y se verá un testimonio integro delante de una sociedad enferma que observa nuestro andar diario”.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América