Los hondureños retornados

MA
/ 27 de septiembre de 2022
/ 01:09 am
Síguenos
01234
Los hondureños retornados

Más

Rafael Delgado

Claramente, dentro del fenómeno de la migración, el retornado es la figura trágica, con una situación de precariedad sin resolverse. Se trata de hondureños que tomaron la decisión de abandonar el país por las nulas oportunidades de una vida digna en sus ciudades y comunidades. Además, que es lo peor, percibían a la hora de la decisión, que la dura situación de desempleo, marginalidad y violencia no cambiarían en el futuro cercano. Al intentar cruzar la frontera fueron capturados para después ser expulsados desde Estados Unidos y México a Honduras. Quizás muchos de los que no están en sus zapatos, no se han puesto a pensar en lo que eso significa para un ser humano, es decir, transitar esa ruta donde la vida se pone en juego y tener que tomar el camino obligado de regreso donde se confrontará cada uno de los retornados con esa realidad de la que huyó, pero que tiene nuevamente que enfrentarla con todas las limitaciones y peligros que siguen acechando en cada minuto de sus vidas.

Las estadísticas frías indican que para el año 2019 fueron alrededor de 110,000 retornados. Para el 2020 fueron aproximadamente 37,000 y para el 2021 se estimó en 53,000. Según las cifras preliminares del Observatorio Consular y Migratorio ya son 70,000 los hondureños retornados para el año 2022, marcando así una tendencia en ascenso. En su gran mayoría son jóvenes que crecieron en contextos difíciles y que vuelven a encontrar las puertas cerradas. Se mantendrá la situación de desempleo y subempleo, el acecho de la violencia y la discriminación social hacia ellos por su doble condición de retornado y de joven de comunidades violentas. Por ello intentarán huir de nuevo. Entre los deportados hay niños y niñas no acompañadas, que elevan la tragedia a niveles mucho más altos ya que demuestra que la tragedia toca a los más débiles. Detrás de cada uno de esos hondureños hay en efecto una historia personal muy dura que si bien es cierto la conocemos por relatos e informes publicados que conmueven cada vez que las repasamos, pero aún carecemos de una respuesta integral para ello.

Los esfuerzos humanistas de varias instituciones de la sociedad civil y de la comunidad internacional durante estos últimos años valen mucho y ojalá continúen para que no olvidemos a los deportados. Sin embargo, falta la respuesta integral del país que enfrente con estrategias, recursos financieros y personas el retorno de estos hondureños, para los que la vida será igual de difícil o peor si no se les apoya. Se requiere no solamente la atención inmediata cuando se produce el reingreso obligado al país por vía aérea o terrestre, sino el apoyo en los siguientes días, meses y porque no años.

No se escucha nada al respecto, pero es necesario desplegar esfuerzos desde la política pública y desde la misma empresa privada para darle sentido a la vida de los retornados mediante acciones especiales claramente estructuradas para ese perfil, es decir a su medida. Son jóvenes con un gran potencial y algunos con experiencias laborales acumuladas en EUA. El apoyo debe iniciarse desde su reingreso al país que se produce en condiciones de tensión con una atención de emergencia de calidad para suplir sus carencias materiales, así como para atender su salud física y mental. Debe continuarse con acciones que abran nuevas oportunidades para no caer en las mismas condiciones de las que escaparon meses atrás. Particularmente importante es abrirles la oportunidad a estos jóvenes para la educación y en especial para la formación en una profesión técnica. No es mucho pedir, que el gobierno enfoque esfuerzos y recursos para que estos jóvenes tengan la oportunidad de ingresar a centros técnicos para formarse en profesiones cortas, pero útiles para ellos y para el país. Igualmente, es necesario abrir la oportunidad para que se formen como emprendedores. Tampoco es descabellado pedir que la empresa privada fomente el empleo del migrante retornado que haya pasado por un proceso de formación profesional. Son ideas básicas detrás de una propuesta para estos hondureños que hace tiempo hemos olvidado.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América